| 8/5/2016 12:00:00 AM

Borrón y cuenta nueva para Colpensiones

Colpensiones hizo una de las transiciones más grandes en la historia del sector público colombiano. Además de los retos operativos y de poner la casa en orden, ahora tiene que consolidar programas estratégicos en materia de cobertura.

La herencia que recibió Colpensiones del antiguo Instituto de Seguro Social (ISS) estaba en un caos tal que la Corte Constitucional declaró en 2013 el estado de cosas inconstitucional por la transición entre estas entidades.

La Corte recurre a esta figura cuando “constata la vulneración repetida y constante de derechos fundamentales que afectan a una multitud de personas” (Sentencia T-025 de 2004). Dos años después, la Corte declaró superado el ‘estado de cosas inconstitucional’ en su caso, por primera vez para una entidad pública, dándole tácitamente el aval a la gestión de Colpensiones.

¿Cómo lo logró esta entidad? Para conseguirlo, desde que comenzó sus labores en octubre de 2012, Colpensiones emprendió la tarea de recuperar la información laboral de los afiliados del ISS. En desarrollo de ella, se encargó de la búsqueda, limpieza, digitalización y organización sistematizada de alrededor de 1’800.000 expedientes. Como resultado de esta labor, la Corte destacó el descenso en el número de peticiones prestacionales con términos vencidos en Colpensiones, de 287.238 en 2013 a 21.329 en 2015. Ese número disminuyó a 5.391 a mediados del presente año. En ese periodo, las tutelas pendientes de cumplimiento se redujeron de 63.921 a 12.081. Hoy quedan menos de 3.600.

Gracias a esa gestión, la Corte encontró un “notorio avance en el goce y disfrute de las garantías constitucionales frente al manejo pensional”.

En sus casi cuatro años de existencia, según Mauricio Olivera, su presidente, Colpensiones ha tramitado 1’540.179 solicitudes de reconocimiento y resuelto 1’536.951, lo cual significa un avance de 99,7% en las resoluciones. Los casos restantes, considerados de difícil resolución, requieren un estudio detallado que tomará más tiempo. También ha solucionado 2’477.434 solicitudes de corrección de Historia Laboral, con un cumplimiento de 97%. Además, ha resuelto 241.641 tutelas, lo que representa un avance de 99%. De esta manera, según sus cálculos, Colpensiones resolvió en 3 años y 9 meses lo que al ISS le hubiera tomado 6 años.

Colpensiones asume ahora nuevos retos. Mientras los primeros fueron operativos, hacia adelante son estratégicos. Entre ellos se destaca el esfuerzo por ampliar la baja cobertura del sistema pensional en el país. Con este propósito, introdujo en su abanico de productos los beneficios económicos periódicos (Beps). Este es un programa de ahorro voluntario para la vejez, impulsado por el gobierno nacional, que favorecerá a los siete millones de ciudadanos que no han tenido la posibilidad de cotizar para una pensión o que, habiéndolo hecho, cumplieron la edad y no lograron obtenerla.

Vea: Así es como los ricos se quedan con unos $12 billones en subsidios a pensión

Los Beps les permitirán ahorrar la cantidad que quieran, cuando puedan. El Gobierno complementará ese ahorro con un subsidio equivalente a 20%. En la actualidad, 370.000 personas que pertenecen al Sisben 1, 2 y 3 e indígenas que viven en los resguardos están vinculados a los Beps. Si bien la dinámica de afiliaciones avanza, el principal desafío es impulsar una mayor cultura de ahorro.

También con el propósito de ampliar la cobertura, Colpensiones creó el programa Colombianos en el Exterior. Esta iniciativa cubre todos los perfiles de los trabajadores que están por fuera del país, cuyo número asciende a cerca de 5,3 millones. El programa les permite aportar al Régimen de Prima Media, administrado por Colpensiones, para asegurar una protección para la vejez, sin importar su lugar de residencia.

Con el mismo objetivo de ampliación de cobertura, Colpensiones puso en marcha la Pensión Familiar, un mecanismo para permitir a las parejas heterosexuales y homosexuales sumar sus semanas cotizadas para obtener una pensión. Además, para los trabajadores por días –como los jornaleros, los independientes y los del servicio doméstico– adoptó el esquema de cotización por semanas, diseñado por el Gobierno. Este programa les permite aportar para su pensión solo por las jornadas laboradas. Gracias a ello, más de 22.000 personas cotizan por semanas para tener una vejez digna.

Otro desafío trascendental para Colpensiones es la lucha contra la corrupción que carcomió al ISS. Para afrontarlo, realizó este año el lanzamiento de la campaña anticorrupción ‘Ético’. Esta es una iniciativa que persigue erradicar el fraude y proteger los dineros públicos. Su objetivo, dice Olivera, es defender los recursos de los trabajadores, de los pensionados y de los empleadores, junto con el patrimonio público frente a maniobras al margen de la ley.

Según la entidad, Colpensiones ha salvaguardado más de $13.300 millones de recursos públicos. Las modalidades de fraude que más se presentan en el sistema pensional son la alteración de los datos de la cédula de ciudadanía, la falsedad ideológica y material en certificaciones de tiempos públicos, la adulteración en dictámenes de pérdida de capacidad laboral y en historias clínicas, junto con las modificaciones de los tiempos privados en la historia laboral.

En una de las ramas de seguridad social más complejas, como las pensiones, cuando está pendiente una reforma para ampliar la base de las cotizaciones y garantizar la sostenibilidad hacia el futuro, Colpensiones ha hecho los ajustes de la coyuntura. Sus logros y desafíos constituyen, en palabras de su actual presidente, Mauricio Olivera, la transición institucional más grande que haya tenido lugar en el sector público colombiano

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?