Dinero.com Revista Dinero

Mauricio Cárdenas, Ministro de Hacienda.

| 12/14/2012 4:00:00 PM

Otro articulito

Al cierre de esta edición, el Gobierno intentaba meter en la reforma tributaria un impuesto de 5% a los dividendos. ¿Cuáles serían sus implicaciones?

Una de las medidas incluidas en la reforma tributaria y que va a generar mayor polémica entre los empresarios, si es aprobada en el Congreso de la República, es la idea de gravar el giro de dividendos con una tarifa del 5%.

Esta era una de las propuestas incluidas para el debate en plenarias del Congreso. El tema fue planteado por varios congresistas y contaba con el aval del Gobierno. La discusión se debía llevar a cabo en las plenarias de Cámara y Senado en la última semana de sesiones legislativas de este año.

Gravar los dividendos busca promover la capitalización de las empresas e impedir el giro de utilidades, pues el impuesto solo se activa cuando los accionistas reciben el dinero correspondiente a cada vigencia.

Según el tributarista Horacio Ayala, esa medida no se aplica en Colombia desde hace 26 años, cuando el gobierno de Virgilio Barco propuso al Congreso la unificación de la tarifa de renta solo en cabeza de las sociedades.

La práctica de gravar los dividendos es habitual en los sistemas tributarios de Estados Unidos y Europa. Así que Colombia no estaría incluyendo una innovación a su estatuto de impuestos.

Sin embargo, la norma ha tenido sus detractores. Para algunos expertos del mercado de valores, el tema podría golpear el mercado accionario, pues muchos inversionistas interpretarían que se trata de un impuesto nuevo. Sin embargo, el Gobierno y el Congreso consideran que, al final del día, el valor del impuesto siempre será el mismo, solo que una porción quedará en cabeza de la compañía y otra porción en cabeza del accionista.

El otro asunto es la progresividad del gravamen, porque lo que advierten los expertos es que quienes más giros de utilidades reciben deberían tener una mayor tarifa. Estas consideraciones deberían haber sido tenidas en cuenta por los congresistas a la hora del debate que se desarrollaba al cierre de esta edición.

Peligro por micos

El otro asunto clave con la reforma tributaria será la discusión de casi 175 proposiciones aditivas que presentaron muchos congresistas. En el listado había desde exclusiones de IVA hasta la idea de revivir el impuesto al consumo para los restaurantes.

De acuerdo con el representante a la Cámara por Bogotá, Ángel Custodio Cabrera, este fue uno de los temas neurálgicos durante las últimas reuniones entre el Gobierno y las bancadas del Congreso.

La administración del presidente Santos se había negado a avalar buena parte de esos artículos, pues muchos de ellos corresponden a medidas muy específicas que buscaban solo el beneficio de ciertos sectores.

Esa es la manera tradicional como se han aprobado muchas de las anteriores reformas tributarias: artículos con nombre propio que buscaban dar gabelas a ciertos sectores o productos.

El resultado de esa costumbre fue un estatuto tributario lleno de perforaciones que hacían muy difícil la liquidación y el recaudo de impuestos.

Aunque el pulso en el Congreso ha sido durísimo, si la reforma pasa finalmente, serán necesarias un par de semanas para decantar todas las medidas aprobadas. Solo entonces se tendrá una idea clara de hasta dónde llegó este ajuste a los impuestos y cuál será su impacto real en la vida diaria de las personas y las empresas. La expectativa es muy grande.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

}
>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×