| 5/27/2015 10:00:00 PM

Así queda la Federación Nacional de Cafeteros

La salida del gerente de la Federación de Cafeteros cierra un ciclo que dejó muchas lecciones para el futuro del sector.

En los resultados de las más recientes elecciones cafeteras puede estar la explicación para la intempestiva salida del actual gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, quien se convirtió en el presidente con el menor tiempo al frente del gremio: cabe recordar que Jorge Cárdenas Gutiérrez duró 20 años y Gabriel Silva, siete. Muñoz, apenas seis.

En dicho proceso electoral, al comité directivo de la Federación llegaron varios de los más importantes contradictores de Muñoz, como los representantes de Huila, Caldas y Antioquia. El mensaje del electorado fue claro: los reclamos de muchos de ellos tenían respaldo popular en la base cafetera.

Así que el panorama para Muñoz estaba definido: o persistía en el proceso de transformación de la institución cafetera, lo que significaría, después de seis años de gestión, empezar de ceros con un nuevo plan estratégico, o se hacía a un lado y reivindicaba los logros de su gestión. Este último fue el camino que escogió.

Sin lugar a dudas, el gran aporte de Muñoz es el proceso de renovación de cafetales, cuyas cifras son incontrovertibles: 630.000 hectáreas; 430.000 productores beneficiados y 3.300 millones de árboles renovados. Según fuentes de la Federación, este proceso es ejemplo no solo para los cafeteros, sino en general para todo tipo de cultivos masivos dentro y fuera del país.

Sin embargo, dichos resultados no fueron suficientes para enfrentar la dura caída de precios, la revaluación y la menor producción que terminó llevando a la pobreza a muchos cafeteros.

Paradójicamente, el otro gran avance durante su gestión fue la apertura democrática. El pasado proceso de elecciones de comités cafeteros representó la participación de 67% del potencial electoral. El hecho ratificó que la institucionalidad cafetera es significativa y que inclusive los contradictores de la administración tienen espacio en la estructura de poder del gremio.

Queda pendiente la gran reforma a la institucionalidad. No obstante, esa es una historia aún por contar, pues apenas quedaron planteadas las propuestas de la Misión Cafetera que dirigió Juan José Echavarría, y que deberían estar claramente reflejadas en el nuevo plan estratégico.

En un escenario de bajos precios (no más allá de US$1,2 por libra) y con volatilidad en la tasa de cambio, el problema no es solo la institucionalidad, sino del mercado mismo. ¿Hasta dónde será capaz el gremio de llevar la reingeniería de la institución y de su negocio? Es la pregunta que queda en el aire. Si bien desde la oposición se ha criticado el papel de la Federación de cara a la crisis de ese sector, es claro que las soluciones no serán fáciles, pues los problemas tienen como origen cambios estructurales del mercado mundial del café.

Cantidades o calidades de café, la garantía de precio y los programas de extensión son algunos de los asuntos que no se resuelven con la salida de Muñoz y que aún quedan en la agenda de quien tome las riendas de la Federación en los próximos meses.

Por ahora, es claro que la interinidad podría durar varios meses, pues la elección del nuevo gerente de la Federación se podría cruzar con el proceso para elegir alcaldes y gobernadores. Al interior del gremio son muchas las voces que piden que la decisión se aplace hasta que concluyan las elecciones regionales, para impedir que el proceso de selección del nuevo gerente tenga tintes políticos.

A pesar de las críticas, Genaro Muñoz tiene resultados para mostrar. Como gerente le tocó lidiar con una de las épocas más duras del sector en las últimas décadas. También es posible señalar reparos a su gestión, pues al fin de cuentas muchos cafeteros salieron a las calles a protestar por el mal estado de su negocio. Hoy son más los interrogantes que las respuestas y eso lo va a tener que resolver el nuevo gerente de la Federación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?