| 4/3/2013 12:00:00 AM

Juan Manuel González. Abogado especialista en asuntos inmobiliarios.

Juan Manuel González. Abogado especialista en asuntos inmobiliarios.
D— ¿Cuáles son las inconsistencias que usted encuentra en el POT?
Son muchos temas. Pero para empezar, el primero es que la Administración dice estar presentando una modificación excepcional de las normas del POT, cuando lo que está haciendo es presentar un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial. Y así lo demuestra el hecho de que el nuevo POT solo comparte con el hoy vigente del artículo 1 al 15, pero de ahí para allá todo es nuevo.

D— ¿Y qué problema tiene eso?
Pues que a uno no le pueden presentar un documento con el sofisma de distracción de que es una modificación cuando realmente se trata de un nuevo plan. Pero el punto de fondo es que están haciendo eso por una razón legal: jurídicamente, esta administración no tiene capacidad para llevar a cabo una modificación ordinaria del POT, ya que la ley establece unos términos y tiempos legales. Por eso están hablando de una modificación excepcional.

D— Pasando la página, ¿por qué dice que este POT introduce un componente medioambiental ambiguo?
La ley en Colombia para ordenar el territorio tiene unos principios muy sencillos: dice cómo debe crecer una ciudad y en dónde deben ejecutarse las obras de infraestructura. Además, deja claro –en materia medioambiental– cuáles son las zonas de protección. Sin embargo, el POT de Petro introduce las expresiones cambio climático y ecosistema. Con esto, en Bogotá ya nadie va a saber cuáles son los suelos de protección ambiental.

D— ¿Y eso por qué genera incertidumbre jurídica?
Porque de ahora en adelante cualquier inversionista que compre un terreno en Bogotá y se pregunte cuáles son las afectaciones de su predio, nadie podrá responderle. Básicamente porque ya no es el POT el que delimitará las zonas de reserva, sino que seránlas entidades del Distrito las que decidan en cada caso particular. Mire, conozco empresas chilenas, españolas, francesas y por supuesto muchas colombianas que con estas condiciones no están dispuestas a invertir en Bogotá.

D— Dice usted que todo esto tiene un trasfondo, ¿de qué se trata?

Pues que para determinar todos los elementos necesarios que giran en torno a la conservación de ecosistemas se necesitan estudios profundos que claramente no existen. Tan es así que hoy en el POT de Bogotá hay 17 temas para reglamentar y 26 estudios pendientes que no se han hecho.

D— Finalmente, hay un asunto que lo trasnocha: la mezcla en los usos del suelo que propone el POT. ¿Qué le preocupa?
Muchas ciudades del mundo tienen mezcla de usos de suelos. Lo que pasa es que es una política que debe tener limitaciones y este POT lo plantea en toda la ciudad. Es decir, podrán hacer un cementerio al lado de su casa. O, por ejemplo, poner una industria al lado de un restaurante. Una mezcla descontrolada.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.