| 5/29/2013 12:00:00 AM

Los expertos

Los expertos
LA ÓPTICA EMPRESARIAL
Juan Sebastián Betancur, presidente de Proantioquia.


Acá, dentro de un marco de posconflicto, el tema central no es la reinserción de los guerrilleros sino cómo se va a ocupar el territorio que durante años controlaron y por el cual se movieron. Entonces, lo que esperamos en ese sentido, más allá de que el sector empresarial acoja a los desmovilizados –que con seguridad así será–, es que con las políticas agrarias que se acordaron se formalicen los títulos rurales. Una vez se haga eso, dicho territorio que ha tenido ausencia del Estado podría volverse productivo y no solo generaría empleo a los guerrilleros sino a miles de campesinos.

UNA MIRADA CASTRENSE
General Jaime Ruiz Barrera, presidente de la Asociación Colombiana de Oficiales Retirados (Acore).


Nuestra respetuosa recomendación al gobierno nacional –que la hacemos mediante el general Mora Rangel– es que haya una acción penal –así sea mínima– en contra de quienes se desmovilicen en un eventual acuerdo de paz. No tiene sentido buscar penas alternativas para aquellos que han cometido crímenes atroces. Y, por eso, no compartimos la posición del fiscal Montealegre, cuando dice que la cárcel no es necesaria porque, a su juicio, hay otro tipo de penas.

LA EXPERIENCIA INTERNACIONAL
Alejo Vargas, analista político.


En Centroamérica, particularmente en El Salvador, tenemos hoy en día como presidente a Mauricio Funes, miembro del FMNL, que es el partido político que quedó como resultado de la desmovilización del grupo guerrillero denominado Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Además, tenemos ministros, viceministros y senadores de ese mismo partido.

En Irlanda del Norte, para no decir que este es un problema del tercer mundo, hicieron un proceso de paz con Inglaterra: hoy en día Martin McGuinness, un líder del Ejército Republicano Irlandés –a través de su aparato político Sinn Féin– es el viceprimer ministro en un gobierno de coalición con los protestantes.

En Sudáfrica, finalmente, se cambió verdad por impunidad; es decir, aquellos que dieron a conocer la verdad de los hechos no tuvieron que ir a la cárcel.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.