Revista Dinero

De un momento a otro y sin previo aviso a los fabricantes de buses, Transmilenio cambió el tipo de buses y la tecnología que se deben usar en la fase tres del sistema.

| 8/30/2012 6:00:00 AM

¡Stop! para Transmilenio

Ningún otro sistema de transporte en el país tiene tantos problemas como Transmilenio. La niña bonita que sedujo en un principio a los bogotanos se convirtió en la novia que todos quieren dejar.

Todos los días aparecen y se conocen nuevas ‘perlas’ que denotan los defectos estructurales del Transmilenio, el sistema de transporte masivo de Bogotá, que en un principio se presentó como la solución central al eterno problema de movilidad en la capital.

No hay liderazgo y los pocos expertos que podrían sacar del entuerto al sistema no aguantan los primeros enviones que reciben en el trabajo. La entidad ya se parece al Inco en su peor momento. En los últimos ocho meses tres gerentes de Transmilenio han renunciado: Fernando Rojas, Carlos García y Fernando Rey, aunque este último regresó al cargo luego de limar asperezas con el alcalde Gustavo Petro.

A los problemas administrativos se suman los operativos. Transmilenio sigue siendo un sistema mal sincronizado. Algunos buses circulan atestados de gente y otros casi vacíos en la misma frecuencia; la red vial de la Autopista Norte y Avenida Caracas sigue destrozada después de una década, sin que nadie haga algo por encontrar la solución definitiva. Tampoco se aprende de los errores. La Personería hizo un recorrido por las obras de la carrera décima, que corresponden a la fase 3, y se encontró con el peor de los panoramas. “La interventoría no funcionó, el contrato de la obra no funcionó, nadie sabe cómo van a hacer los buses que vayan por la calle 32 y quieran tomar la Caracas. La desidia se tomó la obra”, fueron las palabras que utilizó el personero Ricardo Cañón.

La troncal de la décima en los dos tramos contratados costaba inicialmente $470.252 millones, pero hoy el valor supera los $675.418 millones; es decir, $205.165 millones más.

La Contraloría Distrital no se quedó atrás y señaló que la rebaja en la tarifa de Transmilenio era ilegal. Otro golpe bajo para el sistema, el bolsillo de los ciudadanos y la administración distrital.

Como si fuera poco, el Personero le contó a Dinero que iniciará una investigación “juiciosa” a las tres fases de Transmilenio en operación. “En algunos días tomaremos una decisión sobre iniciar o no una investigación a los funcionarios responsables de este desorden”, dijo.

Pero no solo la Personería y la Contraloría distritales colman los titulares de prensa con malas noticias sobre Transmilenio. Varios empresarios vinculados al sistema están más que enojados y perplejos ante los niveles de improvisación.

El gerente general del fabricante sueco de buses Scania, Enrique Enrich, quedó pálido hace un par de semanas cuando recibió una carta de Transmilenio en donde le notificaban a los operadores otro cambio: que la tecnología de los nuevos buses pasaba de Euro IV a Euro V. “Eso es una vergüenza. En cualquier lugar serio esto se anuncia mínimo con 1 o 2 años de anticipación”, afirma el directivo.

Aunque la iniciativa de la administración Petro tiene un propósito loable, como es el de brindar buses menos contaminantes, no se tuvieron en cuenta detalles importantes. Por ejemplo, la tecnología Euro V no sirve –por ahora– en Colombia porque el combustible que produce Ecopetrol no es de la mejor calidad, por lo que se pierde buena parte de las innovaciones del motor. Tampoco se tuvo en cuenta que años atrás algunos fabricantes habían hecho inversiones millonarias en Brasil y Colombia para el montaje y fabricación de buses con tecnología Euro IV. “Esto genera una inestabilidad en los negocios con Colombia. Sé que otros fabricantes como Hino y Chevrolet tienen problemas similares”, dice Marcelo Salomao, jefe del sector comercial de la embajada de Brasil en Colombia.

Negociación tortuosa

Reducir la tarifa de un servicio público es la mejor forma que encontró el alcalde Gustavo Petro para oxigenar su administración. Y Transmilenio no es la excepción. Víctor Martínez, gerente de Si99 –uno de los mayores operadores del sistema–, sentencia que no está dispuesto a renegociar el contrato si solo se habla de reducción en las tarifas.

“Cómo es posible que se esté pensando solo en ampliar los contratos y bajar las tarifas sin pensar en asuntos clave como la capacidad de las estaciones, los buses vacíos que salen de los portales, las dificultades con los medios de pago y la evasión del pago. Eso es inaudito”, afirma Martínez.

El empresario adelanta una negociación paralela y distinta a la que tiene Transmilenio con otros seis operadores cuyos contratos se empiezan a vencer en 18 meses.

La única oficina que parece funcionar a la perfección en Transmilenio es la oficina de relaciones exteriores. Solo en lo que va recorrido del año 2012, más de 50 delegados provenientes de Brasil han visitado las instalaciones con el objetivo de alistarse para recibir el Mundial de Fútbol 2014. Para lo que queda del año, se tienen previstas visitas de Chile, Ecuador, México y Alemania.

Naturalmente, el tour de la empresa a los ilustres visitantes no incluye algunas estaciones de la Autopista Norte en hora pico, que los sacarían corriendo.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×