| 3/28/2012 6:00:00 PM

Sin obras no hay paraíso

El ministro del Transporte, Germán Cardona, no quiere recibir más palo y por eso se prepara para lanzar un conjunto de megaobras, entre las que se cuenta el segundo túnel de la Línea.

La locomotora de la infraestructura parece prender motores. Al menos el jefe de la cartera del transporte, Germán Cardona, cambió la retórica y pasó de los estudios a la apertura de grandes licitaciones viales.

El alto funcionario también buscará sacar adelante tres grandes obras de movilidad que requiere con urgencia Bogotá y que por el momento siguen embolatadas, como la ALO, el metro y el tranvía por la carrera Séptima. Al mismo tiempo, Cardona pide pista para que el alcalde mayor, Gustavo Petro, le permita una mayor injerencia o poder de decisión al momento de contratar nuevas fases de Transmilenio, porque, al fin de cuentas, la Nación pone hasta 70% del valor de estas obras. “Si el alcalde quiere que el Gobierno entre a controlar o a intervenir, pues lo haríamos gustosos”, asegura.

Luz al final del otro túnel


En tiempos de Andrés Uriel Gallego, la Cámara Colombiana de la Infraestructura y el sector importador se cansaron de pedir y casi implorar para que se contrataran de manera conjunta los dos túneles (bidireccionales) en La Línea, pues el ahorro en tiempo de viaje sería de casi hora y media para los cerca de 154.000 camiones que año tras año recorren el principal corredor vial del país. Como dicha petición nunca se materializó, por motivos que van desde la improvisación hasta la falta de presupuesto, el actual gobierno, con chequera en mano y la sed de reportar obras con el sello Santos, ya anunció su contratación.

“Para esta segunda obra no se utilizará el túnel piloto, como se había contemplado en un comienzo, será una nueva obra cuyo valor todavía no hemos definido”, explicó a Dinero Cardona. La licitación estaría abierta el segundo semestre del presente año.

Con respecto al túnel en construcción, Cardona señala que se completaron 5,6 kilómetros de excavación –de un total de 8,8 kilómetros– y que se está ad portas de iniciar la parte más complicada, pues los ingenieros se encontraron con una falla geológica “muy peligrosa”.

También se contratará la construcción de una doble calzada en el tramo Calarcá-La Paila, pues esta zona constituye un verdadero cuello de botella para el comercio exterior del país.

La vía de la otra Colombia


Otro proyecto –no tan taquillero como las concesiones que rodean a Bogotá–, representa el presente y futuro agroindustrial de la mitad del territorio nacional. Se trata de la pavimentación de la vía Puerto Gaitán (Meta)- Puerto Carreño (Vichada). Según el Ministro del Transporte, se está pensando en una solución multimodal que combinará el transporte fluvial con el terrestre. “Allí se prevé una inversión de $3 billones en un trayecto de 650 kilómetros”, explica el funcionario.

El proyecto es de vital importancia para el desarrollo agroindustrial de los Llanos Orientales, donde grandes grupos económicos han llegado a la zona para plantar palma africana, caucho, soya, azúcar y maderas industriales, entre otros productos. En total, entrarán a licitación en los próximos meses 16 corredores viales (ver recuadro).

Abril y Eldorado


El jefe de la cartera del transporte anunció que en abril se conocerán los primeros resultados del plan maestro que fue contratado con Estados Unidos y que determinará las soluciones para el desbordado tráfico de Eldorado. “Se está evaluando si la mejor solución es una tercera pista o un aeropuerto alterno”, dice. Cardona insistió en la necesidad de pensar en grande y reveló una anécdota poco conocida de la inauguración del actual aeropuerto.

“Eldorado no fue inaugurado por el general Rojas Pinilla, como se pensaba. El acto de inauguración estuvo a cargo del vanguardista Alberto Lleras Camargo, que con todo y su visión futurista afirmó durante el acto: ‘vengo a inaugurar esto porque me toca’. El presidente Lleras pensaba que la obra era demasiado ostentosa para la ciudad, hoy todos conocemos lo que ha pasado”, recuerda Cardona.
Ojalá se pase rápidamente de las licitaciones a las obras porque se acaba el tiempo y la paciencia de más de un colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?