Dinero.com Revista Dinero

El señor de los caballos

| 7/5/2012 2:47:00 PM

El señor de los caballos

Un colombiano es el veterinario privado del equipo olímpico ecuestre de Inglaterra. Campeones mundiales y medallistas olímpicos lo tienen como asesor de cabecera.

Además del centenar de deportistas que representarán a Colombia en los próximos Juegos Olímpicos que se cumplirán en Londres a partir del 27 de julio, otro colombiano jugará un papel fundamental en estas justas.

Se trata del veterinario Alejandro Rey, quien será el médico privado de muchos caballos del equipo ecuestre de Inglaterra en los Olímpicos. Aunque faltan algunas pruebas para determinar quiénes irán a las justas olímpicas, Rey tiene bajo su supervisión los caballos de Nick Skelton, jinete principal del equipo inglés; Peter Charles, Scott Drash y Tina Fletcher.

Sin embargo, no son los únicos caballos en su portafolio de clientes. A través de su clínica Rey & Associates, ubicada en la Florida, atiende más de 450 caballos en Estados Unidos, Canadá y Europa y maneja un nivel de ‘activos’ muy significativo en este sector: “80% de los caballos que atendemos tiene un valor entre 150.000 y 200.000 euros cada uno, mientras el 20% restante, individualmente vale entre 1 millón y 8 millones de euros”, dice Rey.

Entre sus clientes están Jessica Springsteen, Marie y Michel Hecart –jinetes franceses–, Nigel Nasser, Mario de Lorie –campeón mundial–, el brasileño Rodrigo Pesoa, Erick Lamas –medalla de oro olímpica–, el irlandés Kevin Babington y Laura Kraut, quien ganó en los Olímpicos de 2008 una medalla de oro en salto, como parte del equipo ecuestre estadounidense.

La historia

Rey viene de una familia aficionada a la hípica. Su padre y su abuelo fueron apasionados por los caballos de carreras, lo que despertó en él un interés particular por la veterinaria. Se graduó de la Universidad de La Salle y empezó a atender caballos de carreras e hizo parte de equipos de adiestramiento y de salto, incluso trascendiendo fronteras, pues atendía en Costa Rica y Ecuador. Sin embargo, la práctica para un mercado tan local y regional era limitada. Esta situación se sumó a otras que marcaron su rumbo: además de las restricciones en la tecnología y en el desarrollo de esta profesión, se juntó el deterioro de la economía del país.

Así, Rey empezó a buscar nuevos horizontes y para el año 97 aplicó, junto con su esposa y su hija, para irse a Canadá. Después de año y medio, obtuvieron la residencia.

Allí la tarea no fue fácil. Tenía que hacer unos exhaustivos exámenes de convalidación de la carrera para poder ejercer. Mientras se preparaba y realizaba una maestría, logró vincularse como investigador en un proyecto que avanzaba en Canada Western College of Veterinary Medicine. En dos años y medio hizo su residencia y maestría, al tiempo que avanzaba la investigación sobre reproducción en equinos. Presentó sus exámenes y los pasó.

Durante su desarrollo profesional logró proyectarse y fue llamado para trabajar en la tercera clínica más grande de Estados Unidos en materia veterinaria: Peterson & Smith.

“La clínica quería expandir la práctica deportiva y la medicina nuclear para caballos”, recuerda Rey. La propuesta era convertirlo en socio de esa institución en dos años. Sin embargo, la oferta no sedujo a Rey y los números no le cuadraban. Así decidió montar su propia clínica –o práctica, como él la llama– en la Florida: Rey & Associates.

Su nombre empezó a trascender fronteras y el boca a boca de la calidad de los tratamientos empezó a llegar a los oídos de los grandes representantes de la equitación mundial. ¿Cómo llega al equipo inglés? “Por mi trabajo. Cedric, el caballo de la campeona Laura Kraut, tenía problemas y no estaba saltando bien. Un día, ella me llamó y me dijo que lo habían visto cinco veterinarios pero que no habían encontrado la causa de las dificultades. ‘Me hablaron de Usted y quisiera que viera el caballo’, me dijo. Cedric estaba en Londres y viajé a atenderlo. Empecé el tratamiento y en cinco días, ya estaba mucho mejor”, recuerda Rey.

Pocos meses después, Kraut llegó a la Florida a visitarlo, pero esta vez en compañía del inglés Nick Skelton que quería que Rey atendiera sus caballos. Así su nombre fue abriendo otras puertas y hoy es el veterinario privado del equipo inglés y de otros campeones mundiales.

“Sin el apoyo de mi esposa y de mi hija, esto no hubiera sido posible. Los esfuerzos, los continuos viajes y el desarrollo de este emprendimiento han tenido en ellas un soporte fundamental”, asegura Rey.

Fue también el veterinario del equipo estadounidense para la Super Liga, uno de los principales eventos ecuestres del mundo. En estos momentos está estructurando una nueva unidad de negocio, apalancada en las redes sociales, para dar información y herramientas que permitan tomar decisiones adecuadas en el manejo de animales y mascotas, al tiempo que busca nuevos socios para su clínica.

“Nadie es profeta en su tierra. Como lo hice con Cedric, así me he ganado todos los clientes. Solo necesito un caballo para probar lo que hago”, puntualiza Rey.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×