Revista Dinero

“Quieren gravar la canasta familiar y aumentar los impuestos de los asalariados y no se preocupan por los dineros que van a los paraísos fiscales”, dice el senado Juan Mario Laserna.

| 5/23/2012 6:00:00 PM

No hay cuña que más apriete

Juan Mario Laserna, cabeza visible de las comisiones económicas en el Congreso, se va lanza en ristre contra la Reforma Tributaria del Gobierno. Entrevista con Dinero.

A la reforma tributaria del ministro Juan Carlos Echeverry le salió un férreo crítico. Y viene de su propio partido, el Conservador. Se trata de una de las opiniones más calificadas en materia económica del Congreso: el senador Juan Mario Laserna, excodirector del Emisor y uno de los economistas jóvenes más reconocidos.

En entrevista con Dinero, Laserna critica el IVA a la canasta familiar y el aumento de impuestos a los asalariados: dice que eso es incoherente, pues no se tocan los paraísos fiscales.

Si uno quiere construir una sociedad más justa tenemos que sincerarnos, mostrar las cartas para que todos pongan realmente lo que les toca. Hay que formalizar a los ricos, dice el congresista. Estas son sus respuestas.

— Ha estado bastante crítico con la reforma tributaria. ¿Por qué?

Porque quieren gravar la canasta familiar y aumentar los impuestos a los asalariados y no ocuparse de uno de los problemas de evasión más grandes que tiene el país que son los dineros que van a los paraísos fiscales. Por ejemplo, no se ha reglamentado el artículo del estatuto tributario sobre paraísos fiscales y se han dado señales políticas equivocadas.

— ¿Cuánto le vale esto al país?

No, no hay ninguna estimación pero aquí hay individuos y familias muy ricas que no existen para la Dian. Muchos colombianos han escondido sus capitales en paraísos fiscales a pesar de que sus activos están acá en Colombia. Tan solo el año pasado entraron a Colombia US$1.000 millones de inversión extranjera desde paraísos fiscales, buena parte de esa plata puede ser dinero de colombianos. Por ejemplo, las casas de Peñalisa o los condominios en Mesa de Yeguas legalmente son propiedad de compañías panameñas, pero en realidad son colombianos que no las tienen en su declaración. O algunas de las transacciones más grandes que ha habido en Colombia se han hecho todas por fuera.

— Pero eso no es ilegal…

No es ilegal y la evasión tributaria en Colombia no es penal. Pero es una manera de defraudar al fisco. El líder británico David Cameron está en medio de un escándalo pues su padre construyó su fortuna aprovechando ventajas impositivas que ofrecen paraísos fiscales como los de Panamá o Ginebra. Lo mismo sucede con la principal accionista de L’Oréal, la mujer más rica de Francia, Liliane Bettencourt. El Banco Suizo UBS ha accedido a entregar 4.450 nombres de sus clientes estadounidenses al fisco norteamericano. El mundo le está cerrando el cerco a los paraísos fiscales.

— ¿Y en Colombia?

Yo quisiera que Colombia hiciera algo parecido con Panamá, donde pasan una cantidad de cosas. Allá se pagan todas las comisiones de las mordidas en Colombia y se volvió una costumbre que las grandes licitaciones se las ganen compañías inscritas en ese país, donde finalmente no se conoce quién es el beneficiario real. Ellos tienen la información, deberíamos presionar para pedirla pero hay demasiados intereses. Lo que estoy diciendo es que si uno quiere construir una sociedad más justa tenemos que sincerarnos, mostrar las cartas para que todos pongan realmente lo que les toca.

— ¿Y la idea es meter eso en la reforma tributaria?

(Juan Ricardo) Ortega es muy consciente y, por eso, creo que es la reducción de la ganancia ocasional al 10%. Si usted grava la salida a paraísos fiscales y reduce la ganancia ocasional genera incentivos para que la gente se quede y se legalice. Pero he visto oposición muy fuerte a estas medidas desde la Andi y Fenalco.

— Ya les mostraron la reforma tributaria. ¿Le gustó? ¿Cómo la vio?

Nos mostraron los conceptos generales de la reforma. Pero es como estar de acuerdo o no con un libro de filosofía. No se conocen los detalles, que es donde se puede determinar si genera más equidad. El diablo está en el detalle. Sin embargo, hay señales encontradas que preocupan, como el IVA a los automóviles, pues no hay coherencia con las políticas de transporte público, y los problemas de circulación que existen. O el aumento de los impuestos a la nómina pues va en contra de la formalización de la economía.

— ¿Cómo está el ambiente en el Congreso?

El Partido Conservador se ha sentido maltratado pues lo relegaron. Mientras que Cambio Radical está crecido y le dieron un Ministerio con gran capacidad para gastar, lo cual no ha caído muy bien dentro de la U, que siente que con la ley de transfuguismo y una posible reunificación liberal la van a despresar. Entonces, la tributaria se convierte en el medio para presionar al Gobierno. Por esto, las discusiones han sido totalmente etéreas y abstractas.

— ¿Y eso es lo que explicaría todo el misterio alrededor de la tributaria y que aún no se conozca el texto definitivo?

Yo creo que tienen razón en mantenerla en reserva. Este tipo de saltos estructurales tiene unos costos individuales muy grandes. Una reforma de esas si usted la mantiene abierta mucho tiempo se le puede caer pues todo el mundo comienza a meterle cosas.

Eso es un problema que en economía lo llaman el dilema del prisionero, donde individualmente se pierde pero, si pasa todo, colectivamente estaremos mucho mejor.

— ¿Y qué va a pasar con el tema del lobby en el Congreso y toda la presión frente a la tributaria?

No hay que satanizar el lobby, es parte de la democracia y, aunque creo que hay que reglamentarlo, hay que oírlos a todos. Por esto pienso que va a ser más fácil si usted logra tener poco tiempo abiertas las discusiones y que el Gobierno pueda imponer unidad nacional para poder sacar una reforma estructural. Es decir, se buscan unos consensos sobre los beneficios, las pelas y listo. Para imponer unidad nacional, el Gobierno tendría que estar bien con los partidos y no lo está.

— Con este panorama, ¿ve superada o fracasada la reforma tributaria?

Toca ver como la juegan. Yo creo que la tienen que jugar en el segundo periodo y tenerla abierta lo menos posible. Pero va a ser muy controvertida y bien difícil pues todo el mundo va a intentar sacarle cosas al gobierno nacional. Tal vez por eso el Gobierno ha comenzado a apretar. Hay que asegurarse de que estén ciertos temas. Pero creo que el Gobierno tiene con qué sacarla, aunque le va a salir costosa.

— ¿Por qué el tema de impuestos sobre pensiones no se ha discutido?

No lo he visto pero yo creo que se debería hacer. Porque esas pensiones de más de $15 millones son el colmo. Un congresista gana más jubilado que cuando está activo porque le descuentan menos tributariamente. Yo creo que eso hay que hacerlo algún día. Pero hay una oposición muy fuerte entre los exmagistrados y excongresistas.

— Y los mismos congresistas actuales también se oponen. ¿O no?

Los congresistas viejos, los de mi generación ya no alcanzamos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×