| 9/1/2016 12:00:00 AM

Las alertas del sector construcción y la vivienda en Colombia

La caída en la cifras de licencias de construcción prendió las alarmas por el comportamiento de uno de los sectores clave de la economía. ¿Qué es lo que está pasando y qué tan preocupados debemos estar? Alerta por la aprobación de los planes de ordenamiento territorial.

El pasado 17 de agosto, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló unas cifras sobre el sector de construcción que dejaron preocupados a muchos: en junio pasado el área licenciada para construcción cayó 33%; y en lo corrido del año, la caída iba en 22%.

Las cifras resultan contradictorias con el hecho de que este es hoy uno de los sectores que mejor desempeño viene mostrando, sobre todo por el impulso que el Gobierno le viene dando a través de los programas de subsidio de vivienda y subsidio a la tasa de interés de los créditos hipotecarios.

La primera en reaccionar fue la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, quien aseguró que desde ningún punto de vista las cifras de licencias corresponden con alguna desaceleración del sector. Por el contrario, ratificó que todos los indicadores siguen siendo sólidos y muestran que la industria sigue avanzando. La funcionaria tiene toda la razón sobre el comportamiento actual de este segmento. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya amenazas. Y los representantes del sector de construcción manifestaron su preocupación por la forma en que muchos alcaldes vienen asumiendo la discusión de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) y su impacto sobre las licencias de construcción.

Los buenos resultados de la construcción son evidentes. La ministra Noguera aseguró que en general el sector viene creciendo más que el promedio de la economía. Solo la construcción de edificaciones residenciales registró un aumento en su valor agregado de 9% en el primer semestre, mientras que los servicios inmobiliarios y de alquiler de vivienda crecieron a un ritmo de 3,2%.

La Ministra recordó que en número de proyectos, en número de viviendas y en números de metros cuadrados, la construcción viene creciendo a guarismos por encima de 7%. Así mismo, mientras la oferta se muestra sólida, la demanda está respondiendo, pues se vendieron 79.600 unidades entre enero y julio, con un incremento de 19%. De ese total, 59.000 corresponden a viviendas con rangos de precios en los que se aplica el subsidio a la cuota inicial o a la tasa de interés. Además, los créditos hipotecarios siguen aumentando y el sector sigue generando empleo. Desde todo punto de vista, las cifras muestran solidez.

Acerca de los resultados en licencias de construcción, recordó que la licencia es lo último que se tramita: primero se diseña y saca el proyecto a la venta; luego, durante unos 8 meses se comercializa y al final se tramita la licencia, cuando el proyecto ha llegado a su punto de equilibrio. Por esta razón, una caída en las licencias no necesariamente muestra la tendencia del sector.

No obstante, es claro que la caída registrada en junio tiene una explicación y eso es lo que está preocupando a los empresarios constructores.

Para Sandra Forero, presidente de Camacol, las causas de esa caída en las cifras de licenciamiento en junio pasado están identificadas y mostró su preocupación por esta tendencia: se trata de algunas decisiones que vienen adoptando alcaldes de ciudades importantes en Cundinamarca, Santander y Antioquia.

En varios de esos municipios, algunos mandatarios han detenido la aprobación de licencias hasta tanto se concrete la aprobación de un nuevo POT.

En algunos casos, como en Cajicá, se han presentado medidas más drásticas. Se trata de los decretos 015 y 024 de marzo de 2016 firmados por el alcalde de Cajicá, Orlando Díaz Canasto que frenan las licencias. En la exposición de motivos de los actos administrativos, el alcalde considera que recibió una ciudad en pleno desarrollo y que enfrenta enormes desafíos en materia de servicios públicos, vías de acceso y hasta de disposición de escombros.

Por esta razón, se consideró necesario hacer un alto en el camino en materia de licenciamiento y construcción en su ciudad, hasta que se debata el nuevo POT. Dinero trató de conseguir la versión del alcalde sobre las medidas, sin embargo, no recibió respuesta al cierre de esta edición.

Según Forero, claramente el sector va muy bien y las cifras así lo confirman; sin embargo, mostró preocupación por este tipo de medidas, más si se tiene en cuenta que 90% de las ciudades del país tienen pendiente expedir sus nuevos POT. En ese sentido hay intranquilidad, pues la líder gremial tiene conocimiento de que el ejemplo de Cajicá lo van a seguir otros municipios de Cundinamarca, Antioquia y Santander.

Por su parte, la ministra Noguera aseguró que han tenido conocimiento del tema e hizo énfasis ante los alcaldes pidiéndoles que desarrollen el proceso de aprobación de los POT de manera armónica con toda la ciudadanía. Insistió en que cuando una licencia es adjudicada el constructor se hace a un derecho adquirido, así que pidió algo de buen juicio a los alcaldes para que eviten medidas administrativas arbitrarias.

En el caso de Cajicá, Camacol ya interpuso una acción de nulidad contra esos dos decretos ante el Juzgado Tercero Administrativo de Zipaquirá. Según Camacol, la demanda ya fue admitida.

Nadie pone en tela de juicio que la construcción va bien en Colombia. Las recientes cifras de crecimiento que reveló el Dane así lo confirman y ratifican que esta industria sigue siendo uno de los motores de la economía. Justamente por esa razón, es necesario estar alerta.

Si bien los alcaldes tienen la facultad y el deber de velar por el buen desarrollo urbanístico de sus ciudades, también es cierto que, como lo dijo la ministra Noguera, tienen que cumplir con esta función armónicamente con todos los actores de sus ciudades y municipios. De convertirse en tendencia este hecho, las medidas de los alcaldes podrían poner en peligro el buen momento de la construcción. Una situación que, en plena desaceleración, no es conveniente para nadie.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?