Dinero.com Revista Dinero

Diego Bravo, Gerente de la EAAB.

| 2/22/2013 8:00:00 AM

Un enredo muy bravo

La salida de Diego Bravo de la gerencia de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), coincide con una serie de denuncias sobre el manejo y la gestión administrativa de la entidad.

Cuando parecía que el maremágnum desencadenado por el polémico esquema de recolección de basuras en Bogotá había amainado, Diego Bravo, gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) decidió abandonar el barco. Los consabidos reproches que muchos no paraban de hacerle, una investigación que cursaba en su contra por el manejo de las basuras y un carrusel de contratos dentro de la entidad –hasta hoy inédito– fueron las verdaderas causas de su dimisión.

Las responsabilidades que le endilgan a Bravo son más que inquietantes: dicen que tenía a su entera disposición un séquito de asesores amigos con contratos que –en más de un caso– superaban los $100 millones. Aseguran también, que compró un lujoso vehículo por más de $150 millones para su uso personal. Y lo acusan de desatender las recomendaciones que le hacían algunas instituciones académicas a la hora de tomar decisiones de fondo.

Dinero tuvo acceso a los archivos que reposan en el sistema interno de la EAAB y que, entre otras cosas, dan cuenta de cada uno de los movimientos que hizo Bravo durante su turbulento periodo en la empresa. Allí, por ejemplo, hay un nutrido listado de 12 asesores de gerencia contratados mediante la figura de prestación de servicios y –al menos– otros ocho que hacen parte de la nómina de la compañía.

Dentro de los ex ‘consejeros’ de Bravo figuran nombres como el de Alfonso Pérez Preciado, con un contrato por $79,2 millones. Aparecen, además, Fernando Jordán Flórez, quien acordó desarrollar sus tareas por $123,2 millones y Reinaldo Chavarro Buriticá, que hizo lo propio por un monto de $116 millones. La historia se repite con otros 17 profesionales una y otra vez. Particularmente con un variopinto grupo de amigos cercanos y excompañeros de trabajo de Bravo donde se ‘destacan’ un exasesor de los Nule y la familiar de un alto funcionario distrital.

El asunto parece trascender la milimetría política. O si no, ¿cómo podría explicarse que Selma Beatriz Asprilla Coronado –hermana de Guillermo Asprilla, actual secretario de Gobierno de Bogotá– haga parte de la planta de personal de la empresa? Su cargo es el de profesional 08, que equivale a ser un director de carrera, y su asignación salarial quedó pactada en $ 9,6 millones. Pero lo más llamativo del tema es que fue ella quien viajó el año pasado a Estados Unidos a hacer la evaluación técnica de los famosos camiones compactadores de basura que alquiló la ciudad, a pesar de que su hoja de vida dice que estudió agronomía.

No muy diferente es el caso de Enrique Ángel Turk. Amigo de vieja data de Bravo, desde épocas en que ambos –en diferentes periodos– ocuparon la gerencia de la CAR. Hoy, el nombre de Ángel Turk quedó registrado en el sistema interno de la EAAB luego de haber firmado un contrato por $52,8 millones para atender aspectos relacionados con el manejo y la preservación ambiental de la empresa.

Por último, dentro de esa ‘puerta giratoria’, sobresale una especie de triángulo contractual entre Bravo, Jorge Pino Ricci y Helman Eliécer Martínez Soto. El asunto se remonta a los años en que Martínez Soto se desempeñaba como secretario general de la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique, Cardique. Por esos días, Bravo celebró con dicha entidad el contrato de prestación de servicios número 09 de 2009 por un monto de $ 91,6 millones y lo mismo hizo Pino Ricci.

Lo curioso de todo esto es que Pino Ricci y Martínez Soto hasta el pasado 20 de febrero asesoraron a Bravo en el Acueducto. Ambos figuran con contratos firmados en la EAAB por $60 millones y por más de $110 millones, respectivamente. “Pino Ricci ha sido mencionado en varias investigaciones periodísticas y judiciales como asesor jurídico del grupo Nule. De él se dice que jugó un papel estelar en los cuestionados contratos de bienestarina que celebraron las empresas de los primos Nule con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en el gobierno Uribe Vélez. Y que asesoró el proceso de cesión de los Nule a Conalvías del polémico contrato de Transmilenio de la Calle 26”, asegura Antonio Sanguino, concejal del Partido Verde.

