Dinero.com Revista Dinero

Catalina Crane, asesora presidencial

| 1/25/2013 3:00:00 PM

Las mujeres arriba

Todo indica que el presidente Santos se la va a jugar con una mujer en la junta directiva del Banco de la República. El nombramiento confirmaría una realidad: el “sexo débil” está ganando terreno en la escena de la política económica nacional. Esta es la historia.

Si algo se puede decir sobre la Junta directiva del Banco de la República, es que es una institución machista. En 22 años de historia reciente del Emisor, desde la reforma a la Constitución de 1991, solo ha habido una mujer en la máxima instancia de la política monetaria y cambiaria del país.

Todo parece indicar que el presidente Juan Manuel Santos podría cambiar esta tradición de marras en las próximas semanas, pues decidirá nombrar dos nuevos codirectores del Emisor. El Primer Mandatario estaría considerando seriamente nombrar al menos una mujer en esa posición. Las razones son más que claras: ya ha pasado mucho tiempo desde la primera y única vez que el Emisor tuvo una codirectora y las candidatas con méritos para ocupar el cargo son muchas.

La única codirectora del Emisor ha sido María Mercedes Cuéllar, hoy presidente de Asobancaria. Estuvo en el Banco desde julio de 1991, durante la primera junta nombrada por el presidente César Gaviria. Ella fue protagonista de primera línea en la entonces naciente institución e incluso le peleó a Miguel Urrutia la gerencia del Banco, cuando fue necesario reemplazar a Francisco Ortega, en 1993. Sin embargo, desde su salida en abril de 1996, no ha habido ninguna mujer allí.

Pero el bajo índice femenino en la Junta del Emisor no es la regla en otras instituciones del mundo “macroeconómico”. En distintos cargos de entidades de la política económica, las mujeres han tenido la voz cantante. Cecilia López y Carolina Rentería han sido directoras de Planeación Nacional. Sara Ordóñez y Patricia Correa fueron superintendentes financieras. María Inés Agudelo, Ana Fernanda Maiguashca, Natalia Salazar y otras economistas han sido viceministras de Hacienda. Carolina Soto fue directora de presupuesto del Minhacienda; Gloria Alonso, directora de política macro del Ministerio de Hacienda y jefe de programación macro del Emisor, y María Fernanda Suárez es la actual directora de crédito público.

Todos esos nombres se suman a la larga lista de mujeres que han tenido éxito en el mundo de la política económica: Mónica Aparicio, directora de Fogafín; Fanny Kerztman, directora de la Dian y Consuelo Caldas en la dirección de impuestos.

Muchas de ellas han pasado por la facultad de economía de los Andes, actualmente dirigida por Ana María Ibáñez, la primera decana en 63 años de existencia de esa Facultad.

Además, el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (Cede), también de los Andes, está desde octubre del año pasado a cargo de Raquel Bernal, la cuarta mujer en ocupar el cargo en seis décadas. Bernal acaba de recibir el Premio Juan Luis Londoño de la Cuesta por sus méritos como investigadora en el área social.

Todo esto pone en evidencia que las mujeres, desde hace rato, están mandando en los asuntos macro y académicos: han sido directoras de planeación, viceministras de Hacienda, directoras de crédito público, decanas de las más importantes facultades de economía del país, superintendentes y directoras de la Dian. En la lista solo falta una ministra de Hacienda y una nueva codirectora del Emisor.

La baraja de Santos

Si el Presidente se la juega por nombrar a una mujer en la junta del Emisor, ¿quiénes deberían entrar en la baraja?

Los nombres ya han aparecido en los sonajeros. La primera es Ana Fernanda Maiguaschca, que jugó un papel clave en la más reciente reforma tributaria. Ella tiene una hoja de vida que le da créditos para aspirar al cargo. Estuvo en la Superintendencia Financiera como superintendente delegada de riesgos. Fue directora de regulación económica del Ministerio, donde se estudia toda la regulación sobre asuntos financieros, cambiarios y monetarios. En el sector privado se desempeñó como directora de investigaciones del fondo de pensiones Porvenir. Además, conoce el Banco de la República, pues allí empezó su carrera a cargo de tareas como regulación financiera y de mercados: fue trader del departamento de operaciones y desarrollo de mercados, jefe de la sección de desarrollo de mercados y directora de operaciones y desarrollo de mercados.

Otra de las que ha sonado es Catalina Crane. Además de ser de la entraña del presidente Santos, estuvo en el Banco de la República como directora de comunicaciones, de donde pasó al viceministerio técnico de Hacienda, siendo ministro el actual Presidente de la República. Además, estuvo al frente de Procafecol, la compañía responsable de Juan Valdez.

María Inés Agudelo es otra de las mujeres clave en asuntos económicos y a quien han puesto en el sonajero. Trabajó en el departamento de investigaciones del Banco de la República, fue viceministra de Hacienda, directora del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) y hoy está al frente del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín). Muchas otras economistas podrían entrar a la baraja, si el Presidente decide mirar todas las hojas de vida disponibles.

La decisión que adopte el Primer Mandatario podría confirmar lo que ya es evidente: las mujeres se han ganado a pulso un mayor espacio en los centros del poder de la política económica. Esa es una tendencia que no tiene reversa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

}
>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×