| 11/25/2015 7:00:00 PM

Los sectores que más ganan con la construcción de las 4G

Fabricantes de geotextiles, partes de puentes, fibra óptica, explosivos y hasta almuerzos están en la lista de los beneficiados por el inicio de la construcción de las autopistas de cuarta generación (4G).

Para algunas empresas proveedoras de materiales de construcción el programa 4G será auténtico maná caído del cielo. Incluso, para algunas de estas firmas puede significar pasar en sus balances de números rojos a positivos. Durante las últimas semanas, el Gobierno, la Andi y algunas firmas de construcción se han encargado de levantar la información que permitirá determinar cuáles son los requerimientos para ejecutar el ambicioso programa de mejoramiento vial.

No solo se habla de millonarios contratos en cemento, asfalto y acero. Hay un listado de productos y servicios que van desde los almuerzos para los trabajadores y los campamentos, hasta las máquinas y equipos de última tecnología para la construcción de túneles.

La construcción de las obras de las concesiones de 4G será una de las principales locomotoras para el crecimiento en los próximos años. Las cuentas del Gobierno son claras: si en el segundo semestre de 2015 la economía creció 3%, explicado en buena medida por el incremento de 8% en el sector de la construcción, ¿cuánto impulsará la construcción a la economía si este sector crece a tasas entre 15% y 20% el año entrante?

El optimismo del Gobierno en esta estrategia contracíclica es mayor, más aún cuando se convertirá en el dinamizador de muchos otros sectores.

Pocos saben, por ejemplo, que una de las exigencias en el programa 4G es que los concesionarios deben instalar en las vías redes de fibra óptica. Según Menzel Amín, gerente de la constructora KMA, eso abre un conjunto de oportunidades comerciales durante y después de la construcción de la vía. “En sitios muy alejados de los grandes centros urbanos, las comunidades podrán tener acceso a internet, telefonía y televisión”, dice. Operadores como Claro y Movistar comienzan a mirar este tipo de oportunidades. Según una empresa del sector consultada, la instalación de fibra óptica puede costar entre US$12.000 y US$14.000 por cada kilómetro.

También se abren oportunidades en publicidad, pues los concesionarios podrán explotar comercialmente los corredores a su cargo. Ya se ven en algunos peajes vallas de carros y otros productos.

Pero esa es solo una parte de la historia. Empresas locales e internacionales ofrecerán partes prefabricadas de puentes y viaductos. “Es que estamos hablando de unos 1.300 viaductos, por eso es necesario industrializar este tipo de obras. La idea es que las empresas proveedoras construyan las partes y luego las lleven a la vía para el montaje”, explica un experto de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Una de las ventajas de esta industrialización de puentes y viaductos, es que se podrá trabajar con mejores materiales y acabados. La principal desventaja, el transporte entre la ‘fábrica’ de puentes y el sitio donde se hacen las vigas y perforaciones. Este tipo de tecnología no se podrá usar en todos los casos, pues sitios casi inaccesibles y donde incluso se construirá ayudados con un helicóptero o un burro. Hay varios casos de ese tipo de contrastes en Colombia.

Otro grupo de empresarios trabaja fuerte para responder a la demanda de geotextiles y mallas. Este material es esencial en la construcción de vías debido a que mejora las condiciones de humedad del subsuelo lo que aumenta la vida útil del asfalto o concreto. “Creemos que se van a necesitar unos 44 millones de metros cúbicos de geotextiles, lo que puede representar negocios por US$500 millones”, añade el vocero de la ANI.

Otros productos son más obvios, pero representan billones de pesos en oportunidades de negocios. Por ejemplo, se requieren 939.000 toneladas de acero, 11 millones de metros cúbicos de asfalto y mezclas, 12 millones de metros cúbicos de concretos, 133 millones de litros de emulsiones y riegos, 3,5 millones de metros lineales de tubería de drenaje, 32.000 kilómetros de pintura de demarcación, 1,1 millón de metros lineales de barandas y demás elementos de contención vehicular y para Indumil las ventas representarán unas 16.000 toneladas de explosivos.

Los crecimientos sectoriales de valor agregado incluyen actividades relacionadas con alimentación, hospedaje, muebles y prendas de vestir, entre otras.

Del mismo modo, la construcción de 141 túneles requerirá equipos de seguridad, iluminación y extinción de incendios. Los 141 ductos a construir suman 125 kilómetros.

Entidades como Fonade, que dirige Alfredo Bula, también evalúan el impacto que este tipo de compras y prestación de servicios puede tener en la economía. El Gobierno menciona que la relación beneficio-costo de los proyectos 4G es, en promedio, de 1,56. Es decir, que por cada peso invertido en su realización, el país obtendrá beneficios adicionales de 0,56 pesos. Esto es clave en la actual situación de desaceleración de la economía.

La ANI también menciona la necesidad de aprovechar la actual tasa de cambio, por encima de los $3.000 por dólar, para que las empresas locales tengan más ventajas sobre los productos importados. “El programa 4G tiene previsto crear unos 200.000 empleos directos y otros tantos directos, en estos últimos se pueden incluir a las empresas proveedoras que amplían sus plantas para atender estas necesidades”, dice el funcionario de la ANI.

Algunos proyectos son tan grandes que la propia banca comercial analiza los impactos que tendrá la instalación de grandes campamentos de obreros y personal calificado. “En algunos casos será necesario movilizar familias enteras al campamento, es lo que llamando unidades de consumo y eso genera un impacto en el comercio y ventas de muchas poblaciones”, dijo un banquero a esta revista. Y no es para menos. Las obras que se ejecutan en el túnel de la Línea elevaron el costo de vida en Cajamarca, la población más cercana a la construcción. En ese sitio, no hay habitación y mucho menos apartamentos disponibles para los ingenieros residentes, lo que lleva a pensar que la inflación en las regiones puede ser un efecto colateral de esta ‘fiebre del asfalto’.

Ahora solo falta que los concesionarios consigan el dinero de todas estas obras y compras. Sin la plata de los bancos, los fondos o el mercado de capitales, no caerá el esperado maná.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?