| 4/11/2017 6:00:00 PM

Las redes sociales tras el caso de corrupción de Interbolsa

Un estudio de un grupo de expertos de la Facultad de Administración de la Universidad Externado de Colombia revela la importancia de la construcción de redes sociales en los casos de corrupción. El primer ejercicio fue una mirada al caso de Interbolsa. Estas son las conclusiones.

La discusión en torno de los casos de corrupción tiene mucho de animosidad y poco de reflexión. Las heridas que los corruptos les propinan a las sociedades producen sentimientos generalizados de condena; pero, por lo menos en el caso colombiano, pocas ideas efectivas sobre cómo enfrentar inteligentemente el flagelo.

Por esta razón es que un esfuerzo por comprender cómo se conforman las redes de corrupción es un ejercicio valioso para las democracias. Ahora mismo, desde la academia, este tipo de trabajos empezó a prosperar. Es el caso de la Universidad Externado de Colombia que por medio de su Facultad de Administración de Empresas está adelantando un trabajo para analizar críticamente los más recientes casos de corrupción en Colombia, pero desde una perspectiva integral.

El primer resultado es el texto El fraude en Interbolsa y Fondo Premium en el caso Fabricato, que fue elaborado por los académicos Luis Antonio Orozco, José Vargas Caicedo, Luis Fernando García, Mario Antonio Ruiz y César Yamit Beltrán de la Facultad de Administración de ese claustro educativo.

En este caso particular, el foco del análisis fue el entramado de relaciones sobre el cual se desarrolló el escándalo de Interbolsa. De acuerdo con el estudio, conocido por Revista Dinero, “utilizando como marco de referencia las teorías económicas y sociológicas de la corrupción y el fraude, el capítulo da una mirada amplia desde el punto de vista de la administración y la contabilidad sobre las formas en las que se gestaron las operaciones fraudulentas a través de complejas redes sociales y empresariales que buscaban evadir los diferentes mecanismos e instancias de control”.

Recomendado: Denuncian irregularidades en contrato de alimentación escolar en Barranquilla

El tema es central, pues los fenómenos de corrupción no deben ser analizados como episodios esporádicos en los que alguien aprovecha una oportunidad y decide cometer un ilícito con los recursos y la confianza públicos. Por el contrario, los mayores casos de corrupción tienen un desarrollo en medio de un complejo ecosistema de relacionamientos.

“Las redes de corrupción permiten distribuir el riesgo, hacer operaciones de mayor envergadura y evadir los controles, en la medida en que se orquestan relaciones entre emprendedores corruptos que involucran y comprometen personas para realizar el fraude mediante complejas redes sociales”, señala el estudio.

Y tal proceso de construcción es lo que se pudo poner en evidencia en el análisis de caso de Interbolsa: el desarrollo, a lo largo de varias décadas, de una red de contactos permitió construir un entorno ideal para esta sofisticada forma de corrupción.

“Dentro de los desarrollos teóricos realizados en las últimas décadas se encuentra el diamante del fraude propuesto por Wolfe y Hermanson (2004). Este modelo hace énfasis en la oportunidad y la capacidad como factores que viabilizan los incentivos y la intención de las personas por aumentar su riqueza y la racionalización, que consiste en un proceso cognitivo de justificación sobre lo que es o no correcto y lo que puede ser o no una acción corrupta. A nivel personal, la oportunidad es la variable determinante en los crímenes financieros, como muestra la evidencia empírica. Sin embargo, la capacidad resulta decisiva para aprovechar la oportunidad y lograr mayores beneficios y menores implicaciones en el fraude. La capacidad no solo la determina la formación, experiencia y posición jerárquica de los individuos en las organizaciones, sino que particularmente se presenta en la posibilidad de manejar redes de relaciones sociales”.

Puede interesarle: Financiar campañas políticas con recursos 100% estatales ¿Sí o no?

Y lo que queda en evidencia en el estudio es que, en el caso de Interbolsa, sus principales protagonistas dominaban de manera eficaz su habilidad de establecer contactos y ponerlos al servicio de sus propósitos; la historia misma deja en evidencia este hecho.

