| 4/3/2014 5:36:00 PM

Trabajo sí hay

Dos meses antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno lleva al Congreso tres proyectos que mejorarán el trabajo de miles de colombianos. Muchos se preguntan si es solo por cálculo político.

El 16 de mayo de 2013, representantes del gobierno nacional, centrales obreras y empresarios llegaron a un acuerdo para radicar ante el Congreso de la República tres convenios suscritos hace varias décadas entre Colombia y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El propósito fundamental de estos tres compromisos internacionales es mejorar las condiciones laborales de enfermeras, dirigentes sindicales y mujeres en estado de embarazo.

Sin embargo, fue solo hasta hace un par de semanas cuando el Ministerio de Trabajo radicó ante el Legislativo estos tres proyectos de ley. Algunos sindicatos se preguntan si esta demora, de casi un año, está directamente relacionada con el inicio de campaña presidencial o es apenas una coincidencia. Lo cierto del caso es que estos tres acuerdos, uno de ellos suscrito con la OIT en 1971, representan un gran avance en el largo y burocrático camino para mejorar las condiciones laborales de miles de trabajadores.

El convenio 149 mejora las condiciones laborales de unas 50.000 enfermeras del país y de 150.000 auxiliares; muchas de ellas no cuentan hoy con las mínimas condiciones de seguridad social. En la práctica, una vez aprobada y reglamentada la Ley, este personal médico tendrá mejores herramientas para reclamar el derecho a compensación de horas extras, trabajo dominical, jornadas laborales más acordes con su ritmo de trabajo e incluso vacaciones.

Para nadie es un secreto que la situación de miles de estas enfermeras y auxiliares es más que preocupante. Al menos la mitad está vinculada de manera indirecta (contrato tercerizado) y 70% tiene un salario entre el mínimo y $1,5 millones.

Otro convenio, el 183 de 1952, establece condiciones laborales para las mujeres en estado de gestación. Aunque la legislación colombiana avanzó positivamente en los últimos años en ese frente, un acuerdo internacional imprimirá mayores garantías a este tipo de trabajadoras.

El Convenio de la OIT y el Gobierno, que busca ser ratificado en el Congreso, de la República prevé evitar el despido por quedar embarazada, ratificar las 14 semanas de licencia y abrir una puerta para que este último beneficio pueda iniciar incluso antes del parto.

Por último, se incluyó el acuerdo 135, suscrito en 1971. Aquí los más felices son los integrantes de las mesas directivas de los sindicatos, pues se garantizan mediante un acuerdo internacional beneficios como el fuero sindical.

De acuerdo con dirigentes de la Confederación General del Trabajo, algunos empleadores utilizan todo tipo de estrategias para aislar a los dirigentes sindicales de la mayoría de trabajadores. La nueva Ley entregaría más garantías para ese ejercicio sindical.

Aunque los empresarios hicieron parte de las negociaciones con gobierno y trabajadores, hoy hacen más de una cuenta para saber cuánto les puede representar económicamente estos acuerdos. A su favor están los antecedentes, pues algunos de los decretos reglamentarios de otros convenios ratificados han tardado hasta 10 años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?