| 7/8/2015 7:00:00 PM

Bolsa: ¿cada vez más chica?

La plaza bursátil nacional está entre las de peor desempeño en el mundo en 2015. Caída de liquidez, impuestos, falta de nuevos emisores y coyuntura externa, la explicación.

La expectativa de la venta de Pacific a los mexicanos de Alfa, que finalmente se malogró, puso a los comisionistas de bolsa a pensar en lo que implicaba para el mercado nacional de valores la salida de un emisor, que así estuviera a la baja, era importante en términos de bursatilidad. En sus mejores momentos, la acción de Pacific alcanzó a responder por 80% de lo que se negocia en un día.

El problema, más allá de la salida de la petrolera, es que en la bolsa no hay quién la reemplace en términos de liquidez. Se alcanzó a especular que en la canasta del Colcap, que es el índice de referencia y que tiene en cuenta de un grupo de 24 emisores, podrían entrar en remplazo de Pacific compañías como Terpel, Conconcreto o ETB, pero estas aún no generan el mismo entusiasmo que la petrolera y no podrían ayudar a mantener el volumen diario de negociación de la bolsa, o al menos evitar que caiga más.

En enero de 2012, las transacciones diarias con acciones superaban los $250.000 millones, en los primeros días de julio de este año no han superado los $100.000. La caída es evidente y no es solo de Colombia, pues en los demás países emergentes las bolsas están golpeadas por la expectativa de una subida en las tasas de interés de Estados Unidos, lo que además ha incrementado el precio del dólar (ver carátula), activo que compite con las acciones.

El problema de Colombia es que hoy le va a peor que a muchos de sus colegas, pese a que está en una economía que aún crece. Según los rankings que realiza Bloomberg, de las 30 bolsas con mayores desvalorizaciones en el mundo, la de Colombia ocupa el segundo lugar, con una pérdida en lo corrido del año de 23,51% al 9 de julio. Solo es superada por la de Ucrania, que pierde 30,14%, pero con la diferencia de que dicha economía está sumida en una profunda crisis tras la pérdida de una parte de su territorio.

Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa, considera que esta situación no solo se explica por la coyuntura internacional, sino también por un problema interno que fue el aumento de la carga tributaria a las empresas, lo que ha espantado la inversión.

“Lo preocupante no es solo la amenaza de salida de Pacific, sino que se vayan otros emisores que consideren que el domicilio Colombia no es apropiado”, resalta.

Otro problema radica en que los fondos de pensiones, que tradicionalmente ha sido jugadores claves en el mercado de acciones, han dejado de comprar pues ya completaron los topes de renta variable colombiana en sus portafolios y ahora están buscando opciones en el exterior, donde además pueden ganar por electo cambiario.

Bancos o constructoras

Independiente de la salida de Pacific, cuya acción luce hoy muy enredada, y de la caída en el volumen de negociación, la duda que viene ahora es determinar cuál sector podrá reemplazar a las petroleras como las protagonistas del mercado, pues en su mejor momento estas fueron la que mandaron la parada y hoy están de capa caída, con excepción de Canacol, que de hecho es la única acción de toda la bolsa con ganancias este año.

“Estamos en una situación similar a la de hace 60 años, cuando la Bolsa de Medellín estaba concentrada en textileras, muchas de las cuales hoy ya no existen. Inicialmente los inversionistas se comieron el cuento de que este era un país petrolero, pero se dieron cuenta de que eso no es así y además hoy tienen aversión a invertir en un negocio tan riesgoso”, explica un comisionista y añade que el sector que podría reemplazar al petrolero es el de la infraestructura, que ya tiene varias empresas listadas en bolsa.

Sus expectativas están en Grupo Argos, que no solo es importante en el cálculo del Colcap, sino que para desarrollar sus nuevos negocios en las áreas inmobiliarias y de infraestructura requerirá mucho capital. También hay optimismo con Cementos Argos, Celsia, Corficolombia y Odinsa –la más reciente adquisición del Grupo Argos-, que a juicio de un vocero del conglomerado, podría representar cerca de 15% del Ebitda del Grupo este año. “Teniendo en cuenta esta cifra y la proyección del negocio de construcción durante los próximos años, Odinsa se convertirá en el tercer gran pilar dentro de nuestras inversiones estratégicas listadas en bolsa”, asegura la fuente. Esto podría significar en un futuro cercano una emisión de acciones para continuar su plan de expansión.

Otras empresas de infraestructura que están en bolsa, como Conconcreto y El Cóndor, aún no tienen suficiente liquidez para tener un rol protagónico en el mercado.

Federico Toro, director de ventas para América Latina de Horizons, la firma que maneja el ETF basado en el índice Colombia Select, que compite con el Colcap, piensa que el sector de infraestructura es una promesa para la Bolsa, pero no puede ser aún un reemplazo del sector petrolero en el corto plazo. Considera que el sector llamado a llevarse el papel estelar es el financiero y, de hecho, eso ya se demuestra en el cálculo del Colcap, donde dichas empresas pesan 50%. “El problema de esa ponderación es que no representa correctamente a la economía”, apunta.

Nada nuevo en el horizonte

Otra opción para elevar la liquidez sería la entrada de nuevos emisores, pero esto tampoco se ve muy fácil. Como posible candidata se habla de Sura Asset Management, la mayor administradora de fondos de pensiones en América Latina, aprovechando la tradición de su propietario –el Grupo Empresarial Antioqueño- de listar sus empresas en bolsa; también se menciona a Tecnoglass, pero en ambos casos no son operaciones para el corto plazo.

“Estamos en una situación similar a la que se vivió en el año 2000 cuando Bavaria salió de la Bolsa y se temía que se iba a acabar la liquidez. Se han hecho muchos esfuerzos para atraer empresas, pues hay apetito de los inversionistas, pero la coyuntura no ha sido fácil”, admite César Cuervo, de Credicorp.

Según pronósticos, como los del Banco Mundial, viene una etapa turbulenta para las bolsas de América Latina, razón de más para que la Colombia busque nuevas opciones que la ayuden a mejorar su profundidad y liquidez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?