| 2/1/2012 6:00:00 PM

Metamorfosis partidista

El Polo, los conservadores y el Partido Verde acaban de iniciar un proceso para transformarse. La agenda económica y ambiental hace parte de su reencauche. ¿Cuáles serán sus posturas frente a las reformas del Gobierno?

Por estos días el Polo Democrático, el Partido Conservador y los Verdes parecen estar transitando por la senda del cambio. Sin siquiera sospecharlo, los tres movimientos les están metiendo simultáneamente el hombro a reformar sus estatutos, unificar posiciones políticas y definir una actitud frente a las decisiones del gobierno nacional, entre ellas las económicas. Se trata de un proceso de reingeniería y modernización encaminado a retomar el liderazgo que alguna vez tuvieron.

Clara López Obregón, la presidente del Polo; Efraín Cepeda, presidente de partido Conservador, y Carlos Ramón González, director nacional de los Verdes, le explicaron a Dinero los intríngulis de esta nueva etapa, en la que la agenda económica y la ambiental son prioritarias.

Verde que te quiero verde

Los Verdes se están remozando y quieren traducir el golpe de opinión que generaron en la pasada campaña presidencial en un verdadero movimiento político. Sus directivos trabajan en una reorganización para darles presencia a las regiones en la dirección nacional del partido.

Uno de sus retos es que el pensamiento de sus militantes –provenientes de diversos sectores– se debe convertir en un conjunto de creencias compartidas. Carlos Ramón González, director nacional del Partido, está convencido de que la fórmula para lograr esa cohesión está en los espacios de discusión.

“Estamos de acuerdo en que queremos liderar las agendas ambientales y educativas de Colombia –explica González–. Además de continuar con la defensa de la niñez, tema en el que la senadora Gilma Jiménez ha ejercido un papel fundamental”.

Y, aunque hoy el partido está dentro de la Unidad Nacional, no está dispuesto a tragarse los reparos que encuentre frente al Gobierno. Al igual que el Polo, los Verdes creen que la locomotora minera se ha convertido en una depredadora del medio ambiente. “El Ministerio de Minas está aprobando a diestra y siniestra licencias de explotación minera en páramos que superan los 3.500 metros de altura. Eso no está permitido y por ello le vamos a pedir al Presidente que acate las leyes”, señala González.

Otro tema obligado es el de Antanas Mockus. ¿Volverá o no?

Según González, nadie lo ha invitado porque las heridas son muy recientes y hay que darles tiempo para que cicatricen. “Hemos sido muy benévolos con Mockus, pero con él uno no sabe a qué atenerse. Tanto así, que él y el partido todavía estamos debiendo $7.000 millones de la campaña presidencial y nunca le hemos dicho nada. No sabemos qué va a pasar con eso”.

Opositores por naturaleza

"Uno no puede decir que el Polo democrático se robó a Bogotá. Hay que poner las responsabilidades en donde corresponde, para que nuestros militantes vuelvan a salir a la calle con las camisetas del partido puestas sin que la gente los escupa”, dice Clara López Obregón.

Pero más allá de exorcizar estos demonios, el Polo está concentrado en reformar sus estatutos internos y en fortalecer su espíritu opositor frente a las propuestas del gobierno nacional.

A juicio de López, la ley de regalías quedó marcada con un rótulo de inequidad. Pone como ejemplo el municipio de Marmato (Caldas), que recibe 0,4% de regalías por la explotación aurífera que allí pulula. “Ahora, a cambio de una regalía irrisoria, sin tener en cuenta los derechos de los mineros tradicionales, quieren trasladar el pueblo y entregarle la explotación a una multinacional representada por la ex canciller María Consuelo Araújo”, señala.

Además, el partido le exigirá al Gobierno no poner en vigencia el TLC con Estados Unidos sin antes construir una agenda interna en la que participen los sectores agrícolas y manufactureros que se verán más afectados. En igual sentido se pronunciará frente a un eventual TLC con Corea que, a su juicio, está diseñado para que Colombia compre gran cantidad de productos en el sector automotor pero les venda muy poco a los asiáticos.

Frente a la reforma tributaria, López es lapidaria: “están hablando de unos cambios en el IVA que van a golpear a los sectores menos favorecidos y a beneficiar a los ricos. Es un impuesto regresivo en el cual quieren fincar el aumento de los recaudos y eso es inaceptable en un país como Colombia, que tiene el ingreso más inequitativo del continente”.

Los nuevos godos

Desde finales de diciembre pasado, el Partido Conservador tiene un solo propósito: darse un segundo aire. Tanto así que un grupo de ‘notables’, en el que aparecen nombres como el del periodista Juan Gabriel Uribe, la ex ministra de Defensa Marta Lucía Ramírez, el empresario Manuel Santiago Mejía, el líder gremial Guillermo Botero y el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, aceptó el reto de encontrar, al lado de los militantes del Partido, ese respiro. A finales de marzo próximo distintas comisiones temáticas deberán entregarle un diagnóstico al Partido, los resultados serán puestos a consideración del Congreso Conservador y de allí saldrá la hoja de ruta.

Pero mientras llega ese día, los conservadores, hoy bajo la batuta de Efraín Cepeda, saben cómo van a jugar en la mesa de unidad nacional, de la cual hacen parte. Proyectos como la ley de desarrollo rural y la reforma tributaria van a contar con el aval del partido. No solo porque comparten su espíritu sino porque los Ministros que las promueven son de origen conservador.

Según Cepeda, ese mismo apoyo le dará su partido a la reforma pensional. “Es absolutamente necesaria –dice–. Los recursos que se están incluyendo anualmente en el presupuesto general son exagerados para atender a tan pocos pensionados”.

Además, el partido le dará impulso a uno de sus proyectos bandera, el de los microcréditos, aprobado en el Senado y hoy en manos de la Cámara, que obligaría a las entidades financieras del país a destinar un porcentaje de sus carteras a los microcréditos para los estratos 1, 2 y 3.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?