| 12/12/2012 12:00:00 AM

Édgar Sarmiento Mauro “Nadie me responde en Curazao”

Édgar Sarmiento Mauro “Nadie me responde en Curazao”
“Trabajé durante 35 años en el Sena y tuve en sociedad con mi hermano Orlando la empresa Servilentes Ltda., dedicada a la talla de lentes oftálmicas. A comienzos de año, cuando tenía la expectativa de jubilarme, recibí como parte de las utilidades y de la venta de la compañía un cheque por $52 millones.

Pensé en hacer una inversión y el 16 de febrero acudí a InterBolsa con la idea de comprar acciones de Ecopetrol. La asesora Natalia Franco Muñoz me dijo que la acción de Ecopetrol, que en ese entonces valía $5.000, ya estaba muy cara. Y me propuso invertir mejor en el Fondo Premium de Curazao, con un rendimiento del 10% y un riesgo muy moderado, según ella.

Yo tenía alguna experiencia en carteras colectivas y, según su presentación, ese era el carácter de la inversión. Poco después de haber endosado el cheque que le entregué a Luz Marina Hernández de InterBolsa, recibí una especie de certificado con sello y con una “firma responsable”, cuyo titular, sin embargo, no se identificaba con su nombre de pila. A mediados de año me llegó un extracto, pero no duraría mucho tiempo en darme cuenta de que había sido engañado.

El título, pactado a 180 días, venció el 20 de agosto y desde ahí nunca volví a saber de mi dinero. He llamado a Curazao y le he escrito a un señor Zwatertveld, pero no he recibido respuesta alguna. Debo dejar en claro que yo no soy ningún evasor. Mi cheque fue registrado fiscalmente y nunca se me pasó por la cabeza la idea de invertir afuera para no pagar impuestos.

Mi reclamo es justo y espero llevarlo hasta donde los límites de la justicia lo permitan. Fui engañado en mi buena fe y, consciente de eso, no dudo en dar la cara.”
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.