| 4/27/2017 12:01:00 AM

La Sociedad de Agricultores busca 'empresarizar' el campo

El gremio busca transformarse y prepara una reforma estatutaria que le daría ingreso a empresas de otros sectores que resultan claves para su expansión.

Un verdadero ‘revolcón’ se prepara para vivir el gremio más antiguo del país: la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC). Después de 146 años de haber sido creado para representar los intereses de los productores de los sectores agrícola y pecuario, el gremio les abrirá espacio a industriales que hagan parte de su cadena de valor.

Esto equivale a que aquellos industriales que les compran materias primas para transformarlas, o quienes les proveen insumos para mejorar su competitividad, podrán hacer parte de la agremiación. Aunque todavía no está definido quiénes serán los primeros y cómo entrarán a formar parte de la SAC, creada en 1871, ya internamente se viene estudiando una reforma de estatutos.

Jorge Enrique Bedoya, el nuevo presidente de este ‘gremio de gremios’, viene trabajando con distintos comités de productores para modernizar la entidad y adoptar nuevas ideas que permitan mejorar la competitividad del sector. La SAC quiere seguir jugando un papel protagónico, de gran incidencia en la política pública para los próximos años, con la meta de lograr mejores condiciones de producción y desarrollo para sus afiliados. Estos son los cinco ejes principales de trabajo gremial.

Demanda, la clave

La Unidad de Planificación Rural Agropecuaria de Colombia (Upra) tiene cifras que preocupan: 68% de los predios rurales en el país tienen menos de cinco hectáreas, mientras que 82% de la tierra productiva está en manos de 10% de los propietarios. Para el presidente de la SAC, independiente del tamaño de la explotación agropecuaria, los productores colombianos deben tener un enfoque empresarial, que implica conocer los costos de producción, tener claros sus gastos y proyectar su rentabilidad.

Recomendado: ¿Cómo consolidar a América Latina como potencia mundial del sector agrícola?

Bedoya insiste en que hay que ‘meterle empresa al campo’, y en este sentido cree que ahora que se ha logrado recuperar la seguridad del país y se firmó un acuerdo de paz se abre un espacio para debatir temas clave: ver la producción agropecuaria como una empresa; cambiar la cultura de producir pensando solo en la oferta, para concentrarse en lo que está comprando el cliente y promover la generación de valor agregado para que lo que se cultiva no solo se lleve a la puerta de la finca sino a la mesa del consumidor. Este tema pasa además por avanzar hacia la formalidad, pues de acuerdo con la Agencia Nacional de Tierras, la informalidad alcanza 60% del territorio rural colombiano.

Foto: ‘Empresarizar’ el campo es una de las prioridades para el nuevo presidente de la SAC.

‘Empresarizar’ el campo no tiene que ver solo con el tamaño de las explotaciones rurales, dice Bedoya, quien sugiere dejar a un lado la estigmatización que algunos círculos de ideología política han incentivado por años, en el sentido de que ser un pequeño productor implica ser débil. “Independiente del tamaño de la propiedad rural, el productor puede ser empresario, llevar la contabilidad, buscar utilidades, socios y ser competitivo”, asegura.

Por la formalidad

Lograr mejores condiciones para los trabajadores rurales es un imperativo, asegura Bedoya. Aunque la tasa de desempleo rural es inferior a 7% y la tasa de participación es de 58%, según el Dane, lo que no está muy claro es qué tan formal es su labor.

Por eso, es fundamental que el sector ‘salga del closet’ en materia laboral y esto se logra con una reforma para el campo que ataque el problema de la informalidad. “Este es un cambio estructural que puede que suba el piso al costo; pero ¿qué prefieren los empresarios agropecuarios, un trabajador desmotivado y poco productivo, que puede generar violencia e ideologías políticas, o un proceso para dignificar este trabajo?”, puntualiza.

En este sentido, ya vienen trabajando para determinar con algún grado de detalle cómo es el mapa laboral agropecuario del país e identificar los retos en materia de formalización. Además, el gremio planea participar activamente en la formulación de un proyecto de reforma laboral que mejore las condiciones de calidad y remuneración del trabajo en el campo y atienda las diferentes modalidades.

En cadena

La incorporación de otros actores del sector productivo dentro de la institucionalidad gremial agropecuaria es un tema crítico para la SAC y hace parte de su objetivo de fortalecimiento. Por eso, ya se estudia un cambio de estatutos que permita la incorporación de más empresas de la cadena, ya sea porque les compran a los productores agropecuarios o porque suministran algunos insumos o les prestan servicios.

Lea también: Renovación en la Sociedad de Agricultores

Bedoya explica que internamente han encontrado muy útil empezar a ‘juntar puntas’ entre el productor primario, el productor agroindustrial y los proveedores de insumos y demás, pues el objetivo último es fortalecer la institucionalidad y crear además espacios para que la gente haga negocios porque “al final del día uno como gremio no solo debe ser gestor de política pública, también debe tener un valor agregado para que los afiliados sean más competitivos”.

Aunque no están definidos los cambios que se adoptarán al interior de la SAC, ya algunas empresas de la agroindustria han expresado su interés por comenzar a participar dentro de este gremio, a fin de lograr una mejor coordinación con los productores rurales. También han surgido fuertes rumores de que otros gremios están analizando su incorporación, particularmente Fenavi y Fedegan.

Todo por hacer

En Colombia apenas 6% de las vías terciarias están pavimentadas. Esto implica un reto enorme para los productores agropecuarios que buscan competir nacional e internacionalmente. Para Bedoya, la infraestructura es un tema crítico y en particular la falta de vías, que se ha convertido en el principal desafío, pues dificulta la expansión empresarial del agro. Pero también son conscientes de que las dificultades fiscales del país son una limitación importante.

El sector ya está viendo la luz al final del túnel en una de las figuras contempladas en la nueva reforma tributaria, ‘obras por impuestos’, que genera gran expectativa. Los empresarios y el Gobierno son conscientes de que, para garantizar la seguridad y evitar que se repita la violencia, es necesario que haya una buena dinámica en materia de infraestructura, y allí el sector privado puede jugar un papel clave.

La SAC está analizando el tema pero aun no hay una decisión concreta sobre la manera en que van a participar. Ya le han planteado al Gobierno que es importante que la figura no se limite a la construcción de vías –que mejoren las condiciones para que los empresarios rurales puedan sacar sus productos–, sino que se extienda a la provisión de otros bienes públicos que resulten clave para mejorar la competitividad del sector agropecuario, como centros de abastecimiento o de almacenamiento de productos, entre otros.

Tecnología

Para nadie es un secreto que cada día el campo se está quedando con menos trabajadores jóvenes. Esto, para Bedoya, plantea un desafío inmenso que requiere la formulación de políticas que promuevan mejores condiciones de vida en el campo y permitan a los jóvenes encontrar incentivos para quedarse en sus tierras.

En este sentido ya han planteado a los Ministerios de Educación y al de las TIC desarrollar un trabajo conjunto para lograr que los jóvenes puedan contar con educación de calidad en las zonas alejadas del país y logren tener la conectividad que les permita interactuar con el mundo. Aunque Bedoya reconoce los avances en materia de tecnologías, considera que todavía es necesario profundizar el uso de las mismas para mejorar la producción agropecuaria y optimizar la conectividad de quienes viven en las zonas rurales. En materia de educación, hay un trabajo pendiente por hacer para que los niños y jóvenes en las zonas rurales tengan una formación similar a la impartida en los colegios del área urbana.

Puede interesarle: Farmbot, el robot agricultor que les permitirá a las personas cultivar su propia comida

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.