| 8/17/2016 10:48:00 AM

Rafael Mejía renuncia a gremio cúpula del agro tras 15 años

Dejará la presidencia de la Sociedad de Agricultores de Colombia para asumir la presidencia de la Bolsa Mercantil de Colombia, donde se negocian productos básicos como el arroz.

Rafael Mejía renunció a su cargo como presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, el gremio cúpula del agro en Colombia que reúne a los gremios de cultivadores y ganadores más importantes del país. Entre ellos los arroceros, los cafeteros, los algodoneros, paperos, entre otros. 

Mejía pasará en octubre a la dirección de la Bolsa Mercantil de Colombia, una empresa semi-pública que se encarga de la negociación de commodities en el país, especialmente de maíz y algodón. El accionista mayoritario de la entidad es el Ministerio de Agricultura pero una parte fue privatizada y circula en la Bolsa de Valores de Colombia. La Bolsa Mercantil también es la encargada de entregar los incentivos del gobierno a ciertos cultivadores. 

Lea también: Sociedad de Agricultores advierte que el presupuesto se quedó corto

Según la SAC el líder gremial tendrá el reto de contribuir al mejoramiento de la comercialización en el campo y seguir llevando por el buen camino la forma de hacer negocios para el sector agropecuario colombiano. 

Durante 15 años la vocería de la SAC le permitió a Mejía tener participación en mesas de negociación con el gobierno en temas como el salario mínimo, los paros agrarios, las reformas tributarias y el crédito a los campesinos. También presidió el Consejo Nacional Gremial, que agrupa a las distintas organizaciones de empresarios, durante un breve periodo.   

El funcionario es zootecnista y tiene una maestría en Economía Agrícola de la Universidad del Estado de Carolina del Norte, Estados Unidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?