Dinero.com Revista Dinero

Luis Guillermo Vélez, supersociedades. La Superintendencia de Sociedades espera vincular al caso de captación ilegal a José Luis Heredia Palau por supuestamente estructurar el delito.

| 8/9/2013 2:00:00 PM

Se cayó la pirámide

En los próximos días la Supersociedades tomará posesión de la petrolera Varosa Energy por captar, presuntamente, dineros de forma ilegal. Más de $20.000 millones están en la mira del organismo.

En medio de señalamientos que lo vinculan de tener una aparente relación íntima con los protagonistas del escándalo de InterBolsa, el superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, parece salirles al paso a las conjeturas con anuncios de hondo calado.

Hace pocos días, por ejemplo, notificó a la opinión pública su decisión de embargar a 21 personas relacionadas con el descalabro de InterBolsa, cuyos bienes estarían avaluados en $140.000 millones. Por otra parte, intervino a la también comisionista de bolsa Torres Cortés por supuesta captación ilegal de dineros (ver Dinero 418).

Además, con un tono más bajo y sin tanto aspaviento ante los medios, el funcionario está ad portas de dar a conocer otra decisión que podría impactar de frente al sector petrolero. Se trata de la toma de posesión de la productora de crudo Varosa Energy Ltda., una compañía que –tal y como lo reveló Dinero– financió sus operaciones mediante una sofisticada ‘pirámide’ en la que cayeron al menos 300 inversionistas (ver artículo Otra pirámide más, Dinero 420).

Las víctimas habrían desembolsado alrededor de $20.000 millones que, por razones obvias, son los que pretende recuperar la Supersociedades con la toma de posesión de la empresa. Y aunque el órgano de vigilancia aún no ha oficializado su disposición, Dinero pudo establecer que un equipo especial de ese despacho tiene sobre su escritorio pruebas suficientes para acusar a Varosa en los próximos días de captar –de manera ilegal– recursos del público.

Si las cosas salen como están presupuestadas, antes de que termine agosto el país sabrá de la intervención a la petrolera. Por lo pronto, los directos responsables del ‘negociado’ tienen nombre propio.

Uno es Óscar Alberto Vargas Zapata, propietario de Varosa y quien carga a cuestas con acreencias superiores a los $5.000 millones. El otro es José Luis Heredia Palau, ‘Pepe’, señalado de ser el captador y estructurador del delito (ver artículo Otro David Murcia, Dinero 423).

Bajo ese panorama, ¿cómo se desenmarañará el enredo? Lo primero para considerar es que, una vez la Superintendencia tome posesión de Varosa, debe determinar si hay dineros en las cuentas de Vargas y Heredia para embargarlas y con ello resarcir a los inversionistas de la pirámide. De no encontrar los montos esperados, habría que rematar sus bienes.

Por el lado de Vargas, su patrimonio está representado en lo que pueda costar su petrolera Varosa. Avalúos extraoficiales, conocidos por esta Revista, dicen que podría ser del orden de los US$20 millones. Básicamente, por contar con varios bloques en cuyos suelos yacen reservas comprobadas de crudos no convencionales o conocidos como esquisto. Incluso, firmas transportadoras de petróleo, como la multinacional suiza Trenaco, están dispuestas a quedarse con Varosa una vez se aclare su situación legal.

Pero hay un dato adicional: Carlos Alberto Gutiérrez Robayo, concuñado del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, aparece como uno de los socios de Trenaco. De hecho, ha sido él el encargado de hacer los acercamientos con la gente de Varosa para finiquitar la eventual compra.

Así, mientras eso se define, por el lado de José Luis Heredia –captador de los recursos– sus bienes están representados en su oficina del World Trade Center, en el norte de Bogotá, donde hoy trabaja en una mesa de dinero. Además, reporteros de Dinero conocieron un informe titulado con el mote de “confidencial” en el que aparecen sus estados financieros con corte a febrero de 2010.

En el escrito figuran nueve cuentas bancarias en el Banco de Occidente, Bancolombia, Davivienda y el Banco Popular; y al mismo tiempo cuatro tarjetas de crédito activas. Otro aparte del documento señala que, en 2007, Heredia “realizó movimientos de dinero de 12 cuentas (en condición de titular secundario) por la suma de $13.523 millones.

Todo eso quiere decir que la Supersociedades tendrá de dónde echar mano a la hora de recuperar los $20.000 millones que en su momento entregaron los ingenuos inversionistas a la pirámide de Vargas y Heredia.

La gran preocupación de todo esto, más allá de la configuración del delito de captación, radica en el hecho de que el Gobierno –mediante la Agencia Nacional de Hidrocarburos– otorgó a comienzos de la década pasada decenas de bloques petroleros a personas que no tenían ni la experiencia ni el músculo financiero para operarlos. Tal y como ocurrió con Óscar Vargas y su petrolera Varosa.

Es por eso que el interrogante que queda en el aire no es menor: ¿será el caso Varosa el único que evidencia malos manejos dentro del sector petrolero o, en la trastienda. ¿Se esconderán otros similares? En boca de los órganos de control estará la respuesta.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×