| 11/10/2016 12:00:00 AM

El plan de Peñalosa para mejorar la seguridad de Bogotá

Los habitantes de Bogotá piensan que es una ciudad insegura. ¿Qué plan tiene la actual administración para mejorar la seguridad de los bogotanos?

La mayor parte de los ciudadanos cree que Bogotá no es segura. En la última encuesta de percepción de seguridad de la Cámara de Comercio, por ejemplo, una alta proporción de los participantes (40%) manifestó que algún miembro de su familia fue víctima de un delito en el primer semestre del año. Además, el porcentaje de víctimas tuvo una tendencia creciente, en promedio, durante las dos administraciones anteriores.

En consecuencia, la inseguridad constituye una de las preocupaciones más perturbadoras para los ciudadanos. Por tal motivo, la administración Peñalosa propuso combatirla para mejorar la calidad de la vida en Bogotá.

Con este propósito creó la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, a la cual asignó un presupuesto de $1,7 billones entre 2016 y 2020, que incrementó la capacidad anual de gasto del sector en equipamiento, tecnología e infraestructura en 109%.

Esta Secretaría, a cargo del economista experto en estos temas, Daniel Mejía, tiene la tarea de diseñar y liderar la implementación de las políticas de seguridad en la ciudad, para disminuir la delincuencia, reducir el número de víctimas de los delitos y acabar con la inseguridad. También debe articular el sistema de justicia para mejorar el acceso de los ciudadanos a los mecanismos de justicia formal y no formal. Además, tiene que coordinar el trabajo con las entidades nacionales y la fuerza pública encargadas de velar por la seguridad en el país.

La cooperación de estas instituciones es vital para eliminar el déficit de pie de fuerza policial por habitante que tiene la ciudad, en comparación con otras 17 áreas metropolitanas del país, entre las cuales ocupa el último lugar. Este trabajo ya está en marcha, gracias al compromiso del Ministerio de Defensa y de la Policía Nacional.

De manera coloquial, el Secretario de Seguridad describe la política a su cargo compuesta, en primer lugar, por una línea dura de control del crimen, que se implementa con la colaboración de la Fiscalía, la Policía Metropolitana y el Ejército Nacional. Y, en segundo lugar, por una línea blanda de prevención y cultura ciudadana, para evitar que grupos poblacionales en riesgo caigan en actividades delictivas. Con este fin se implementan programas dirigidos a eliminar el consumo problemático de sustancias psicoactivas y a promover una utilización constructiva del tiempo libre de los jóvenes, en actividades como el deporte, el arte y la recreación.

Para cumplir con sus funciones, la Secretaría tiene tres Subsecretarías. La de Seguridad y Convivencia se encarga de los programas de prevención de los delitos y de promover la cultura ciudadana. A la Subsecretaría de Acceso a la Justicia se le encomendó el funcionamiento del Sistema Distrital de Justicia, la promoción de la aplicación del principio de oportunidad a los adolescentes en conflicto con la ley y la operación de la Cárcel Distrital. La Subsecretaría de Inversiones y Fortalecimiento de Capacidades Operativas reemplaza al Fondo de Vigilancia y Seguridad en la administración de los recursos destinados a la seguridad. Su funcionamiento eficiente y pulcro elimina la mala gerencia, la pésima interventoría y la corrupción que caracterizaron la gestión de los fondos del sector en algunas de las administraciones anteriores, cuya consecuencia fue una provisión ineficaz de la seguridad en la ciudad.

Tanto el Alcalde Mayor como el Secretario de Seguridad creen que la reducción de la inseguridad requiere la mejor tecnología disponible y una estrecha cooperación entre los organismos encargados de velar por la integridad física y los bienes de los ciudadanos.

Por tal motivo, la administración destrabó la construcción del Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo de Bogotá (C4), para poner en operación su primera etapa en mayo pasado y continuar su equipamiento tecnológico.

El C4 será el núcleo de la lucha contra el delito y la atención de emergencias en la ciudad, ofrecerá los servicios básicos para solucionar los incidentes ambientales, sanitarios, de convivencia y de seguridad ciudadana. Para ese propósito integrará 7 agencias: el Número Único de Seguridad y Emergencia (Línea 123), el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias, el Cuerpo de Bomberos, la Secretaría de Movilidad, el Instituto Distrital de Gestión del Riesgo y Cambio Climático, la Policía Metropolitana y el Centro Automático de Despacho. Estas entidades dispondrán de una tecnología de información y comunicaciones de punta, que facilitará la respuesta, la prevención y la emisión de alertas tempranas sobre los incidentes que afectan la seguridad ciudadana y las emergencias ambientales y sanitarias que pongan en riesgo la integridad física de los ciudadanos. En el C4 también se llevará a cabo el monitoreo de las 577 cámaras de seguridad que tiene la ciudad y de las 4.000 nuevas que se instalarán en los próximos tres años.

El principal delito que afecta a los bogotanos es el hurto, sufrido por 80% de las víctimas directas, seguido por los robos en las residencias (5%) y los establecimientos comerciales (5%), las lesiones personales (5%), los robos a los vehículos (3%) y otros (2%). Las personas padecen la mayor parte de los robos por “raponazo” (41%), en ocasiones en que no se percatan (27%), mediante engaños (12%), fleteo (8%) y otros métodos (12%). Con frecuencia los robos ocurren en la calle (52%), en el transporte público (17%) y en los locales comerciales (15%), en las residencias (8%) y en otros sitios (8%). Los bienes más hurtados son los teléfonos móviles (40%), los artículos personales (27%), el dinero (26%) y otros objetos –electrodomésticos y enseres del hogar, computadores, autopartes y bicicletas– (7%). En su corto periodo de vida, la Secretaría ha logrado una reducción importante de la mayoría de esos delitos.

Como en Bogotá el crimen está concentrado, la Secretaría lidera la intervención en 754 puntos críticos de seguridad –como El Bronx, San Bernardo, La Estanzuela y Cinco Huecos–, con base en un trabajo coordinado con la Policía Metropolitana, la Fiscalía y el Ejército. Además, se han desarticulado más de 50 bandas que se dedicaban al microtráfico, hurto de celulares, delitos en entornos escolares, fleteo, homicidios y hurto de vehículos.

La seguridad dejó de deteriorarse en el primer semestre del año. En la encuesta de la CCB, 6% opinó que se redujo y 53% consideró que sigue igual. Sin embargo, la lucha contra la inseguridad apenas comienza.

Lea también: Bogotá será sede mundial de la mediación y la conciliación

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?