Dinero.com Revista Dinero

Ricardo Bonilla, secretario distrital de Hacienda, tiene la difícil tarea de sacar adelante ante el Concejo de Bogotá los proyectos de presupuesto, cupo de endeudamiento y modernización tributaria.

| 11/21/2012 6:00:00 AM

Las cuentas de Bogotá

Dinero habló con el secretario de Hacienda de Bogotá, Ricardo Bonilla, para entender en qué consisten los tres proyectos económicos que quiere sacar adelante la administración Petro antes de que termine el año. En juego $18 billones.

A pocos días de que termine 2012, Gustavo Petro se está jugando la última carta que le queda bajo la manga este año: los proyectos de presupuesto ($13,6 billones), el cupo de endeudamiento ($4,3 billones) y la modernización tributaria de Bogotá. Tres multimillonarias iniciativas que pretenden dejar allanado el camino en materia de inversión e infraestructura para los tres años que restan de esta administración.

Antes del 9 de diciembre –día en que finalizan las sesiones ordinarias en el Concejo – la plenaria de esa corporación deberá darle la bendición a los proyectos o, por el contrario, tirarlos al traste. De la decisión que tomen los 45 concejales de la ciudad dependerá el futuro del Metro, el tranvía por la 7ª y, en general, el modelo de ciudad que quiere construir Petro.

Dinero habló sobre el alcance de estas iniciativas y su trasfondo con el responsable de defenderlas a capa y espada ante el Concejo: Ricardo Bonilla, secretario Distrital de Hacienda.

D— Vamos por partes, ¿en qué consiste el proyecto de presupuesto que está estudiando el Concejo?


Son los recursos que tendrá la ciudad para el próximo año. Su monto es de $13,6 billones y serán distribuidos de la siguiente manera: 83% en inversiones, 3% para cubrir el servicio de deuda y 14% para gastos de funcionamiento, como nómina, planta de personal y gastos corrientes.

D— En lo que tiene que ver con inversión, ¿cómo se repartirá la torta?


La Secretaría que más recursos va a recibir será la de Educación: $3,1 billones en inversión y casi $300.000 millones en funcionamiento para un total de $3,4 billones. Después sigue la Secretaría de Salud con $2,2 billones, que en otras palabras representa un incremento de más de $700.000 millones en relación con el año pasado. La idea con esta plata es aumentar la atención a los pacientes y realizar el saneamiento fiscal de toda la infraestructura hospitalaria. Para este último asunto destinaremos un monto que puede estar entre $250.000 millones y $400.000 millones.

D— ¿A la Secretaría de Movilidad cuánto le van a asignar?


Recibirá $1,3 billones para atender varios frentes: algunas de las obras del IDU en materia de valorización, terminar –en 2013– lo que aún no se ha construido en las troncales de la 26 y la 10ª, hacer la conexión con el aeropuerto El Dorado y contratar Transmilenio por la Boyacá.

D— Mencionaba que 3% del presupuesto va para la deuda, ¿cómo está ese tema hoy en Bogotá?


La ciudad tiene un saldo de deuda acumulado de $1,6 billones. Esa deuda está, por una parte, en bonos que fueron colocados hace 10 años y, por otra, en organismos multilaterales como el BID y la CAF. Sin embargo, esos $1,6 billones tendrán que reducirse a $1,4 billones antes del 31 de diciembre de este año, porque en los próximos días vamos a pagar $130.000 millones con presupuesto de 2012. Y el año que entra tenemos previsto usar $1,2 billones –con el presupuesto que actualmente está en discusión– para amortizar parte de esas acreencias.

D— ¿De dónde piensan sacar los $13,6 billones que plantean en el presupuesto de 2013?


Por un lado, tenemos previsto acceder a $1,2 billones a través de una parte del cupo de endeudamiento que también está estudiando el Concejo. Y, por otro, calculamos que la modernización tributaria, de ser aprobada, nos representaría $350.000 millones más por concepto de recaudo.

