| 4/3/2013 12:00:00 AM

Gerardo Ardila. Secretario de Planeación Distrital.

Gerardo Ardila. Secretario de Planeación Distrital.
D—Juan Manuel González asegura que ustedes están presentando un nuevo POT y no una modificación, como lo han dicho, ¿qué le responde?
Lo primero para tener en cuenta es que esta es una reforma excepcional que busca cumplir con lo que el POT establece. Así que no es cierto que sea un nuevo Plan. Obviamente, si estamos planteando una ciudad compacta, no podemos hablar de expansión, que era lo que se venía trazando. Sin embargo, tampoco estamos negando de tajo la expansión, porque puede ser necesaria en algún momento.

D—Pero, ¿cómo densificar el centro si no hay tierra allí y la poca que hay está en manos de privados?
La Constitución dice que la propiedad es una función social. Y, por eso, estamos haciéndoles muchas propuestas a los privados. Por ejemplo, a ciertos dueños de bodegas del centro les hemos planteado la posibilidad de que se conviertan en socios de los proyectos de revitalización que queremos adelantar en esa zona.

D—Otra crítica tiene que ver con la falta de claridad en el POT a la hora de delimitar las zonas de reserva medioambiental ¿Es eso cierto?
No es verdad. Si la ley no incluía cambio climático es porque en el momento de su redacción –en la que yo participé– no era un tema importante. Eso empezó a volverse significativo después de 2005. Por eso, hoy, cuando sí conocemos el impacto del cambio climático, tenemos que considerarlo. Además, no entiendo por qué es ilegítimo que una ciudad tenga que tomar decisiones cuando tiene un nuevo fenómeno que antes no tenía y ahora debe enfrentar.

D—Pero dicen que no hay estudios suficientes que sustenten esa teoría…?
Están los mapas y los documentos del plan. Pero, además de eso, hicimos un proceso de concertación con la CAR que tiene textos publicados convertidos en una resolución.

D—¿Y qué tiene que decir frente a la incertidumbre jurídica que hoy tienen los inversionistas?
Lo que pasa es que como la tendencia de la ciudad era crecer hacia los bordes norte y occidental, grandes constructores compraron tierra allá muy barata para después subirle el precio. Pero ahora que nosotros estamos desestimulando el crecimiento hacia esas zonas, pues esos inversionistas se preocupan.

D—González asegura que la mezcla en el uso de suelos del nuevo POT es desbordada¿Es verdad?
Tampoco es cierto. Nosotros hicimos un mapeo muy serio, con datos de Catastro, sobre los usos reales del suelo en la ciudad y vimos que prácticamente no hay una sola manzana en Bogotá que no tenga mezcla de usos. Según el POT vigente –que establece unas áreas homogéneas– todos esos usos que se están dando actualmente en Bogotá serían ilegales.

D—¿Entonces qué es lo que proponen?
Reconocer la realidad. Pero, desde luego, creamos la posibilidad normativa de que a aquellos usos que llamábamos de alto impacto les ponemos una reglamentación para que no los puedan poner en cualquier parte.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.