| 11/25/2015 7:00:00 PM

Cambios en índice de Morgan Stanley profundiza caídas en la BVC

Una falla impidió realizar las subastas de cierre de una jornada. La Bolsa dice que fue un problema coyuntural.

El retiro de 3 acciones colombianas de un índice internacional, sumado a fallas con el software de transacciones han generado caídas en la Bolsa. Se espera que una vez la FED suba sus tasas, vuelva la calma.

En mayo del año pasado un anuncio del banco de inversión JP Morgan cambió el panorama del dólar en el país y fue el responsable de que la divisa no empezara a subir de precio, como lo estimaban los expertos. Por el contrario, el dólar se mantuvo por debajo de los $2.000 casi hasta mediados de septiembre. Este año, otro banco de inversión estadounidense, Morgan Stanley, está golpeando a los mercados nacionales y, específicamente, a las acciones.

Morgan Stanley tiene los índices Msci, que miden el comportamiento de los mercados bursátiles desarrollados, emergentes, de frontera, así como por regiones del mundo e incluso por países. Sus índices son seguidos por los grandes fondos de inversión internacionales que los toman de referencia a la hora de elegir dónde poner sus recursos.

Colombia está en el índice de mercados emergentes, así como en el de América Latina y tiene un índice individual.

En su momento, JP Morgan provocó una descolgada del dólar porque aumentó la participación de Colombia en unos índices internacionales de renta fija, lo que hizo que más inversionistas externos quisieran comprar bonos colombianos, trayendo dólares al país y tumbando la tasa de cambio. Esta vez, lo que hizo Morgan Stanley fue sacar de su índice tres acciones colombianas: Éxito, Davivienda e Isagen (por la disminución de su liquidez y de su capitalización en bolsa) y no las reemplazó por ninguna del mercado local, lo que es una señal de venta para los fondos.

Si bien este mensaje no impacta el dólar, pues el mercado de acciones es muy pequeño en comparación con el de renta fija y las divisas que entran y salen por esta vía son mucho menos, sí es un golpe duro para la Bolsa, que hoy pasa por una de sus épocas más aciagas.

Con la caída en el precio del petróleo, el encarecimiento del dólar y la expectativa de alzas en las tasas de interés en Estados Unidos, las acciones de los países emergentes han tenido un mal año, pero las de Colombia han sido unas de las más castigadas.

Y el anuncio del Msci llegó a echarle limón a la herida, pues se ahondó la caída del índice Colcap, que es el de referencia para el mercado nacional. El 12 de noviembre, Msci anunció la salida de las tres acciones nacionales, que se hará efectiva a partir del 30 de este mes. Como consecuencia, el 17 de noviembre el Colcap cayó a su precio más bajo del año (1.112,05 unidades), retrocediendo al nivel que tenía hace seis años.

Jairo Julián Agudelo, gerente de investigación en renta variable de Bancolombia, considera que la salida de tres acciones colombianas de un índice tan importante genera desazón y podría reducir inicialmente la liquidez en $800.000 millones; en otros $400.000 millones al finalizar noviembre y en $400.000 millones adicionales de aquí a marzo, cuando de nuevo se rebalancea el Msci.

“Es un impacto de corto plazo y no permanente, pero el problema es que llega justo en un momento en que no hay fuerza compradora en el mercado, lo que acentúa la caída”, dice.

En eso coincide Alejandro Reyes, director de investigaciones económicas de Ultraserfinco, quien agrega que la pérdida de peso de las acciones colombianas en índices emergentes o regionales, hace que el país quede en desventaja frente a mercados que ganaron participación en dichos indicadores.

En lo corrido de este año y hasta el 23 de noviembre, el Colcap perdía 24,63%, mientras que las bolsas de Chile y Brasil, caían menos de 4% y la de México registra un alza de 3,79%. Solo al mercado accionario de Perú le va más mal que al nacional, con una desvalorización en lo que va de 2015 de 29,61%.

Aunque los anuncios del Msci podrían afectar la inversión extranjera en acciones colombianas, hasta octubre los foráneos se mantenían como los principales actores de este mercado, pero con volúmenes inferiores a los de años anteriores. El volumen promedio diario negociado en octubre fue de $97.205 millones, 31,9% menos que en septiembre y 44,25% menos que un año atrás.

En octubre los extranjeros registraron compras netas (diferencia entre compras y ventas) de $266.830 millones, mientras que otros actores como los fondos de pensiones vendieron más de lo que compraron, con un saldo de -$87.930 millones.

Fallas del sistema

Y como si la salida de tres acciones del índice Msci fuera poco, a la bolsa nacional la aquejó otra dolencia y fue la interrupción temporal en sus plataformas de negociación de renta variable y derivados, el 18 y 19 de noviembre. El problema se produjo por una falla técnica del software utilizado para hacer las transacciones, un inconveniente del que no está exento ni Wall Street. El lío estuvo en que la falla no permitió hacer subastas de cierre, que es cuando se concretan la mayoría de operaciones.

“El mercado comienza con unas subastas de apertura, en las que compradores y vendedores dicen los precios a los que están dispuestos a vender y a comprar; luego viene una etapa de negociación y finalmente la subasta de cierre, que sirve para finiquitar los negocios mediante pujas que buscan que la demanda y la oferta se encuentren”, explica Reyes,
de Ultraserfinco.

La falla técnica llevó a la Bolsa a anunciar que los precios últimos operados eran los que quedaban en firme. En su concepto, eso implica un cambio en las reglas de juego y genera malestar, en especial entre los inversionistas extranjeros.

En la Bolsa responden que la falla fue coyuntural y que ya todo quedó arreglado y que no fue un cambio en las reglas de juego, pues su reglamento general establece que las operaciones calzadas en el sistema antes de la suspensión, se entienden en firme.

No es un momento fácil para las acciones. Sin embargo, y a pesar de los problemas, los comisionistas insisten en que los precios están ‘regalados’ y que una vez la FED suba sus tasas de interés, pasará la tormenta y los fondos de inversión volverán a apostar con fuerza en mercados como el colombiano. Ojalá así sea.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.