D— Hasta ahí solo van $1,5 billones mal contados, ¿y el resto?

Los $12 billones que faltan son los recursos fijos. Es decir, de no aprobarse el cupo de endeudamiento y la modernización tributaria, la ciudad quedará con un presupuesto de $12 billones.

D— ¿En materia política, qué alternativa tiene la administración si el Concejo no aprueba el presupuesto?

El gobierno lo puede aprobar por decreto y quedaría tal y como lo presentamos.
— El Consejo de Estado falló en contra del Distrito y lo conminó a pagar $227.000 millones por el derrumbe de Doña Juana en 1999.

Esos recursos saldrán del presupuesto que hoy estudia el Concejo. Es el fallo adverso a la ciudad más grande que ha habido en la historia. Por lo pronto, vamos a pagar $4.500 millones este año con parte del actual presupuesto de 2012. El problema es que el resto de la cifra no la podemos asumir tan a la ligera y por eso vamos a tener que utilizar fórmulas como, por ejemplo, recurrir a una figura de emergencia fiscal para poder llegar a acuerdos de pago.

D— Vamos ahora con el otro proyecto que está estudiando el Concejo, que es el cupo de endeudamiento, ¿en qué consiste?

Es un proyecto de recursos por gestionar equivalente a $4,3 billones. Ese monto, de ser aprobado, se destinará a obras de movilidad por $3,2 billones y obras de infraestructura social por $1,1 billones. Cuando hablamos de infraestructura social nos estamos refiriendo a construcción y reforzamiento de colegios, de jardines y mejoras en infraestructura hospitalaria.

D— Y, ¿cuáles serían esas obras de movilidad?


Construir la troncal de Transmilenio por la Boyacá, cuyo costo es de $685.000 millones, los metro-cables del sur, varios interconectores viales, algunas ampliaciones de estaciones de Transmilenio, la recuperación de troncales como la de la Caracas y las mayores apuestas de esta administración: el metro ligero y dejar contratados los estudios de ingeniería básica del metro pesado, que se obtendrían en el primer semestre de 2014.

D— Algunos críticos no entienden por qué están dejando el futuro de proyectos de ese calibre en manos del cupo de endeudamiento, una fuente de recursos incierta…?


Pues normalmente las obras de construcción de infraestructura siempre se han hecho con recursos por gestionar. Lo ha hecho la Nación y lo ha hecho Bogotá. Uno creería que esa afirmación es de quienes quieren hacer oposición por hacerla y entonces dicen: si no existen los recursos entonces no hagamos nada.

D— ¿Y en el evento de que el Concejo no apruebe el cupo de endeudamiento qué va a pasar con esas obras?

Pues tendríamos que financiarlas mediante Alianzas Público-Privadas (APP). No habría de otra. O el otro escenario sería que, si se quieren llevar a cabo, habría que recortar significativamente el gasto social.

D— Hace pocos días el Concejo aprobó $800.000 millones y usted dijo que había sido una decisión inocua, ¿por qué?


Esos $800.000 millones que se aprobaron obedecían a un endeudamiento aprobado en el año 2010, en épocas de Samuel Moreno, para el Metro pesado. Dichos recursos nunca se usaron y ahora lo que hicieron los concejales fue aprobarlos para destinarlos al Metro pesado durante lo que resta de este año. Sin duda es algo inocuo porque no tiene sentido incluir este rubro cuando solo queda un mes para que se acabe 2012. Y lo peor es que el proyecto de Metro ni siquiera ha recibido el aval del Banco Mundial. Ese fue un golpe publicitario y político del Concejo.

D— Ya para finalizar, la última iniciativa que está en manos del Cabildo es la modernización tributaria, ¿de qué se trata?


La idea es que en 2013 aumentemos el recaudo en aproximadamente $350.000 millones con distintos rubros. Una parte en predial, otra en Industria y Comercio y una más –que no está en la modernización pero que la Secretaría de Movilidad está adelantando– con los cobros por congestión.

D— Y si la hunde el Concejo?


La volveremos a presentar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×