| 2/1/2012 6:00:00 PM

¿Recalentados?

El Banco de la República aumentó su tasa de interés para prevenir un recalentamiento de la economía y un desborde de las expectativas de inflación.

En su primera reunión de este año, la Junta Directiva del Banco de la República sorprendió al mercado al elevar de forma unánime su tasa de interés de referencia a 5%, un aumento de 25 puntos básicos, cuando la mayoría de analistas y empresarios esperaba que la mantuviera estable en 4,75%. Los primeros, ante el difícil e incierto contexto internacional y los segundos para evitar una mayor revaluación de la tasa de cambio.

A pesar de que el Emisor reconoce que la recesión en Europa será más fuerte de lo esperado y que Estados Unidos crecerá por debajo del potencial, la Junta parece más preocupada o, mejor, sorprendida por la fuerte dinámica interna que sigue exhibiendo nuestra economía precisamente en este complicado entorno externo.

“Gran parte de la Junta pensaba que, con las medidas adoptadas, la economía ya tendría que haber comenzado a desacelerarse. Sin embargo, Colombia es el único país de la región que no lo ha hecho”, afirma un miembro de la Junta. La economía creció un sorprendente 7,7% anual durante el tercer trimestre de 2011, y en el cuarto continuó mostrando un fuerte dinamismo; el crédito de consumo sigue en aumento a tasas alrededor de 25% anual, lo cual estaría generando un elevado “apalancamiento de los hogares”; y los precios de la vivienda nueva y usada siguen en niveles históricamente altos. Hay que prevenir un sobrecalentamiento de la economía.

Además, el banco central estaría preocupado por el repunte de las medidas básicas de inflación y de las expectativas que traería la dinámica interna. Dado que la inflación terminó en 2011 en el techo del rango meta y, ante el inesperado aumento del salario mínimo (5,8%) y el repunte del precio de los alimentos (cerca de 6% anual) por los daños invernales y las dificultades de transporte, la autoridad monetaria se adelantó al mercado para anclar las expectativas de la inflación de largo plazo (3%) y aumentar su credibilidad de defensa de la inflación.

Si bien la mayoría de analistas sigue considerando que la tasa de interés de referencia terminará el año en alrededor de 5,5%, es claro que si la economía y el crédito de consumo no moderan sus tasas de crecimiento habría un nuevo incremento en la próxima reunión de febrero.

¿Y la revaluación?

Aunque el tema cambiario reviste gran preocupación, no se presentaron anuncios en materia cambiaria, pues la revaluación se debe a un fenómeno global que afecta otras monedas de la región, afirmó José Darío Uribe, gerente general del Emisor. “El diferencial de tasas de interés no es el determinante fundamental de la tasa de cambio, es la prima de riesgo”, agregó.

No obstante, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, confirmó su compromiso de no monetizar el endeudamiento externo porque este será destinado en su totalidad para el pago de las obligaciones externas, así como a mantener en el exterior US$1.000 millones del pago de dividendos de Ecopetrol y US$1.200 millones de regalías (irían al fondo de estabilidad petrolera).

Mientras la mayoría de bancos centrales –tanto de países desarrollados como emergentes– están en pausa o bajan sus tasas de interés para anticiparse a una desaceleración de sus economías, en Colombia tenemos que hacer exactamente lo contrario: aumentarlas para prevenir un sobrecalentamiento ante la sorprendente resistencia de la economía a la crisis internacional. Esto también puede considerarse un llamado a los empresarios y a los hogares para que moderen su comportamiento y recuerden que no somos totalmente inmunes a lo que pase en el mundo desarrollado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?