| 5/2/2013 12:00:00 AM

Esto respondieron:

Esto respondieron:
1|Enrique Peñalosa Exalcalde
“Expresiones emocionales y erráticas como las de Petro no son un modelo de ciudad. Duplicar la nómina en la EAAB no es modelo de ciudad. Hacer show con la resurrección del Hospital San Juan de Dios, que es una ruina con un pleito de $2 billones, no es modelo de ciudad. Inventar un proyecto de tranvía después de dar un paseo de diez días por París, no es modelo de ciudad. Hacer los desastres gerenciales y tratar de implementar una estatización fallida con la recolección de basuras, no es modelo de ciudad. Comprometerse a hacer un metro de 27 kilómetros que costaría más de US$7.000 millones sin hacer estudios de alternativas, no es modelo de ciudad”.

2|Paul Bromberg Exalcalde
“Frente al modelo de ciudad de Petro, algo que él mismo no tiene claro, lo que hay es indiferencia generalizada. Lo que él tiene claro es su modelo de gestión: regalar cosas con riesgos fiscales, polarizar la ciudad en ricos contra pobres y llenar la administración de funcionarios-electores. No está demostrado que Petro tenga cada vez menos adeptos, y la revocatoria será un desastre anunciado: los bogotanos no saldrán masivamente a votar un domingo cualquiera por una revocatoria de un Alcalde regalón aunque?? pendenciero. La acefalía de tres secretarías importantes, comparada con las otras secretarías que no están acéfalas, lo que muestra es que, con cabeza o sin cabeza, todo da lo mismo. El buen gobierno no es el objetivo de Petro”.

3|Jaime Castro Exalcalde
“Petro se ha quedado solo por varias razones. Porque utiliza la Alcaldía como trampolín para aspirar a la presidencia. Hace todo lo que cree que le producirá votos en la ciudad y en el resto del país. Por eso practica un populismo anacrónico a través de subsidios y creación de burocracia, que torpemente cumple actividades que ejecutaba el sector privado. También, porque está quebrando la ciudad (sobrecostos de la Nueva Edis, mínimo vital de agua gratis y rebaja en tarifas de Transmilenio). Además, en temas serios, como la valorización, cambia de posición frecuentemente. Por todo ello, cansados de tanta improvisación y desgobierno, los capitalinos pedimos menos política y más administración”.

4|Clara L. Obregón Exalcaldesa
“Pienso que el estilo del Alcalde Petro no le ayuda. Ha hecho falta convocatoria para ampliar la base de apoyo a su proyecto de ciudad que al momento de su elección representaba apenas una mayoría relativa que no ha logrado remontar. De otra parte, no ha podido consolidar un equipo de gobierno que bajo su dirección avance en lo estratégico”.

5|Miguel Uribe T. Concejal liberal

“El Alcalde desinforma, acude a la confrontación, traslada su responsabilidad de gobernar a terceros, tiene bajos índices de ejecución presupuestal y su gabinete permanece en interinidad. Pero lo más preocupante: el Alcalde desconoce sus errores, descarta las propuestas, señala y ataca a quienes lo critican”.

6|Orlando Parada Concejal de la U
“Los planes de Petro siempre fueron unipersonales. Nunca estuvo dentro de sus objetivos formar un grupo político sólido, toda su campaña política se estructuró sobre la oportunidad de enterrar a sus antiguos copartidarios del Polo, luego del desangre que hicieron de la Capital. Petro sabía que no podía llegar al poder con las banderas de la izquierda, por eso le dio la estocada final a sus antiguos amigos. Lo que no calculaba es que, al tratar de capturar el espectro del centro, se iba a encontrar con Juan Manuel Santos y su gobierno de Unidad Nacional. Petro quedó en el peor de los mundos, porque la izquierda lo considera un traidor, la derecha un populista, y unos y otros coinciden en reconocer su ineptitud administrativa”.

7|Antonio Sanguino Concejal Partido Verde

“Porque el proyecto de ciudad del Alcalde abunda en grandes promesas de reducción de la segregación socio-espacial, ordenando la ciudad alrededor del agua y defensa de lo público, pero peca en el cómo. Pecado que radica en su poca valoración de la gerencia y las destrezas administrativas, de los caminos equivocados que elige para ejecutar sus políticas. Punto aparte merece el talante personal del Alcalde: no considera importante vincular capacidad gerencial e «inteligencia de ciudad» a su gobierno. Prefiere más bien la lealtad personal como criterio prioritario para conformar su gabinete. Y sus actuaciones y anuncios en muchas ocasiones dejan sin espacio de maniobra a los secretarios del despacho. Resalta la incapacidad del Alcalde para construir consensos alrededor de su propuesta de ciudad y su estilo confrontador”.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.