| 8/8/2014 2:40:00 PM

Los pendientes de Isagen

A dos semanas de darse la venta de Isagen, no todo está definido. Incluso el Partido Liberal y el Centro Democrático coinciden en su oposición a la operación.

Antes de que se acabe el mes de agosto –y si no pasa nada extraordinario– se hará uno de los negocios más grandes de los últimos años en el país: la venta de 57% de Isagen, la tercera generadora de energía del país, que está en manos de la Nación.

La operación puede superar los $6 billones, recursos que serán fundamentales para el desarrollo de los proyectos de infraestructura vial, en especial las concesiones de cuarta generación. Sin embargo, no serán días fáciles para el Gobierno, no solo por los pendientes en materia jurídica sino por la oposición política que se viene. Cuatro hechos enmarcan hoy la coyuntura.

1. Más líos políticos que jurídicos

No solo inconvenientes jurídicos pendientes tiene el proceso de venta de Isagen. Ahora también llegan tensiones políticas de opositores y hasta de los aliados del Gobierno. Esta operación logró unir posiciones políticas radicales: el Partido Liberal y el Centro Democrático harán, la segunda semana de agosto, un debate en el Congreso sobre la inconveniencia de la venta de Isagen, por ser un activo estratégico en el sistema de generación eléctrica del país y donde se espera que la carga política contra el Gobierno sea muy alta. A esto se suma que por los mismos días el Tribunal Administrativo de Cundinamarca se pronunciará sobre a la acción que encabezó el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe en torno a la venta. También el grupo Dueños de Isagen pondrá una tutela contra el Consejo de Estado pues el tribunal no se ha pronunciado sobre una acción de nulidad que se interpuso hace poco más de 10 meses. También se espera un fallo del Consejo de Estado ante un proceso que inició la Red de Justicia Tributaria al argumentar que el Gobierno violó la ley de sostenibilidad fiscal.

2. Los más opcionados

Según fuentes cercanas al proceso de venta de Isagen, GDF Suez y Duke ‘han picado en punta’. Ya las dos empresas tienen intereses en Colombia: la primera hace parte de Acolgen –el gremio de los generadores hidráulicos–y la segunda de Andeg –el de los generadores térmicos–. Suez tiene más de 60.000 megavatios de capacidad instalada y Duke tiene un poco más de 58.000 gigavatios. La sorpresa podría venir por el lado de la empresa China Huadian Corp., una de las cinco firmas de generación más grandes de China. Tras el retiro del consorcio de EPM y Cemig, del Grupo Argos, y las restricciones a la EEB, muchos analistas consideran que la opción de Gas Natural Fenosa se reduce por las dificultades que tiene una de sus filiales –Electricaribe– en la prestación del servicio en la Costa Atlántica y que no se explicaría cómo con ese nivel de inversión en Isagen no se dieran las que están pendientes en redes y subestaciones en la Costa.

3. En el peor de los mundos

Tanto EPM como EEB tienen participaciones accionarias en Isagen. La primera, más de 13% y EEB cerca de 2,52%. EEB y EPM –esta, en conjunto con la brasileña Cemig– estuvieron interesadas en quedarse con Isagen, por lo que no se montaron con el Gobierno en el proceso de venta. Cemig y EPM desistieron y la Superindustria le fijó a EEB varios condicionamientos para su participación. Sin embargo, pueden quedar en el peor de los mundos porque si quieren vender su participación –como es el caso de EPM– tienen que ajustarse a la ley 226 y los tiempos pueden ser muy estrechos si pretenden capitalizar el mayor precio posible de la subasta, ya que el ganador tendría que hacer una Oferta Pública de Acciones a los minoritarios con el mismo precio que le pagó al Gobierno. Si no se logra, vender esas acciones en el futuro no será fácil, pues el precio podría ser menor y los institucionales ya tienen una participación grande en Isagen y no sería interesante para otro estratégico.

4. La acción y los resultados

El precio de la acción de Isagen se ha situado en cerca de $3.200 en las últimas semanas. Algunos analistas consideran que podría estar por encima de $3.300, a medida que se acerque el día de la operación. Sin embargo, sus resultados en el corto plazo no fueron los mejores. Un análisis de Credicorp señala que, aunque entre abril y junio los ingresos de la empresa aumentaron 20,4% por mayores ventas de electricidad, este hecho se dio porque fue necesario comprar más energía –117,6% más que en el segundo trimestre del año pasado– para atender los compromisos de la compañía y con precios que registraron sus niveles más altos: $364,4 kilovatio/hora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?