| 8/8/2014 6:00:00 AM

Santos 2.0

Así será el Plan Nacional de Desarrollo para el segundo gobierno del presidente Santos. Tendrá enfoque regional y se priorizarán las obras para ‘construir la paz’. Banco Mundial ayudará en cinco frentes.

La hoja de ruta del segundo gobierno de Juan Manuel Santos ya está en elaboración. La directora del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Tatyana Orozco, le contó a Dinero la forma como se viene trabajando esta estrategia, que define el ADN y norte de cada gobierno. De acuerdo con la alta funcionaria, el Gobierno contratará un estudio con el Banco Mundial (BM) para trabajar en cinco frentes clave de la economía. Las conclusiones de esta investigación, que requerirá inversiones por $1.600 millones, estarán listas el próximo mes de diciembre. “Los resultados de dicho estudio serán la columna vertebral del segundo Plan Nacional de Desarrollo (PND) del presidente Juan Manuel Santos”, anunció.

Sin embargo, el estudio del BM no será el único insumo para el nuevo PND. Desde febrero, Planeación Nacional viene revisando una serie de investigaciones, estudios y análisis que suman unos 550 archivos. Por ejemplo, las cuatro misiones que se contrataron en los últimos años arrojaron 70 documentos, mientras que las recomendaciones de la Ocde suman otros 200. Además, Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, anunció que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está preparando una presentación con varias ideas que se convertirán en insumos en la discusión del Plan de Desarrollo. “Ya tuvimos un primer intercambio y ellos están dando unos retoques a la propuesta”, dijo Cárdenas a Dinero.

“Con base en todo ese análisis, se están perfeccionando 32 documentos que próximamente serán discutidos con los ministerios y el sector privado. Eso hace parte de la fase de construcción del Plan”, afirma Orozco.

El cronograma ya está definido por Planeación Nacional. Un primer documento de análisis y diseño del plan estará listo el próximo 24 de agosto, y el documento completo el 24 de octubre, el 15 de noviembre lo tendrá a su disposición el Consejo Nacional de Planeación y el 7 febrero de 2015 irá al Congreso de la República.

Una de las instrucciones del presidente Santos es que el Plan de Desarrollo tenga enfoque regional; eso significa que debe ser discutido en las regiones por las comunidades y por los mandatarios locales. “Por ejemplo, en el tema de vivienda es muy diferente lo que se requiere en una gran ciudad frente a las necesidades del campo, en el tema agrícola hay que mirar variables como el clima, lo mismo en infraestructura y los demás sectores”, dice Orozco.

Así las cosas, el periodo 2014-2018 estará marcado por dos argumentos filosóficos muy definidos: crecimiento verde y construcción de paz. El primero de ellos busca poner en equilibrio el progreso económico con la protección al medio ambiente y cambiar la percepción en cuanto a que los dos temas siempre van en contravía. En cuanto al segundo punto, la construcción de la paz, es evidente que el nuevo PND definirá la ruta de un país que empieza a solucionar el conflicto armado. En el Gobierno se empezará a dejar atrás el término posconflicto por el de ‘construcción de paz’.

Estudio del BM

El estudio que se contratará con el BM marcará el camino hasta 2018 y extenderá sus previsiones hasta 2024. Inicialmente se evaluará lo logrado en la década pasada (2004-2014) y a partir de allí se trabajará con una visión a 10 años en cinco frentes: energía, transporte, agua, aseo y TIC.

En el caso del capítulo energético, se definirá el camino a seguir para el gas natural y el licuado; también los sectores de minería y energía eléctrica. En transporte se subdividirá la investigación en los temas urbano; infraestructura de transporte –que incluye aeropuertos y puertos– y carga automotriz.

El tercer capítulo será aseo, un tema que viene cobrando especial importancia por las dificultades para conseguir rellenos sanitarios y por los vaivenes de los mandatarios locales en los esquemas de contratación.

También se incluye el tema del agua, matizado con el cambio climático y, por último, estará el capítulo de las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC). “En todos los sectores vamos a mirar el tema de los subsidios, es necesario revisar el esquema actual. No digo que se van a acabar, solo que se deben utilizar bien para cerrar las brechas”, explicó la directora de Planeación. El polémico y costoso –en términos fiscales– subsidio a los combustibles no se evaluará en este estudio.

En cada tema trabajará un técnico de Planeación Nacional, un experto del BM y un consultor externo. El equipo del Banco Mundial también entregará proyecciones de crecimiento económico a 2024, recomendaciones en materia de política social, sugerencias para financiar el plan de obras que se plantee, el marco institucional que se requiere para ponerlo en marcha, así como la regulación y posibles cambios legislativos.

No hay que perder de vista que en 2004 ya se había hecho un estudio similar con el BM. En ese momento, una de las recomendaciones del organismo era privatizar una parte del sector eléctrico, algo que a la postre se cumplió con la venta de las electrificadoras.

***

Los consultores externos

Estos son los consultores externos que trabajarán con el Banco Mundial y Planeación Nacional: Energía eléctrica: Isaac Dyner, decano de la facultad de Ciencias Naturales e Ingeniería de la Universidad Jorge Tadeo Lozano; gas: Iván Mario Giraldo, exdirector de planeación del Grupo Gas Natural; Minería: León Teicher, expresidente de Cerrejón; TIC: Cristian Lizcano, exdirector de la CRC; Aseo: Magda Correal, exdirectora ejecutiva de la Comisión de Regulación de Agua Potable (CRA); Infraestructura: Sergio Clavijo, director de Anif; transporte de carga: Sergio González, exviceministro de transporte de Chile y en el tema de transporte urbano: Andrés Pizarro, gerente de proyectos de transporte para el Banco Mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?