| 1/26/2015 10:20:00 AM

Mándeme un mensaje

Un nuevo capítulo en las continuas diferencias en el sector de telecomunicaciones está en pleno proceso: la disputa de las redes del sistema bancario contra Claro por los precios de los mensajes de texto.

A finales del año pasado, mientras se discutía en el mercado de celulares el tema de cobros de acceso entre los operadores, otros frentes de debate se encendían.

Una resolución de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) de abril del año pasado, tiene hoy enfrentadas a las redes bancarias, de algunos bancos por el precio de los mensajes de texto.

La regulación de la CRC busca que terceros puedan prestar servicios a través de mensajes de texto, desarrollando nuevos segmentos de negocios, pero muy especialmente que se faciliten las transacciones financieras. Si bien el mercado de teléfonos inteligentes viene creciendo, la velocidad de internet no es la misma, ni su cobertura. Así, los mensajes de texto se convierten en una herramienta clave pues se reciben con mayor facilidad y son un mecanismo mucho más democrático. Más aún cuando uno de los retos del país es lograr una mayor penetración de los servicios de la banca y darles mayor transparencia y facilidades a millones de usuarios.

Las reglas permiten la interconexión de terceros otorgándoles mayor control y eficiencia en el modelo de negocio. En el caso bancario fue uno de los primeros pasos para la aplicación de la Ley Pague Fácil Pague Digital en donde –a través de la plataforma de la telefonía móvil– se puedan hacer operaciones, como giros y manejo de cuentas de ahorro simplificadas, entre otros servicios. Para el sector financiero son dos los focos de atención en mensajes de texto: la banca móvil y sus transacciones, y todo lo que está relacionado con notificaciones de las operaciones.

La pelea

El florero de Llorente fue que la medida incluyó una tarifa por mensaje de un poco más de $9, cuando en los contratos establecidos entre Claro y las redes, según el operador, tiene en promedio un precio de $22.

Los bancos y algunas empresas que prestan servicios a través de mensajes de texto solicitaron a Claro que ajustara los valores de los contratos vigentes a los precios fijados por la CRC. Sin embargo, según estas entidades, la respuesta del operador más grande de telefonía móvil en el país fue negativa.

El argumento de Claro es que la resolución de la CRC corresponde a la regulación de cargos de acceso, en tanto que la relación que los une a ellos con las entidades financieras es un contrato de prestación de servicios de transporte de mensajes cortos de texto, y no es aplicable la decisión de la comisión. Considera que el valor de los mensajes de texto a los que hace referencia la regulación no incluye servicios como facturación, reclamos, encriptamiento y soporte. Según la compañía, en la misma resolución de la CRC se establece que el valor es únicamente por el acceso y no por los servicios adicionales.

Además argumenta que les comunicó a las empresas bajo qué modelo querían seguir su vinculación –mantener el contrato o tomar el camino del precio de acceso– pero no obtuvo respuesta.

Esto dio inicio a una verdadera batalla jurídica. Por un lado, la Asociación Gremial de Instituciones Financieras y Credibanco; por el otro, Redeban Multicolor junto con los bancos Davivienda, Caja Social y Citi Colombia, y hasta la firma Colombitrade, que asesora empresas en operaciones de mensajes de texto, interpusieron ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) tres demandas por competencia desleal contra Claro, mientras la CRC también adelanta investigaciones en torno a este tema.

¿Por qué por competencia desleal? Para varios de los demandantes la infracción de la resolución de la CRC le representa una ventaja competitiva frente a sus competidores directos que le permite “devengar, como ingresos, unas sumas sustancialmente mayores a las que tiene derecho” y alertan sobre la posibilidad de que Comcel (Claro) se convierta en un proveedor de contenidos y aplicaciones (PCA), que limitaría la posibilidad de llegada de nuevos jugadores.