La red de Interbolsa

El estudio hace un recorrido histórico por la construcción de relaciones entre los principales protagonistas del escándalo. Para ello se valen de la literatura que se ha publicado sobre el tema, la mayoría de ellos textos periodísticos que reconstruyeron la historia de las personas vinculadas al escándalo.

A partir de esa bibliografía, recuerdan los académicos, por ejemplo, que en 1997 Rodrigo Jaramillo Correa vincula a Juan Carlos Ortiz como agente operador de negocios de Interbolsa, quien empezó una carrera de logros. “El éxito de Ortiz (...) radicaba en buena medida en su relación personal con César Mendoza Sáenz, con quien estudió economía y fungía en 1998 como director de Crédito Público en el Ministerio de Hacienda, explica el estudio.

El documento toma como base no solo las investigaciones que ha realizado un grupo importante de periodistas sobre estos temas, sino los expedientes judiciales que se han adelantado para investigar a los responsables. Además se realizaron entrevistas con varios de los protagonistas del escándalo.

El desarrollo de relaciones llevó a Mendoza a vincularse en 2003 con Interbolsa, llegando a ser miembro de su junta directiva. “La esposa de Mendoza, Inés Elvira Sinisterra, también trabajó en Interbolsa como jefe de mesa de banca corporativa y de personas. Surge la hipótesis de que entre Ortiz, Mendoza y Sinisterra presuntamente iniciaron prácticas no ortodoxas de usar información privilegiada y hacer operaciones fraudulentas en el mercado de valores, como lo podría intentar cualquier agente de bolsa, pero que se volverían prácticas normales en la comisionista. Lo cierto es que Ortiz, Mendoza y Sinisterra fueron sancionados por la Autorreguladora del Mercado de Valores de Colombia – AMV”, explica el documento.

Lea también: Procuraduría pide levantar casa por cárcel a “cerebros” de Interbolsa

Esta red de relaciones se hizo compleja porque Ortiz profundiza su amistad con Tomás Jaramillo y empieza a trabajar con Jorge Mauricio Infante, Juan Andrés Tirado y Rachid Maluf. A todo ese entramado luego se suma Alessandro Corridori, cliente de Interbolsa, quien “estableció una relación sentimental con la corredora de la comisionista Claudia Jaramillo y le propone a Ortiz la idea de comprar acciones de Fabricato”. Así quedó completado el cuadro de relaciones que derivaría en el gran escándalo de la principal firma comisionista del país.

El análisis académico buscaba poner en evidencia que en este caso había “grupos altamente conectados internamente pero con relaciones débiles en la totalidad de la red. Pese a la baja densidad de la red (0,042) la apuesta desenfrenada por lucrarse con la negociación de acciones de Fabricato, que se explica desde la teoría del escalamiento de compromiso (...), generó una red de corrupción”.

La radiografía del entramado en torno de Interbolsa es un insumo que puede ser útil para construir barreras de contención para impedir que estas historias se vuelvan a repetir en el mercado de valores.

Hasta el momento, por ejemplo, la regulación del mercado de valores se concentra en la tarea “policiaca” de perseguir posibles comportamientos irregulares en el día a día de las operaciones. Pero en un contexto de construcción de redes, este enfoque resulta insuficiente. El simple refuerzo de los controles a este tipo de sociedades y al mercado de valores no basta, pues también es necesario mejorar en el fomento de valores éticos sobre la naturaleza de las relaciones al interior de las compañías y de los actores del mercado y establecer niveles óptimos de lucro como principio de acción para las compañías.

Estrategias que definan límites en estos aspectos pueden resultar fundamentales para “vacunar” al país contra este tipo de flagelos. Es claro que, en lo que concierne a estos temas, Colombia tiene que empezar a utilizar otros mecanismos y enfoques, pues hasta el momento ninguna estrategia ha sido eficaz para atacar el principal problema que enfrenta cualquier sociedad: la corrupción.

Recomendado: Bienes del Fondo Premium irán a una fiducia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.