| 10/13/2016 12:00:00 AM

¿Cómo lograrán mejorar la educación pública en Bogotá?

Uno de los instrumentos más eficaces para aumentar el bienestar y reducir la desigualdad en una sociedad es mejorar la educación pública. La Secretaría de Educación de Bogotá explica cómo lo logrará.

Entre los objetivos del Plan de Desarrollo de Bogotá –cuyo nivel de inversiones supera los $96 billones– una de las prioridades es reducir la inequidad en la calidad de vida en la ciudad, que costará $30,1 billones.

Tal vez la estrategia más importante que se implementará para alcanzar este objetivo es la de proveer una educación de la mejor calidad, con base en una infraestructura óptima y con la promoción de la igualdad en las condiciones de acceso y permanencia, para lo cual se invertirán $15,1 billones, que es la segunda mayor asignación de recursos del Plan de Desarrollo (15%), después de la destinada a la movilidad (45%), según la secretaria de Educación de Bogotá, María Victoria Angulo.

Un eje primordial para implementar la estrategia educativa es el desarrollo integral desde la gestación hasta la adolescencia. Su componente más importante es suministrar una educación inicial de excelente calidad, en el marco de una ruta de atención integral homogénea a la primera infancia, para suplir la carencia de ella en la población infantil entre los cero y los cinco años. En este caso, la Secretaría de Educación Distrital (SED) se plantea la meta de atender 232.687 niños.

Otra base fundamental es mejorar la calidad de la educación de la ciudad, porque aunque está por encima del promedio nacional de las 95 entidades territoriales certificadas, ocupa la posición 9 en primaria, 15 en secundaria y 14 en media, de acuerdo con el índice sintético que la mide (ISCE).

Con el fin de mejorarla se implementará el programa de competencias para el siglo XXI, en el cual se acompañará a 100 instituciones educativas de bajo desempeño, para fortalecer sus capacidades en lenguaje, matemáticas y ciencias. Con ello se pretende que los colegios oficiales en los niveles más altos de las pruebas Saber 11 (A+, A y B) aumenten de 74,6% a 81,1%.

Además, se propone que la proporción de estudiantes con un desempeño insuficiente en esas pruebas en lenguaje se reduzca de 14,3% a 9% en el grado 3º, de 12,5% a 9,5% en el grado 5º y de 12,6% a 9,6% en el grado 9º. Al mismo tiempo, se busca que ese porcentaje en matemáticas disminuya de 12,3% a 9,3% en el grado 3º, de 27,9% a 22,9% en el grado 5º y de 18,9% a 16% en el grado 9º.

En opinión de la secretaria Angulo, aumentar el número de estudiantes en la jornada única es vital para mejorar la calidad, porque les brinda una educación integral que fomenta el desarrollo de competencias en lenguaje, matemáticas y ciencias, al tiempo que vincula el arte, la recreación y el deporte. Por eso la SED estableció la meta de elevar la matrícula oficial en la jornada única de 4% a 30%.

La jornada extendida también es un mecanismo útil en ese propósito, porque ofrece actividades extracurriculares, como las prácticas científicas, recreativas, culturales, deportivas y la orientación vocacional. En razón de ello, la SED se fijó el propósito de incrementar la matrícula en la jornada extendida, de 27% a 35%.

La jornada única y la extendida también permiten la realización de programas como saber crear, para desarrollar la creatividad, la expresión cultural, la aproximación estética y la exploración artística; saber investigar, para desplegar la inquietud investigativa, la experimentación, la reflexión, el análisis y la capacidad de síntesis; saber comunicarse, para acrecentar las habilidades de lectura y escritura, junto con las de expresión oral y corporal; saber cuidarse, para inculcar el autocuidado, la higiene, la salud, los hábitos saludables y la sexualidad responsable; saber vivir y compartir en comunidad, para infundir las virtudes del diálogo, la resolución pacífica de los conflictos, la paz y la reconciliación. Por último, saber aprender, para practicar el trabajo en equipo, el pensamiento crítico, el aprendizaje basado en proyectos y la exploración vocacional.

Según Angulo, otra clave para obtener una educación de óptima calidad es que los maestros y los directivos de los planteles escolares tengan una excelente formación profesional y la mejor motivación laboral. Con este fin, la SED implementa el programa ‘Bogotá reconoce a sus maestros y directivos docentes’.

El programa contempla la creación de la red de innovación de maestros, que en principio tendrá 3 centros. Integra además los procesos de formación docente inicial, con 5.444 maestros nóveles; la formación permanente, con 11.100 maestros en servicio, y la formación en postgrados, con 1.100 maestros. También realiza prácticas transformadoras del ser y el saber, fortalece las redes de docentes e intercambio de saberes, brinda acompañamiento para el diseño e implementación de prácticas pedagógicas innovadoras y ofrece un portafolio de formación docente. Este portafolio busca identificar las necesidades y problemáticas docentes para diseñar módulos de formación y acompañamiento, integra la oferta formal, no formal e informal de formación docente y articula programas y módulos de formación de diferentes instituciones. Por último, se premiará a 3.000 maestros innovadores en el aula.

Otro soporte de la estrategia educativa es aumentar y mejorar la infraestructura, para lograr una mayor inclusión educativa, que reduzca las brechas de desigualdad en las condiciones de acceso y permanencia en la educación preescolar, primaria, secundaria y media de las distintas localidades. Con este fin se invertirán $5,2 billones en construir 30 colegios; restituir, ampliar y terminar 32; llevar a cabo mejoras en 300 instituciones educativas y construir tres centros de innovación de maestros, y tres centros del Sena. Con ello se espera aumentar la tasa de cobertura bruta de la educación en Bogotá de 97% a 100% y la neta de 90% a 95%, al tiempo que se quiere reducir el analfabetismo de 2% a 1,6% y la deserción escolar de 2,3% a 1,5%.

La funcionaria también considera imprescindible dentro de la estrategia educativa de la ciudad mejorar el acceso a una educación superior de la mejor calidad, por medio de 35.000 nuevas oportunidades y 12.000 becas para financiación de la demanda, una alianza con la Universidad Distrital que cubrirá 8.000 estudiantes y otra con el Sena para 15.000.

Con estos ejes, a través del cumplimiento de las metas establecidas, la Secretaría de Educación espera adecuar el sistema educativo de Bogotá para formar ciudadanos que desarrollen a plenitud sus capacidades, gracias a lo cual incrementarán su bienestar y estarán en capacidad de alcanzar la felicidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?