Por estas razones las empresas solicitaron ante la SIC medidas cautelares que obligaron a Claro a ajustar las tarifas, mientras se realiza la investigación respectiva. La entidad, en tres documentos, ordenó a la empresa celular “adecuar inmediatamente las tarifas de remuneración reduciéndolas a los topes regulatorios” y encontró en la fase inicial y que dio pie para la aprobación de las medidas que “la infracción que se acreditó sumariamente le representa una ventaja competitiva significativa a Comcel, toda vez que aun cuando cobre las tarifas por encima del tope, las solicitantes no tendrán más opción que pagar a fin de poder ofrecer sus servicios a los clientes que tienen como operador celular a Comcel”.

También recuerda que Claro tiene posición dominante en el mercado de voz saliente móvil lo que indica que por tener un mayor número de usuarios, las empresas solicitantes de las medidas no pueden prescindir de esta relación comercial.

Hilda Pardo, vicepresidente jurídica de Claro, aseguró que la empresa está cumpliendo con las órdenes de las entidades, es respetuosa de las normas y se encuentra a la espera de los resultados del proceso.

Algunos analistas del sector de telecomunicaciones señalan que de seguir las diferencias entre los bancos y los operadores, pueden generarse problemas en el corto plazo, pues según ellos a $9 el precio por mensaje es muy bajo y no cubre la operación y se eliminan los incentivos para invertir en la red.

Según cifras del MinTic, el tráfico de mensajes de texto (SMS) entre usuarios es de 9.620 millones, y el de usuario-máquina y máquina-máquina para uso del sistema financiero es de alrededor de 1.950 millones de mensajes al año. El valor de este mercado podría acercarse a los $40.000 millones.

Lo que viene

La decisión de la SIC podría estar lista antes de finalizar el primer semestre de este año, mientras la CRC estaría definiendo algunas de sus averiguaciones, de manera inicial, antes de finalizar el mes de febrero.

Sin embargo, la discusión y su impacto parecen ir más allá de estas demandas. Por una parte, la modificación de la regulación y las posibilidades de desarrollo de nuevos proveedores de contenidos están cambiando el modelo de negocio, pues en el pasado se establecía un volumen gigantesco de millones de mensajes de texto mensuales que se negociaban directamente, hoy el panorama es distinto, máxime cuando algunas de las transacciones pueden llegar a necesitar hasta 13 mensajes para cumplirse.

Las decisiones de la CRC no terminan acá y los precios seguirán bajando: al igual que en el tema de los cobros de acceso de terminación de voz, se han fijado sendas que van a llevar los precios hasta $1,39 en el primero de enero de 2017. “Salió una nueva resolución de la CRC disminuyendo más las tarifas porque estaban a $9,28 y pasan a $5,23 y estamos actualizando nuestro proceso en la SIC para garantizar que mientras se tome una decisión final sobre la demanda nos facturen a la tarifa que fijó la CRC”, asegura Gustavo Leaño, presidente de Credibanco.

Algunos de los demandantes consideran que dentro del objetivo del Gobierno de promover la inclusión financiera y siendo el tema de pagos móviles totalmente trascendental, es claro que debe haber una sintonía para que sea viable para todas las partes.

Sin embargo, la discusión sobre si el valor cubre todos los servicios o únicamente el acceso tendrá que darse al interior de la CRC, en especial para las operaciones de banca móvil, un negocio que viene en ascenso y que podría ver amenazado su crecimiento.

El impacto puede ser mayor. Por ejemplo, en el Departamento para la Prosperidad Social (DPS), la gran mayoría de sus transacciones para los beneficiarios de sus programas –cuyos presupuestos son billonarios– las hace a través de este modelo. De hecho, se calcula que casi 30% de su presupuesto se destina al pago de mensajes de texto.

Del pulso entre los jugadores de sectores poderosos en la economía nacional –financiero y telecomunicaciones– derivará gran parte del desarrollo de la banca del futuro y de negocios más democráticos e incluyentes. La tensión apenas empieza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?