| 2/2/2017 12:00:00 AM

2017: Un año crucial para el futuro de Electricaribe

Los primeros meses de 2017 serán definitivos para el futuro de Electricaribe: se conocerá cómo terminará la intervención, el avance de la demanda internacional de Gas Natural al país y el desenlace de investigaciones internas.

El primer trimestre de este año será definitivo para Electricaribe (ECA), la empresa de distribución de energía de la Costa que a finales del año pasado fue intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos y cuyo socio mayoritario es la firma española Gas Natural Fenosa.

Los problemas financieros de ECA pusieron en jaque la prestación del servicio de energía en 7 departamentos, que representan 23% de la demanda de energía de Colombia, y que condujeron a la que es, sin duda, la intervención más grande en la historia del país: una empresa con ingresos que superan los $4 billones, con activos por más de $5,6 billones, pero con deudas con el sector financiero que suman $1,7 billones, y con otros proveedores por $1,5 billones, y la presión por recursos para asegurar la compra de energía y garantizar la prestación del servicio.

Lea también: La intervención de Electricaribe avanza y sus deudas superan los $4 billones

Antes de mediados de marzo se conocerá el futuro de Electricaribe, no solo en la intervención sino también con el desarrollo de la controversia que planteó ante tribunales internacionales Gas Natural Fenosa contra Colombia.

Tras la intervención de la Superservicios, antes del próximo 14 de marzo se debe definir si la toma de posesión termina en un modelo de administración o si definitivamente se va para la liquidación. Si es la primera opción, Gas Natural Fenosa tendría que garantizar no solo la sostenibilidad financiera de la compañía sino asegurar inversiones al menos por $1,1 billones contempladas en el Plan5Caribe.

Si es la segunda, debería definirse el modelo, y si la región se divide en distintas zonas –como existía antes de la llegada de Gas Natural Fenosa–, o si seguirá estando en manos de un solo jugador. Si hay interés de grandes grupos, como EPM o Codensa, habría que analizar el tema de los topes regulatorios y cómo se ajustarían a este nuevo escenario.

“De cualquier decisión que se tome va a depender el futuro energético de la Costa Caribe”, dice un analista del mercado. Para llegar a esta decisión, el equipo de la Superservicios está respaldado por expertos del sector como Luis Fernando Alarcón, expresidente de ISA; Evamaría Uribe, ex superintendente de Servicios Públicos; Rafael Rivas, banquero de inversión, y los consultores de la firma norteamericana Tetra Tech.

Para José Miguel Mendoza, superintendente de Servicios Públicos, tras la intervención había preocupación porque los recaudos se desplomaran y algunas proyecciones advertían caídas de 5% en el recaudo. Sin embargo, ocurrió lo contrario: entre octubre y noviembre aumentó 0,5% y entre noviembre y diciembre, 1,1%. Salió mejor de lo que esperábamos”, dice.

Además, dos hechos han enmarcado el proceso: uno, la búsqueda de recursos para asegurar la prestación del servicio; y dos, la vigilancia y monitoreo permanente.

En el primero, para garantizar la prestación del servicio la Superintendencia tiene un fondo empresarial que se nutre de multas y excedentes de algunas entidades públicas para atender esta situación. Sin embargo, el caso de ECA desbordó los cálculos: el fondo apenas tenía $150.000 millones, que solo alcanzaba para la compra de energía de dos semanas.

Antecedentes

La tarea fue aumentar la disponibilidad de efectivo del fondo y se creó un esquema donde primero se le da una garantía de la Nación y luego un préstamo de la banca privada al fondo contra esa garantía. El proceso lo ganó el BBVA, que le prestó al fondo $320.000 millones y en segundo lugar quedó un crédito sindicado liderado por la Financiera de Desarrollo Nacional, con Bancolombia y Banco de Bogotá.

Con esos recursos –cerca de medio billón de pesos–, ECA tendría vida para unos 4 meses, en compra de energía, pago de nómina y pensionados. Según cálculos de la Superservicios, las medidas que se tomaron con la intervención podrían permitir que la empresa se fuera financiando con su propia caja. Esto en virtud de que se suspendieron los pasivos por $1,7 billones con la banca.

Foto: Javier Lastra, Agente interventor de Electricaribe

En lugar de que el fondo le preste la plata a ECA, la Superintendencia creó un esquema de garantías alternativas. El principal gasto de la empresa es la compra de energía, que exige garantías de pago y, si no las tiene, debe prepagar. Como no puede ir al sistema financiero, reemplazó la garantía que dan los bancos con la que da el fondo empresarial.

“Esto es importante porque la empresa recibe la energía, le entrega la factura, la recarga y con el recaudo paga su propia cuenta en el día sin tener que usar la plata del fondo empresarial para hacerlo. Este oxígeno financiero de la garantía alternativa es fundamental y garantíza hasta por medio billón de pesos para comprar energía”, dice Mendoza.

Entre tanto, la vigilancia y el monitoreo en la operación de la empresa se ha acentuado. El agente interventor Javier Lastra envía informes semanales sobre la operación de la compañía. Hay informes permanentes de auditores y revisores como Deloitte y PWC y se pidió acompañamiento de la Contraloría, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo.

Además, la Superintendencia investiga temas relacionados con la calidad y prestación del servicio en el pasado, que habrían incumplido los estándares en el número y duración de las interrupciones. También se analizan las tareas de facturación y los programas de recaudo para determinar si allí hubo o no desgreño administrativo o irregularidades.

Pero lo que pase con la intervención no es la única decisión que se viene en torno a ECA. En junio del año pasado Gas Natural Fenosa interpuso una controversia al Estado colombiano en virtud del acuerdo de protección a las inversiones entre España y Colombia y la reclamación ascendería a los 1.000 millones de euros. Para los españoles, en enero de este año se debió terminar el periodo de conciliación; sin embargo, para el Gobierno colombiano esa situación no es tan clara, pues aceptó la controversia solo en noviembre.

Independientemente de esta discusión jurídica, la demanda –como advierte una fuente del proceso– “viene porque viene”. Al parecer, ya fue notificada y el Gobierno inició el proceso de invitación a firmas de abogados para que defiendan al país en el caso. Ese proceso debe estar concluido en febrero.

El caso de ECA será fundamental no solo sobre el futuro energético de la Costa Caribe sino también sobre el papel y la labor de la Superintendencia de Servicios Públicos.

No se pierda: Electricaribe: ¡Adelante con la negociación!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?