| 2/1/2012 6:00:00 PM

La dama de hierro

Amparo Polanía es la presidente de Constructora Colpatria, una de las empresas edificadoras más poderosas del país. Retos por delante.

Amparo Polanía no es la típica ‘dama de hierro’ que todos se imaginan cuando saben a qué se dedica: es la presidente de Constructora Colpatria, una de las mayores firmas de edificación en el país.

Aunque está entre las pocas mujeres que dirige una compañía en un sector dominado por hombres, tiene un carácter suave, es metódica al extremo y tiene un estilo gerencial participativo, que se refleja en una cultura organizacional enfocada hacia el trabajo en equipo, la planeación constante y el seguimiento permanente de las tareas.

Confiesa que durante sus 27 años de vida laboral –siempre en compañías del Grupo Colpatria–, nunca ha sentido ningún tipo de discriminación aunque tampoco ha tenido ventajas por su género. Comenzó como ingeniera de sistemas de la Corporación de Ahorro y Vivienda Colpatria y desde entonces ha desarrollado una carrera ascendente que la llevó a la vicepresidencia administrativa de la misma entidad, la gerencia de tarjetas de crédito del Banco Colpatria y la presidencia de Salud y ARP Colpatria, antes de llegar a la constructora en 2007.

Esta santandereana, ingeniera de sistemas y especializada en alta gerencia, tiene la meta de convertir a la Constructora en una de las compañías más exitosas y de mayor reconocimiento internacional del sector. Y lo está logrando.

Amparo Polanía asegura que los años por venir serán los más desafiantes en su carrera. El monto de los negocios que en los próximos tres años desarrollará Constructora Colpatria se acerca a los $2 billones e incluye iniciativas como el Centro Empresarial Colpatria, al norte de Bogotá, cuyo valor en ventas alcanzará los $500.000 millones; el macroproyecto de Vivienda de Interés Social Ciudad Florecer, en Mosquera, cuya inversión en asocio con otras constructoras alcanzará $1 billón cuando esté totalmente terminado; dos centros comerciales en Medellín que integran además hotel y oficinas y el proyecto empresarial que construye en Cali el World Trade Center, entre otras.

Su unidad de construcciones a terceros tiene entre sus principales proyectos el nuevo edificio de operaciones de Bavaria, cuya obra ya arrancó y estará lista en el primer trimestre de 2013. A través de su unidad de infraestructura, la constructora participará en las licitaciones de obras públicas que este año convoca el Gobierno para mejorar la red vial del país y planea seguir expandiendo su actividad en el exterior, donde ya tiene obras en México y Perú, tanto en vivienda social como en carreteras.

Cuando llegó en 2007 a la presidencia de la Constructora, sus primeras decisiones se enfocaron en establecer sinergias en las cuatro unidades de negocio: vivienda, construcciones a terceros, infraestructura y la división internacional. Su gestión ha llevado a la compañía a crecer a doble dígito durante los últimos años, a mantener altas metas de crecimiento y un sistema de planeación que se basa en el día a día pero mira al largo plazo.

En 2011, el crecimiento en ventas fue de 15% y este año espera alcanzar una cifra similar –o remontarla–, si se mantiene la dinámica de la economía.

¿Cuál es el secreto?

Un enfoque constante hacia la planeación, el seguimiento permanente de las tareas y un trabajo duro en el día a día, explica. Pero, más allá del método utilizado para alcanzar las metas, Amparo Polanía cree que contar con un grupo de colaboradores de alta calidad ha sido determinante. “Somos madrugadores, somos muy trabajadores”, apunta al describir al equipo humano que integra la constructora.

Pero no todo en su vida es trabajo. En lo personal, se declara una feliz madre de familia, que disfruta su tiempo libre acompañando a sus mellizos de 11 años a practicar sus deportes favoritos –el tenis, la natación y el golf–. También saca tiempo, junto con su esposo –un alto ejecutivo del sector financiero– para ayudar a sus hijos en las tareas escolares.

Está convencida de que el trabajo duro, la planeación y el seguimiento de los indicadores son fundamentales para cumplir las metas en el plano laboral. Pero también es una firme defensora del tiempo para la familia. Por eso, considera que un adecuado balance entre trabajo y vida familiar son la receta ideal para que los retos profesionales sean realmente satisfactorios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?