| 9/4/2014 10:00:00 AM

Los retos de Simón

El nuevo director del DNP deberá recuperar la credibilidad de la entidad, ajustar el reparto de regalías, y preparar el plan de desarrollo del posconflicto.

Aunque es economista de la Universidad de Pennsylvania y trabajó como analista financiero de JP Morgan en Nueva York, Simón Gaviria es más reconocido como político que como técnico.

Por eso, uno de los grandes desafíos que tendrá ahora como nueva cabeza del Departamento Nacional de Planeación (DNP) será demostrar que no solo es un delfín con un enorme ascendiente político, sino que también podrá ayudar a mover la economía.

Las metas del segundo cuatrienio del presidente Santos son ambiciosas: aumentar la tasa de inversión de 18% a 32% del PIB, llevar el desempleo a 7,5% y acelerar el ritmo de crecimiento económico, entre otras. Su cumplimiento será clave para que Gaviria pueda para dejar huella en el DNP.

1| Aumentar la productividad del país y pasarla de 1% a 2%, lo que permitiría crecer a 6% de forma constante. La reforma a las horas extras sería una talanquera para ese propósito, pero también la podría aprovechar para hacer ajustes en otros frentes como el salario mínimo.

2| Reformar el sistema de regalías. Con la disminución de las rentas petroleras, es probable que este año baje el giro de regalías. A eso se suma su ejecución y administración, pues el DNP está pendiente de más de 1.090 Ocads. Esto hace que a la entidad no le quede tiempo para su labor misional. Además, muchos de los proyectos son muy pequeños, incumpliendo el objetivo inicial del cambio que se le hizo al sistema de regalías.

3| Fortalecer los Contratos Plan. Son una herramienta de planificación creada en el primer plan de desarrollo de Santos. Su virtud es que se negocia con alcaldes, gobernadores, el sector privado y toda la sociedad civil para priorizar los proyectos que requiere una región. También unifican los recursos que pueden recibir (nacionales, regionales, regalías, etc.) para ejecutarlos. Hoy hay siete y se debería llegar a 32.

4| Diseñar un plan de desarrollo para el posconflicto. Junto con calcular el costo y la financiación de lo que se acuerde en La Habana, este plan debe ser flexible y lleno de facultades para que se haga realidad lo que se negocie con las Farc. El tema es que si se aprueba antes de la firma de la paz, no se puede poner en su texto todo lo que se va a conceder, pues se dañaría la negociación.

5| Recuperar el carácter técnico del DNP. La entidad, que otrora era el empleador al que aspiraban muchos economistas, hoy está de capa caída. Gaviria comenzó reclutando técnicos y Phd’s para cargos directivos, pero estos deberán hacer estudios y cambios visibles en áreas como subsidios, descentralización y ejecución presupuestal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?