| 7/18/2012 7:00:00 PM

Yo tengo ya la casita

Germán Vargas Lleras defiende su programa para regalar 100.000 casas y les lanza varios sablazos a sus colegas de Gabinete por temas afines a su cartera. Entrevista.

El ministro Germán Vargas completó dos meses al frente de la cartera de vivienda. En diálogo con revista Dinero, defiende su programa de casas gratis, que empezará en forma el próximo 27 de julio y que quedará terminado a mediados de 2013. La seguridad, el Congreso, Gustavo Petro, las relaciones con varios Ministros fueron temas de esta charla, en la que quedan en evidencia los planes del ministro Vargas.

— ¿Cómo va el proyecto de las 100.000 casas? ¿Va a realizar una sola licitación para la construcción?

No, cada proyecto va a tener su subasta: habrá una en Bogotá, una en Barranquilla, etc. Habrá primero una subasta para los lotes de origen público y luego una para las ofertas del sector privado. Y nos acercamos a los 900 proyectos inscritos.

— Han criticado el proceso porque dicen que el primer gran beneficiado fue Luis Carlos Sarmiento…

Fidubogotá fue la que hizo la mejor oferta. Fue un proceso abierto y ninguna otra superó las condiciones de esa firma. Primero, fue la que acreditó la mayor experiencia y, segundo, presentó un buen precio, que fue una tarifa con la que nadie compitió.

— ¿La Fiduciaria cuánto va a manejar?


Todo el proyecto vale $4,2 billones, pero los desembolsos son graduales. La primera parte de la plata son los recursos de Fonvivienda, casi $700.000 millones. Este año no hay que pagar ninguna casa, las casas se pagan cuando ya estén listas, no hay anticipos.

— ¿Las 100.000 alcanzan para todos?

En la Red Unidos hay 1,4 millones de familias. El programa de formalización de la Red tiene 47 componentes y va desde la sacada de la cédula hasta el acceso a la justicia. Vivienda es apenas un componente más. Lo previsto es que en Red Unidos determinan el objeto de la población y se hace un sorteo. Eso es transparente y los que no resulten favorecidos tendrán que ser priorizados para una fase dos del programa.

— El Ministro de Agricultura dijo que en esa cartera vienen construyendo 30.000 casas rurales al año y sin tanta alharaca. ¿Qué opina?


No las construyen, lo que dan es unos subsidios de remodelación: cambian dos tejas, ponen tres Eternit. Eso está bien, pero no es que estén construyendo 30.000 casas. ¡Nooo! Eso no es verdad. Tienen unos programas de apoyo en remodelación, pero con unas cifras muy pequeñas. Le meten dos millones o tres millones de pesos a cada casa y ya. Viviendas nuevas no han construido ni mil. Pero yo no quiero criticarlo. Es muy difícil ejecutar vivienda rural.

— Muchos han criticado el programa. Hasta el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani…

“Al que no tiene nada no se le puede exigir nada”: muchos países ya han llegado a esta conclusión. México construye un millón de casas al año, Brasil, Venezuela, Chile y Perú ya se han sumado a esta clase de programas. Nosotros estábamos en mora.

— Pero cuesta mucho dinero ese plan…

Creo que el impacto fiscal de este programa es menor. Si usted logra con $3,7 billones del presupuesto generar el impacto en las familias, crear empleo en la manera como esto lo genera, se convierte en un formidable dinamizador.

— ¿Cuándo van a entregar las primeras viviendas?

El 27 de julio arrancan las subastas en las ciudades. Un mes después se estarían evaluando las ofertas de constructores para empezar en septiembre a construir.

— ¿Al fin las viviendas van a ir con electrodomésticos?


Hemos avanzado en acuerdos con todos los Ministerios. Uno de esos acuerdos es con el de Comercio, que ve una oportunidad para fomentar la industria nacional. Están estructurando un kit de 3 ó 4, aparatos como nevera y estufa, que se ofertaría para los adjudicatarios de las casas. $1 millón sería el costo y correría por cuenta del usuario. Lo están evaluando.

— ¿Con Bogotá cómo van las cosas?


Con Bogotá tenemos tres problemas: el primero es el agua. Qué acordé con Petro y espero que no me modifique las reglas del juego: vamos a hacer tres proyectos de Vivienda Prioritaria en Bogotá y él se comprometió a darle agua a Cundinamarca. Él me dijo: “Yo no le vendo agua en bloque a privados. Pero yo sí puedo ofertar a través de la Empresa de Acueducto el servicio o suscribir convenios con empresas públicas del orden municipal”. Eso me dio una luz de esperanza. Si se cumple eso, se despeja este episodio.

— ¿El segundo y tercer problemas?


Las normas que aprobaron en urbanismo para Bogotá en materia de compensación de tierra y, lo tercero, que están totalmente paralizados los planes parciales como el del Norte. Si los planes parciales no avanzan, vamos a tener una caída en la construcción de Bogotá bien importante.

— ¿Petro se volvió una piedra en el zapato?

No, yo lo que creo es que la interpretación que están haciendo de la norma sobre compensación de tierra es ilegal. Por ejemplo, si Petro aceptara que en estos proyectos nuevos VIP un constructor compensara, no habría problema. Él tiene una idea sobre la redensificación de Bogotá, que no es una mala idea, porque no podemos seguir yéndonos a Soacha y comiéndonos la Sabana. Eso no es loco, pero eso va a tomar tiempo. Forzar las cosas, a través de medidas como la de la compensación, va a parar la construcción.

— ¿Cómo ve la reforma tributaria y la posibilidad de eliminar el beneficio para las cuentas AFC?

No lo han dicho directamente, pero como parte de la reforma era eliminar todas las exenciones, hay un riesgo. A mí no me parece que debamos quitar el AFC que sigue siendo un estímulo importante para la adquisición de vivienda. Ese tema no ha surgido todavía y no sabemos si habrá o no reforma tributaria…

— ¿Usted qué sabe?

Esa es una decisión del altísimo gobierno. Otra preocupación que tengo es la de las cesantías. El ministro Rafael Pardo, al estructurar su seguro al desempleo, le está pegando un mordisco grande a otra fuente de recursos que son las cesantías. Estoy de acuerdo con que se regule que a las cesantías no les den un mal uso, pero cuando es para vivienda, ¡qué mejor inversión! Ahí empezamos a chocar todos por la misma fuente de recursos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?