| 12/12/2012 12:00:00 AM

Nohora Convers de Orbegozo “Necesito mi dinero ya”

Nohora Convers de Orbegozo “Necesito mi dinero ya”
“Oye, ¿no fue allí donde invertimos nuestro dinero”, me pregunta mi esposo en algún momento de lucidez, mientras vemos las noticias sobre InterBolsa y su fondo Premium de Curazao. Él se llama José Orbegozo, es médico neurólogo ya retirado, tiene 83 años y sufre una grave enfermedad.

Confieso que cuando eso ocurre debo hacer un esfuerzo muy grande para decirle que no y para aparentar una tranquilidad que ya he perdido por completo. Pero sí, nosotros invertimos allí el dinero con el que esperábamos llevar una vida apacible. Son $580 millones, producto de la venta de la que fue nuestra casa de toda la vida en el barrio Santa Ana y $60 millones más de la herencia que me dejó mi madre.

Ahora solo contamos con $700.000 de la pensión de mi marido y hacemos un esfuerzo para que su EPS le provea los medicamentos que ya no podríamos seguir pagando. La droga que debe tomar permanentemente, nos vale $800.000 al mes. No puedo conciliar el sueño porque a toda hora me pregunto qué va a ser de nosotros si no logramos recuperar nuestros ahorros.

Luz Ángela Mora, la asesora comercial que, junto con Andrés Uribe nos convencieron de que hiciéramos la inversión, cuando la llamo me responde que ella no sabe nada. La última vez que hablamos, le pregunté si íbamos a perder todo y ella me respondió que solo el 35% o 40%.

Desde 2008 fuimos clientes de InterBolsa y ella nos recomendó invertir en el fondo Premium en noviembre de 2009, cuando se nos vencía un CDT con el BBVA.?Ella y Uribe me hablaron del Premium que era un fondo protegido por Ernst and Young, sin volatilidad. Al principio me pagaron un rendimiento de 9,8%, pero después se fue bajando. Cada tres meses me daban $12,6 millones, pero en el extracto de septiembre no vi rendimiento. Llamé y me dijeron que había habido un problema porque un cliente había caído en bancarrota, pero que estuviera tranquila porque en octubre recibiríamos los rendimientos de ese mes.

Llegó noviembre y la respuesta fue: “estamos demorados porque mucha gente está sacando plata”. Cuando se supo del problema de InterBolsa, yo llamé a pedir mis recursos. Me respondieron que ha habido retiros muy grandes por cuenta de unos clientes preferenciales. “¡Cómo que un cliente en bancarrota! ¡Cómo que mucha gente sacando plata! ¡Yo necesito mi dinero!”, he reclamado. ¡Se imagina! Estoy pensando en vender el apartamento, que es lo único que nos queda. Después, no sé qué voy a hacer.

La última vez que mi hija habló con Luz Ángela Mora esta le dijo que ella era una engañada más, que todos los empleados del área comercial de InterBolsa habían sido engañados; que como estaban intervenidos estaban sin computadores y no podían hacer llamadas. Mi hija también llamó a Curazao y se comunicó con Amicorp (firma administradora del fondo). Le pidieron los datos sobre nuestra inversión y le prometieron que le enviarían un correo con la respuesta. Hasta la fecha no ha llegado.

Somos personas mayores, con ilusiones y sueños, pero somos muy frágiles y nos desmoronamos rápidamente. Esta es otra clase de violencia, que es peor que la violencia guerrillera, porque es ejercida por gente que ha tenido acceso a una educación privilegiada.

Señores periodistas, ¿ustedes creen que puedo recuperar mi dinero...?

¿Usted cree que eso se demora mucho? Necesito mi dinero ya, para poder continuar con mi vida”.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.