| 1/21/2016 12:00:00 AM

La aguda crisis de Pacific

Pacific Exploration y Production enfrenta la peor crisis de su historia. Bancos, bonistas, accionistas y directivos intentan salvar parte del pastel. Este es el panorama.

Pacific enfrenta hoy la mayor crisis de su historia por cuenta de su creciente deuda, pérdida progresiva del flujo de caja, castigo de las calificadoras y una lucha sin precedentes entre los acreedores bancarios, bonistas y accionistas por el rumbo de la empresa. 

¿En dónde terminará todo? Los expertos no son muy optimistas. Para Alejandro Reyes, director de investigaciones económicas de Ultrabursátiles, si en los próximos días la gigante de las materias primas, EIG Pacific Holdings Ltd., logra concretar la compra de al menos 80% de los bonos de deuda de Pacific, algo que intentó sin éxito hace unos días, podría presionar a la compañía y a las autoridades canadienses (donde tiene sede la casa matriz de la firma) para una reestructuración de la deuda, lo que la llevaría a vender los activos de manera masiva y acelerada. EIG, además, tiene el músculo financiero para una apuesta a largo plazo, cuando podrían recuperarse los precios del crudo.

Si por el contrario los bancos deciden entregarle otra ‘bala de oxígeno’ a la petrolera y cierran un acuerdo para suavizar las condiciones de los créditos, Pacific tendría más tiempo para salir de activos no estratégicos y prepagar su deuda. Tendría un respiro. Sin embargo, desde 2015 trata de vender sin éxito su participación de 44% en Puerto Bahía. “Ahora decidieron dividir este negocio en dos partes, la primera incluye la infraestructura para mercancías secas y para ello ya se contrataron dos bancas de inversión. El otro negocio es el puerto de líquidos, el cual ya tendría un oferente internacional”, aseguró una fuente cercana a la empresa.

El tema clave en esta tormenta perfecta contra el valor de las petroleras es mantener el flujo de caja a flote. Y en Pacific este indicador está naufragando. “En 2015 la empresa aguantó la tormenta con coberturas y futuros entre US$55 y US$60. Este año la situación es muy distinta, con precios que pueden estar entre US$35 y US$30. A la empresa le sale muy costoso producir, le sale más rentable no hacerlo”, explica Daniel Guardiola, jefe de investigación para Colombia de LarraínVial. 

Analistas calculan que Pacific podría tener en reservas y caja unos US$400 millones. Si no hay un cambio drástico en el mercado internacional del petróleo y los precios suben, difícilmente habrá dinero en esa cuenta para mitad del año.

Pero la caja no es el único lío que enfrentan los accionistas. En julio de este año se tiene prevista la entrega de operaciones a Ecopetrol de Campo Rubiales, el cual representa 10% de las reservas de la empresa y entre 35% y 40% de la producción.

No hay que olvidar que en una jugada arriesgada, Pacific compró en septiembre de 2013 el patrimonio y deuda de Petrominerales, en parte buscando suplir de alguna manera el faltante que iba a dejar la entrega de Rubiales. “El día maldito de Pacific fue cuando compró por US$1.600 millones a Petrominerales, porque los campos de esa empresa no cumplieron las expectativas y la deuda aumentó en cerca de $1 billón”, explicó Guardiola.

Así las cosas, y ante ese oscuro panorama, los accionistas intentan contra viento y marea no caer en insolvencia y verse obligados a una reestructuración con las autoridades canadienses. En ese escenario, los acreedores tendrían que formar fila y esperar una distribución de pagos.

En cierta manera, el margen de maniobra de la empresa es muy limitado. En los próximos días las calificadoras podrían ajustar a la baja (aún más) los papeles de la empresa, una situación que empeoraría el ambiente de su negociación. La calificadora Standard & Poor’s le bajó la calificación de riesgo crediticio y de emisión a Pacific Exploration and Production de CCC+ a CC. Esta decisión se tomó luego de que la compañía canadiense anunciara recurrir “al periodo de 30 días de gracia en lugar de pagar los intereses que vencen el 19 y el 26 de enero de 2016”, precisó Standard & Poor’s en un comunicado de prensa. Fitch Ratings había hecho algo similar hace unas semanas al bajar la calificación a CCC desde B-.

Las próximas semanas serán determinantes para el futuro de la compañía. Para los analistas, la única salvación, algo lejana, es que el precio del barril rebote y vuelva al menos por la senda de 2015. La magia se esfumó.

Pacific responde

Estas son las respuestas de la firma. Aseguran que la continuidad de la compañía es la principal prioridad y aceptan que se evalúe una reestructuración de la deuda.

Ante la actual situación financiera de la empresa, ¿qué salidas se están evaluando?

Estamos analizando de manera muy responsable las opciones de reestructuración financiera de la empresa para sobrellevar esta difícil coyuntura de precios bajos que afecta al sector petrolero mundial. La continuidad de la compañía es nuestra tarea prioritaria para beneficiar a nuestros accionistas, tenedores de bonos, acreedores y grupos de interés en general.

¿Se ha pensado en la posibilidad de entrar en Ley 1116, capítulo 11 en EE.UU. o Capítulo 12 de Canadá?

Actualmente estamos revisando con nuestros asesores estratégicos todas las opciones a nuestro alcance para mejorar nuestra estructura de capital incluyendo entre ellas, como lo hemos anunciado, una renegociación con nuestros acreedores financieros para enfrentar mejor la situación.Arrancamos el 2016 con una producción neta de 155.000 barriles de petróleo equivalente por día, nuestras reservas debidamente certificadas y costos operacionales competitivos para enfrentar este entorno de precios bajos y continuar siendo rentables.  

¿Qué pasa si el próximo 26 de febrero no se encuentran soluciones para pagarles a los bonistas?

La estrategia por el momento es renegociar con los tenedores de bonos, con el fin de lograr un acuerdo que reconozca lo atípico de la situación del mercado, que genere valor agregado para ambas partes y que nos permita generar la liquidez requerida en un entorno de precios bajos, los más bajos de la última década.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?