Revista Dinero

A pesar de los tropiezos, el ministro Germán Vargas ha logrado su cometido y se espera que las primeras viviendas gratis sean entregadas el próximo año.

| 9/13/2012 6:00:00 AM

Las casas de la pelea

Las 100.000 viviendas gratis ofrecidas por el Gobierno están generando choques al interior del gabinete y roces entre varios Ministros.

Era inevitable. Una de las más agresivas políticas para sacar familias de la pobreza no podía avanzar sin contratiempos. Eso le ha ocurrido a la estrategia del gobierno de Juan Manuel Santos de regalar 100.000 viviendas, que ya ha puesto a polemizar a más de uno.

La primera gran confrontación se dio en junio pasado, cuando en el Congreso de la República se discutió y aprobó la ley de las viviendas gratis; lo más importante era definir cómo adjudicarlas. En el Congreso no querían entregarle un cheque en blanco al ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras. Fue allí cuando entró en escena el director del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), Bruce Mac Master.

El proyecto de ley establecía que el mecanismo para escoger las familias sería elaborado por el DPS, que administra la base de datos del programa de subsidios “Familias en Acción”. La decisión no fue del agrado de Vargas Lleras, pues básicamente significaba que él quedaría por fuera en el momento definitivo.

Durante el debate en la Cámara apareció una propuesta en la que se establecía que Fonvivienda, entidad adscrita al Ministerio de Vivienda, también participaría en la elaboración de las listas. El Congreso analizó el tema y le dio la razón a Mac Master, quien hará el listado de las familias preseleccionadas.

Entonces empezó la pelea por Twitter. Vargas Lleras aseguró en uno de sus trinos: “Todas las familias de Red Unidos serán beneficiarias del proyecto de Vivienda VIP, sin ningún otro requisito”. Bruce Mac Master respondió de inmediato por su cuenta: “Ministro Germán Vargas no hay convocatorias de Red Unidos todavía para viviendas, se informará oportunamente, no generemos expectativas”. En otro tuit, Vargas se fue lanza en ristre contra el DPS al señalar: “esperamos que este programa no les quede grande porque lo difícil es construir las casas, no seleccionar los beneficiarios”. A lo que Mac Master respondió: “La pobreza no puede ser usada como caballito de batalla político”. La discusión terminó ahí, pero dejó en evidencia las tensiones que generó el proceso legislativo.

Todo por la plata

El segundo enfrentamiento se refería a la naturaleza del programa de viviendas gratis. El entonces ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, consideró que se trataba de un programa cuyo alcance debía restringirse a las 100.000 casas; pero Vargas Lleras quería que se convirtiera en una política de Estado. Ese pulso lo ganó el Minvivienda, pues el Congreso dejó abierta la posibilidad de regalar más casas en el futuro.

Sin embargo, las tensiones entre ambos funcionarios no pararon ahí. Durante la discusión sobre los $4 billones que costaría el programa inicial, el asunto pasó a mayores. Desde el Ministerio de Hacienda se quería total claridad sobre la forma como se deberían financiar las casas: si con vigencias futuras, con recursos del presupuesto del Ministerio de Vivienda o con crédito. Por razones financieras, Hacienda se oponía a que el gasto total ($4 billones) se generara en una sola vigencia. Esto significaba que el programa podría demorarse más de lo planeado.

La discusión alborotó los ánimos entre los dos funcionarios, quienes literalmente terminaron casi sin dirigirse la palabra. Hasta el momento, ese tema no se ha resuelto. Lo único cierto es que hay $510.000 millones en el Presupuesto de Fonvivienda de 2013; los otros $3,5 billones todavía no se sabe de dónde van a salir. Además, en el proyecto de presupuesto se habla que el próximo año serán financiadas 70.000 casas gratis, no 100.000.

Campo para más casas


El tercer round fue el que sostuvo el jefe de la cartera de Vivienda con Juan Camilo Restrepo, ministro de Agricultura. Restrepo se mostró insatisfecho con la decisión de no asignar una cuota de casas rurales en el programa de viviendas gratis. Su argumento central es que en el campo es donde hay más pobreza.

Fue tanta la molestia de Restrepo, que anunció un programa de vivienda rural que aspiraba a llegar a 100.000 familias con viviendas nuevas o con refacciones habitacionales.

Según cálculos del Ministerio de Agricultura, del total de lo que se apropiaba para subsidios de vivienda, a la rural se le daba entre 2% o 3%. Este año la cifra subió a 16% y el año entrante irá por 20%.

“Eso nos permite que este año se entreguen 32.000 soluciones de vivienda rural y el año entrante serán entre 80.000 y 100.000, cuando históricamente se estaban dando entre 10.000 y 15.000. Es decir, sin mucha alharaca, pero estamos haciendo mucho más concretamente en vivienda rural con gratuidad en este momento”, le dijo hace un mes a Dinero el ministro Restrepo.

Finalmente, otro de los agarrones fue el que quedó planteado entre el alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, y sus críticos. La administración local anunció que no tendría listos los terrenos para las 8.100 casas que le corresponden a la ciudad, pues no hay terrenos habilitados que cuenten con redes de servicios públicos y que no sufran inundaciones.

El florero de Llorente fue el lote Campo Verde, ubicado en Bosa, que según la Alcaldía tenía problemas de inundaciones y por eso no sería tenido en cuenta para el plan de viviendas gratis.
El rifirrafe aún no se ha resuelto y el Gobierno ha insistido en que no se va a detener a esperar que todos los alcaldes solucionen sus problemas de tierra para avanzar en el programa. La situación sobre los proyectos de Bogotá todavía están por resolverse.

Las tensiones políticas y sociales que ha generado este programa ponen en evidencia que uno de los problemas más sensibles para los colombianos es la vivienda.

Es urgente seguir dándoles soluciones de vivienda a los colombianos. Las 100.000 casas cubren menos de 10% del déficit habitacional del país.

Para el otro millón de familias que todavía no tienen un sitio digno dónde habitar, el sueño de tener casa sigue estando en el aire. Esa pelea por darles una vivienda digna debe continuar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×