| 5/1/2015 6:00:00 AM

¡Se arrienda!

La administración Petro le apuesta a una alianza con las inmobiliarias para una rueda de negocios de “arrendamientos”. Así es el proyecto.

Las relaciones entre la Alcaldía de Bogotá y los representantes del sector de vivienda en la Capital no han sido las mejores.

Esto podría empezar a cambiar, si resulta exitosa la rueda de negocios de arrendamientos que está organizando la Administración Distrital, y que podría beneficiar a por los menos 2.800 familias que viven en zonas de alto riesgo y que deben ser reubicadas.

Actualmente el Distrito cuenta con un sistema para diagnosticar a la población vulnerable que vive en zonas donde se pueden dar inundaciones, derrumbes o incendios. Para enfrentar la problemática, se estableció un sistema de subsidios de arrendamiento que permite reubicarlos temporalmente.

Según José Andrés Ríos, director de la Caja de Vivienda Popular, entidad adscrita a la Secretaría de Hábitat y encargada del proyecto, la entrega del subsidio de arrendamiento se había convertido en un problema, pues no había un mecanismo de asignación eficaz para garantizar buenas condiciones de vida a las personas y el buen uso de los recursos del subsidio, que va de $340.000 a $640.000 mensuales. Este rubro representa $12.251 millones del presupuesto de Bogotá al año.

Aquí es donde aparece el sector inmobiliario de la capital. Según explica Ríos, la Subsecretaría de Inspección, Vigilancia y Control de Vivienda, de la Secretaría de Hábitat, cuenta con un registro del negocio inmobiliario en la capital. Con base en la información de la Subsecretaría, se identificaron las 18 inmobiliarias más grandes y se las convocó para que prepararan su oferta de arrendamientos en las 10 localidades de Bogotá donde opera el programa.

Estas inmobiliarias fueron convocadas para una rueda de negocios de arrendamientos que tendrá lugar el 6 de junio en la Plaza de los Artesanos en Bogotá. Allí, las firmas les mostrarán a los beneficiarios del programa la oferta de arrendamientos que tienen en estas zonas para que así puedan escoger la mejor opción.

“La meta es que el 31 de diciembre las 2.800 personas queden fuera de riesgo”, señala Ríos. Si el mecanismo resulta exitoso, podría idearse también un procedimiento para encontrar soluciones definitivas a la habitabilidad para estas personas, a través de un mecanismo de arrendamiento con opción de compra o de compra de vivienda usada. Esa oferta saldría del mismo portafolio de las inmobiliarias convocadas.

“Ya hubo reuniones previas y mucha receptividad por parte de las inmobiliarias”, dice Ríos.

De esta manera, el Distrito le apostó a buscar una solución a una política, convocando al sector privado con mecanismos de mercado. Habrá que ver los resultados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?