| 10/17/2014 6:00:00 AM

Cuna empresarial

Tocancipá es uno de los pocos municipios que se da el lujo de tener 80% de su población en el régimen contributivo. ¿Cómo lo logró? Atrayendo a 30% de las 50 empresas más grandes del país.

El fácil acceso a fuentes de agua ha sido uno de los imanes tradicionales para escoger la ubicación de una empresa, pero –paradójicamente– el cambio climático y las inundaciones que sufrieron varias zonas del país han hecho que hoy uno de los atributos clave a la hora de escoger una locación es que en ella se pueda estar protegido ante posibles desbordamientos de agua.

Esto ha beneficiado a municipios como Tocancipá (Cundinamarca), que si bien ha sido sede de grandes empresas desde principios de los 90, en los últimos cinco años ha vivido un boom industrial de firmas que quieren situarse cerca a Bogotá (están a 47 kilómetros), sin riesgo de que sus instalaciones se inunden. Actualmente 30% de las 50 empresas más grandes del país tienen sede en esta población de 32.000 habitantes.

Una de las primeras en llegar (en 1992) fue la Cervecería Leona, que luego pasaría a ser Bavaria. Hoy es la planta más destacada de la cervecera en el país y la séptima en la plataforma global de SABMiller (la dueña de Bavaria). Dos años después, el turno fue para Kimberly, que en este municipio produce sus pañales desechables Huggies. También se instalaron el fabricante de envases Crown Colombiana, la firma de cosméticos Ebel, Ecopetrol con su planta de nafta, Sika en impermeabilizantes, Cartón de Colombia, la siderúrgica Diaco, Eterna y Quala, entre otras, al tiempo que se construyeron parques industriales como el Gran Sabana, que alberga 34 empresas.

Actualmente se levantan la Zona Franca de Tocancipá y el primer clúster de bebidas no alcohólicas del país, que desarrolla Femsa, el embotellador independiente más grande de productos Coca-Cola en el mundo.

Leonilde Arredondo, gerente de la zona franca, explica que en su desarrollo se han invertido $60.000 millones y que para cuando ya estén instaladas las 40 empresas que esperan alojar, las inversiones podrían alcanzar los US$1.000 millones. Entre los nuevos recursos que están llegando se destaca el de la firma colombiana Global Technology Services, que pondrá en funcionamiento un data center al que destinó $15.000 millones. También está la venezolana Mantos Andinos, que destinó US$15 millones en su fábrica de productos derivados del asfalto; la cervecera Bogotá Beer Company montó una planta para producir 60.000 hectolitros de cerveza al año y en ella invirtió US$40 millones.

Este parque industrial contará además con una empresa de confección de ropa interior femenina que generará alrededor de 700 empleos para mujeres cabeza de familia, una ensambladora de motos, una fábrica de pisos de concreto, una fábrica de marroquinería, otra de pigmentos vegetales y dos de alimentos.

El atractivo

Quienes se ubican en zona franca tienen la ventaja de pagar menos impuesto de renta (15% vs. 32% de las empresas que no disfrutan de ese régimen) y no pagan Cree, pero además en el caso de Tocancipá se benefician de una exención parcial del impuesto de Industria y Comercio –ICA– durante cinco años.

Carlos Julio Rozo Moreno, alcalde de este municipio, considera que lo que atrae a las empresas no son solo los beneficios tributarios, sino también la facilidad de acceso y la seguridad, pues a diferencia de otras urbes de la Sabana, que se han convertido en receptoras de desplazados, acá la población es mayoritariamente de la zona y hay poco conflicto, en parte porque uno de los requisitos para que las compañías entren al municipio es el compromiso de contratar personal local.

El resultado: Tocancipá tiene un nivel de desempleo inferior al nacional y tan solo 20% de sus habitantes están en el régimen subsidiado de salud, el resto están en el contributivo, una cifra de la que se pueden ufanar muy pocas zonas del país.

Su creciente tejido industrial ha convertido a Tocancipá en uno de los contados municipios que cada vez depende menos de los giros del Gobierno para funcionar. Las 110 empresas que operan en su suelo le sirvieron para recaudar $40.000 millones de ICA el año pasado y para que la calificadora Value & Risk Rating le mantuviera la nota de A, que indica la existencia de una buena capacidad de pago de intereses y capital.

La calificadora destaca que el recaudo provenga de empresas que han establecido una amplia infraestructura para sus procesos productivos, lo que refleja su visión de largo plazo en la región y una baja probabilidad de migración a otras zonas del país, aunque alerta por la excesiva concentración de los contribuyentes, pues Bavaria aporta cerca de 30% del ICA.

El acalde Rozo explica que por este motivo también están buscando ampliar el recaudo del predial, por el cual recibieron $6.000 millones el año pasado y desatrasarse frente a municipios vecinos como Chía y Cajicá, que tienen mayores ingresos por predial, pues tienen más vocación residencial que industrial. Ya tienen aprobadas las licencias para la construcción de unos seis proyectos de vivienda estrato 3 y 4.

Otro sector que le quiere sacar jugo a este municipio, que junto con las empresas alberga el tradicional parque Jaime Duque y al autódromo, es el del turismo. La Universidad Manuela Beltrán planea construir allí un hotel cinco estrellas para los ejecutivos de las compañías que están ubicadas en esa zona y para eso una de sus promesas es la de un helipuerto.

Igualmente, el grupo empresarial Oikos construirá el hotel Popart para atender a los huéspedes industriales. Allí invertirá US$15 millones en 160 habitaciones y un centro de convenciones. La meta es inaugurarlo en 2016.

Aunque sus pocas probabilidades de inundarse en época de invierno son una de las ventajas que más destacan los tocancipeños, lo cierto es que con las dificultades para conseguir finca raíz en Bogotá y los problemas de tráfico que sufren zonas como la de la calle 13 o la 80, la Sabana se convierte en una de las regiones con más futuro para el desarrollo industrial del país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?