El extenso listado del sistema interno de la EAAB, sin embargo, no se circunscribe a los ex asesores de Bravo. En uno de sus apartes, llama la atención el número de proceso ICGH-0555-2012 que hace referencia a la compra de un campero Toyota 4 x 4, de cinco puertas, cero kilómetros, para uso exclusivo de Diego Bravo mientras fue gerente (ver foto).

En el contrato de compraventa, firmado el 6 de septiembre de 2012 con la empresa Toyonorte Ltda., se lee claramente que el valor del vehículo fue de $187,4 millones y que cuenta con blindaje tipo tres “No le encontramos explicación a una compra de esas proporciones, pues la entidad tenía a disposición de la gerencia otra camioneta que estaba en buen estado. Tanto así, que hoy pasó a manos del Fondo de Vigilancia y Seguridad”, le dijo a Dinero un funcionario del Acueducto que prefirió mantener su nombre en reserva.

¿Se habrá justificado, entonces, una adquisición de ese calibre cuando hoy más que nunca la empresa necesita hasta el último centavo para poder echar a andar el nuevo esquema de recolección de basuras en Bogotá?

Oídos sordos
Fiel a su convicción de dejar en cabeza del Estado la prestación de los servicios públicos, el alcalde Gustavo Petro, junto a Diego Bravo, decidió ponerle punto final a los contratos que desde 2003 desarrollaban tres empresas privadas para efectuar las gestiones comerciales del Acueducto. Dichas firmas se encargaban, entre otras actividades, de medir el consumo de agua en las casas de la ciudad, hacer la facturación y prestar los servicios de atención al cliente.

El pasado 31 de diciembre los contratos con los privados, no obstante, llegaron a su fin y a partir del 1 de enero la EAAB asumió sus tareas. Algo que internamente fue denominado por la plana mayor de la empresa como ‘la retoma’. El plan, al igual a lo ocurrido con el caso de las basuras, dejó varios sinsabores.

El primero, tuvo que ver con el hecho de que el pasado 4 de septiembre –es decir tres meses antes de que entrara a ejercer el Distrito las funciones de los particulares– Bravo decidiera contratar una consultoría con la Universidad Nacional encaminada a revisar la viabilidad de la ‘retoma’, cuando eso lo debió hacer con ocho meses de antelación como mínimo. Tal y como lo recomendó la convención colectiva encargada del asunto.

Pero lo más preocupante, según señalan quienes han vivido de cerca todo el proceso, es que Diego Bravo haya hecho caso omiso de los informes parciales de la Universidad Nacional, según los cuales el desmonte de los gestores privados traería consigo 49 riesgos técnicos. “La más grave advertencia es precisamente el riesgo en la solidez financiera de la empresa por los problemas que se generen en la prestación del servicio”, señala el concejal Sanguino.

Sugieren, por otro lado algunos expertos, que dejar en cabeza del Acueducto la gestión operativa de la empresa implicará una desbordada contratación de personal. Cálculos extraoficiales ya hablan de por lo menos 1.600 personas adicionales. Dinero intentó hablar en repetidas ocasiones con el saliente gerente del Acueducto, pero no respondió las preguntas pues se encontraba incapacitado. No obstante, envió un escueto comunicado (ver facsímil aquí).

Con la salida de Bravo, tal vez uno de los hombres más fieles a las políticas de Gustavo Petro, las preguntas que quedan en el aire no son pocas: ¿será esta la demostración de que el proyecto político de Petro tiene cada vez menos adeptos, ¿podrá la EAAB salir del atolladero que le ha significado el tema de las basuras? y ¿quién y de dónde saldrá alguien con las agallas de montarse en este potro indómito que deja el polémico Diego Bravo?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

}
>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×