| 8/10/2016 12:00:00 AM

¿Por fin los peajes electrónicos?

Luego de varios años de demoras y desidia, el Gobierno se comprometió a modernizar el sistema de pago en los peajes del país. Se requerirá de un chip en el panorámico del carro.

Si el contrato actual se cumple, en octubre de 2017 unos 20 peajes a cargo del Invías y todas las casetas –existentes y nuevas– de las carreteras de Cuarta Generación, las concesiones 4G, contarán con el sistema de peaje electrónico. En otras palabras, cuando los usuarios pasen por estos sitios no tendrán que detener el vehículo para continuar su trayecto, pues el valor del mismo se descontará de su tarjeta débito, crédito o de la consignación previa que haya hecho, algo parecido al prepago de la telefonía móvil.

Para utilizar este servicio, que se traducirá en menos colas y demoras en estaciones de peaje, sobre todo durante los puentes festivos y los periodos de vacaciones, es necesario contar con un chip, el cual tendrá que ser instalado en el panorámico del vehículo y que, según información del Invías, no tendría costo para los usuarios.

Ya en algunas concesiones de Medellín, Chía y Villavicencio se cuenta con este tipo de tecnología, pero se hace con frecuencias distintas, lo que dificulta el uso masivo. Con la nueva regulación y la licitación ya adjudicada en junio pasado, un solo chip será suficiente para pasar por todas las concesiones o vías con este tipo de cobros.

Son 20 peajes inicialmente, porque son los que nos quedan a nosotros. Los otros fueron entregados a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para los procesos de licitación y concesión. La meta es que todos los peajes del país –unos 148– tengan esta tecnología y facilidades en octubre de 2017”, dice Carlos García, director del Invías.

Se trata de un avance significativo en la operación de vías del país, teniendo en cuenta que esa tecnología está disponible hace muchos años en otros países de la región.

Lea también: Piedra en el zapato para las vías 4G

Para hacer posible este avance, hace unas semanas el Gobierno adjudicó a un consorcio integrado por las firmas Thomas (del mismo grupo Thomas Greg del Reino Unido) y KMA la operación y puesta a punto de estas casetas del Invías. “El próximo 16 de agosto se adjudicará la interventoría, mientras que el acta de inicio se suscribirá el 6 de septiembre. Así las cosas, el consorcio tiene hasta el 6 de marzo de 2017 para entregar el cierre financiero y hasta octubre de ese mismo año para implementar y montar los equipos necesarios en las estaciones”, dijo García.

El camino no fue sencillo. En las dos últimas décadas ni el desaparecido Inco ni el Invías habían logrado sacar adelante este sistema. De hecho, para llegar a este punto fue necesario analizar varios tipos de tecnología, incluida la estadounidense y la europea. Finalmente, y luego de largos debates que incluyeron presiones de algunas empresas y lobby, el Ministerio de Transporte adoptó el sistema de Estados Unidos por temas de costos y versatilidad.

También se conoció que mientras los usuarios se adaptan y acogen la tecnología se tiene previsto mantener los dos tipos de pago (efectivo y electrónico) en las casetas.

Es necesario contar que los beneficios van mucho más allá de evitar detenerse en la estación de peaje y continuar con la marcha y el viaje. Entidades como el Invías, ANI, Ministerio de Transporte y Agencia de Seguridad Vial, así como los concesionarios de las vías podrán hacer un seguimiento en tiempo real de los pasos diarios por cada estación. Si se registran flujos muy altos de tráfico, es posible activar una alarma que permita a los servicios de asistencia de la vía estar más pendientes de las eventualidades. También se podrá hacer en menor tiempo un mapeo de las vías y destinos más utilizados por los colombianos y así direccionar desde políticas de seguridad hasta incluso mejorar la oferta turística en determinados trayectos.

Así se pagará

El sistema es relativamente sencillo. El operador instala un chip en su carro, un procedimiento que no pasa de 20 minutos. Una vez activado el dispositivo, el usuario tiene varias opciones para hacer los pagos. Puede cargar un monto a su tarjeta de crédito con autorización previa, se puede implementar una App; ejemplo: puede cargar $50.000 y en la medida que los va consumiendo puede autorizar al operador bancario una nueva carga. También se podrá hacer con cargo a la tarjeta débito, pero mayores detalles serán entregados por el consorcio operador, el cual cuenta con amplia experiencia internacional.

El Invías descartó el envío de facturas a los domicilios de los usuarios, teniendo en cuenta que esta metodología de cobro es compleja y requiere de una logística especial. ¿Qué pasa si no me di cuenta y se me agotó el saldo? Muy fácil, puede seguir pagando en efectivo en las casetas, pero la idea del Gobierno es que en el mediano plazo todos los pasos por los peajes sean electrónicos.

En el caso de algunas empresas, como las cementeras, empresas de alimentos, envíos, etc., que tienen cientos o miles de vehículos transitando por el territorio nacional es posible direccionar todos los pasos a una sola cuenta. Este tipo de compañías tendrá el beneficio de conocer detalles como fecha y hora de cada paso en tiempo real.

Se prevé que con la implementación de los peajes electrónicos en el país el tiempo de espera para pasar un peaje se reduzca en 50%, una cifra importante si se tiene en cuenta que algunas vías y trayectos tienen cinco o más peajes.

La inversión

El contrato suscrito entre el Gobierno y el consorcio prevé una inversión en equipos de $22.705 millones, aunque a eso hay que sumar los gastos que se derivarán del proceso de recaudo y transporte de valores. Así las cosas, se esperan inversiones acumuladas durante los cinco años del contrato por $152.000 millones. El consorcio recibirá 29% del total del recaudo por un tiempo determinado, mientras recupera su inversión.

El Invías también explicó que, en caso de que ciudades como Bogotá implementen este tipo de cobros en los accesos a la ciudad o en grandes avenidas, se tendrán que regir por la tecnología de los peajes de Invías y ANI. Esto con el fin de evitar que sea necesario más de un chip en el panorámico del carro, como sucedió en Ciudad de México.

Frente a las concesiones de primera, segunda y tercera generación, el Gobierno aseguró que la idea es que poco a poco estas carreteras se vayan pasando a esta tecnología estandarizada.

En ese sentido, la Concesionaria del Desarrollo Vial de la Sabana –Devisab– junto con la firma española Indra anunciaron que se adjudicó a esta empresa europea el contrato para la renovación tecnológica de tres estaciones de peaje y el centro de control de la carretera que une los municipios de Chía, Mosquera, Girardot y Soacha, por un valor de 2,2 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses. Todo indica que llegó la nueva era a los peajes en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?