| 8/2/2012 10:00:00 AM

Maniatados

La pelea por el presupuesto de 2013 va a estar como para alquilar balcón: los menores ingresos petroleros y la presión de los congresistas podrían acorralar al Gobierno. La salida: vender 10% de Ecopetrol.

Una semana después del inicio de las sesiones del Congreso, el Ministerio de Hacienda presentó su proyecto de presupuesto para el año 2013. Juan Carlos Echeverry, jefe de esta cartera, mostró con optimismo el tamaño de los recursos y el incremento de la inversión. Se trata de $185,5 billones, de los cuales $40,7 billones serán destinados a inversión, rubro que crece 11% frente al que se está ejecutando este año.

A pesar del optimismo del ministro Echeverry, el debate sobre el presupuesto llega en un momento crítico, atizado por dos factores: uno, el papel del petróleo en las cuentas, porque el precio de este producto registra una alta volatilidad debido tanto a la desaceleración mundial como a la tensión que hay en Oriente Medio y, otro, la discusión política al interior del Congreso, tras el impacto que dejó la frustrada reforma a la justicia en las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo.

Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo del Ministerio de Hacienda, los ingresos del Gobierno en 2013 estarán determinados en gran medida por los recursos de capital –un crecimiento de 50%– “producto de un incremento significativo en los excedentes provenientes de Ecopetrol”. Allí, la cifra que aportará la petrolera pasa de $7 billones a $12 billones. De hecho, el presupuesto contempla un precio del barril para 2013 de US$101.

Alejandro Gaviria, decano de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes, ha llamado la atención sobre el hecho calificando de “una apuesta arriesgada” colocar el precio del crudo a ese nivel. Echeverry advierte que se trata de un cálculo externo al Gobierno y que incluye todas las variables políticas y económicas alrededor del petróleo. Sin embargo, si las cifras no cuadran, todo indica que el gobierno tiene Plan B: la venta de 10% de Ecopetrol. “La vamos a presentar este año al Congreso para ejecutarla en el momento en que se necesite”, dice Echeverry.

Si es necesario buscar recursos para compensar un eventual desfase en el presupuesto, Roy Barreras, presidente del Senado, es partidario de vender activos, como el 10% de Ecopetrol, antes que aumentar tributos.

El otro frente es el político. Después del traumático caso de la reforma a la justicia y las heridas que dejó, muchos consideran que el Congreso empezará a pasar cuenta de cobro al Gobierno y que habrá que estar muy atentos en cuanto al destino y ejecución del presupuesto pero, en especial, de los recursos del aumento en la inversión.

“No hay en absoluto ánimo de hostilidad. Lo único que va a cambiar es una actitud de independencia y autonomía que significa cambios formales en la discusión. Por ejemplo, no volverá a ocurrir que los Ministros hagan las ponencias para recoger las firmas de los senadores y simplemente eximirlos de su responsabilidad política”, señala Barreras.

Para él, la presentación del presupuesto llega en un momento clave porque será la primera vez que se defina el presupuesto bianual de regalías, que asciende a $18 billones. “Va a ser una discusión paralela –dice Barreras– en la que la línea divisoria debe ser que el presupuesto general de la nación sea de corto plazo y el bianual de regalías de mediano plazo”.

Además de estar atentos a la destinación de los recursos, el país debe empezar a exigir con más decisión un mayor nivel de ejecución de los dineros porque, como dijo el mismo Echeverry, parece que el problema hoy no es de plata.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?