| 11/9/2017 12:01:00 AM

Buscan reactivar el motor de las 4G tras Odebrecht

El coletazo de Odebrecht puso en jaque los proyectos de 4G. La liquidación de Ruta del Sol II y la aprobación de un proyecto de ley darían un nuevo impulso.

El programa de concesiones de Cuarta Generación (4G) era considerado para este año uno de los motores de la economía y, cálculos de algunos analistas –e incluso, el Gobierno– estimaban que su actividad iba a representar más de 0,5 puntos porcentuales en el crecimiento.

Sin embargo, el tsunami generado por el escándalo de corrupción de Odebrecht que afectó el proyecto en desarrollo más grande de infraestructura del país –Ruta del Sol II– impactó la dinámica y la tracción de otros proyectos en desarrollo, generó un ambiente de incertidumbre y desconfianza, y frenó los cierres financieros definitivos de varios de ellos. Esto explica, en gran parte, la razón por la cual Colombia podría crecer este año, apenas por encima de 1,5%.

Según un informe de Fedesarrollo, de cerca de 31 proyectos de 4G para construir más de 7.000 kilómetros de vías con una inversión de $47 billones, solo 8 tienen cierre financiero, 14 más son proyectos con acta de inicio de fase de construcción –pero sin cierre financiero definitivo– y 9 más aún no cuentan con esta acta. Los planes del Gobierno de alcanzar este año al menos 10 cierres financieros –por unos $16 billones– quedaron en espera.

De los 8 con cierres financieros hay 5 con desembolsos, y otras concesiones, ante las dificultades en los desembolsos y los cierres financieros, han empezado a avanzar con su propio equity y otros han conseguido créditos puente con los bancos, mientras sale el cierre financiero definitivo.

Recomendado: Reviven las 4G: Pacífico II recibe su primer desembolso

Como advierte Clemente Del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), si bien los tiempos se han retrasado, no se ha dejado de trabajar. “Esperamos que antes de terminar el año entre 3 y 4 proyectos logren su cierre financiero”.

Además, el mercado secundario ha estado movido: quienes tienen participaciones grandes están vendiendo porcentajes de ellas para reducir su exposición y alcanzar el equity requerido.

La organización Solarte busca socios en sus proyectos, OHL vendió su brazo de concesiones a un fondo institucional, debido a su sobreendeudamiento, que hacía difícil el cierre con fuentes internacionales y locales. “Hay varios fondos internacionales en proceso de due dilligence de varios proyectos donde se están vendiendo participaciones. Hay interés internacional”, agrega Del Valle. La FDN, además, aprobó recursos por $1 billón y una línea de $600.000 millones para el brazo corporativo del BID y el IFC.

Foto: Clemente Del Valle Presidente de la FDN - Mauricio Ossa Presidente de Odinsa - Dimitri Zaninovich Presidente de la ANI.

Dimitri Zaninovich, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), agrega que hay una emisión de bonos del proyecto Antioquia-Bolívar por $600.000 millones y que fondos de Perú y México han mostrado interés en el programa, y cree que el año entrante podría haber unos 15 cierres financieros.

Puede interesarle: Aprobados $1,7 billones en dos días para proyectos de infraestructura

Odinsa logró dar una señal favorable hace apenas un par de semanas cuando alcanzó el primer desembolso del crédito senior de Pacífico II, un proyecto de la primera ola que tuvo cierre financiero el año pasado y cuya inversión asciende a $1,3 billones. Mauricio Ossa, su presidente, explicó que la porción en dólares, unos US$250 millones, la tenía el banco Itaú y salieron a sindicar el crédito internacionalmente y se distribuyó así: BCP de Perú se quedó con US$50 millones; Santander con US$25 millones; Itaú con US$50 millones; ING con US$25 millones, y el fondo de pensiones canadiense CDPQ con US$90 millones. En pesos quedó con Banco de Bogotá –con $160.000 millones– y Davivienda –con $350.000 millones–.

A la espera

Estas noticias que refrescan en medio de un año complejo no son suficientes para destrabar los cierres financieros. ¿Qué hace falta? La prioridad es la solución al caso de Ruta del Sol II, en lo que tiene que ver con su liquidación y en la participación de terceros en el proceso. En este sentido, dos frentes mantienen por estos días la atención.

Por un lado, la liquidación del contrato de Ruta del Sol II. Según Zaninovich, el proyecto hoy ya está en manos del Invías, quien la opera y mantiene. “El contrato está terminado, falta liquidarlo, y tenemos el mecanismo para hacer los pagos a los terceros de buena fe”, dice.

Eso significa que se ha pagado a trabajadores y proveedores –aunque faltan algunas facturas como parte de la medida cautelar– y se procederá luego al pago a los bancos, que se estima en $1,4 billones.

Esta era una de las mayores tensiones que se tenían por cuanto en los últimos dos años el sector financiero ha estado golpeado con los negocios corporativos. Además de Ruta del Sol II –considerado el crédito individual más grande el país–, también los afectó la liquidación de Electricaribe, la crisis del Sistema Integrado de Transporte en Bogotá (Sitp) y las dificultades del sector salud.

Lea también: Gobierno invertirá $20 billones en vía Pacífico – Orinoquía

“Una vez se hagan los pagos, pasaremos al escenario de liquidación donde se contrastará el informe de interventoría para valorar las obras”, agrega Zaninovich, quien dice que se dieron las señales para preservar la obra.

Por otro lado está el proyecto de ley que se tramita en el Congreso y que está para último debate en la Cámara. Este proyecto lo que busca es dar claridad en la forma en que se liquidan los contratos, qué reconocimientos hay y cómo se atienden las expectativas de los terceros de buena fe. “Es una metodología mucho más clara”, dice Del Valle.

A las críticas que han surgido, Zaninovich responde: “las críticas son infundadas. El mecanismo ya está en la Ley 80, solo se reconoce si hay obra y el orden en que se paga a los terceros, trabajadores, proveedores y bancos y el último es el concesionario, que no recibirá los recursos que pida. Y va más allá: se le pone techo al retorno del capital”, advierte,

Para Santiago Castro, presidente de Asobancaria, este es un tema importante, pero hay que tener claras las expectativas. “No es que sale el proyecto y las compuertas se abren. Es una iniciativa que puede ayudar a construir y a recuperar la confianza, que es el fin de eso. No es que se estén solucionando todos los problemas estructurales. Reconocemos que es un gran avance, si sale con la redacción que tiene la ponencia en este momento. Le falta un debate en Cámara”, dice.

Al cierre de esta edición, aún no se había aprobado y, como muchos proyectos en el Congreso, está compitiendo con la reglamentación de los acuerdos de paz.

El país sigue atento a que se destrabe el desarrollo de la infraestructura y que las obras retomen la dinámica. Allí están concentradas gran parte de las esperanzas de crecimiento.

Recomendado: Invías inició proceso de mantenimiento vial de la Ruta del Sol II

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.