| 2/3/2012 7:00:00 AM

La ruta del TLC

¿Cómo aprovechar el TLC con Estados Unidos? Los secretos del Zar.

En mayo de 2004, cuando el Gobierno inició la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (TLC), muchos se sorprendieron con el resultado de un sondeo que buscaba establecer si los empresarios colombianos se preparaban para esta apertura de mercado: 80% de los consultados dijo que tenía andando proyectos de expansión y nuevas inversiones para aprovechar la coyuntura.

Ocho años después de tener ‘las maletas listas’, y a pocos meses de que entre en vigencia este tratado comercial, el recién nombrado Zar del TLC, Hernando José Gómez, cree que llegó la hora de poner a prueba esta preparación porque, después de pasar la carrera de obstáculos, ahora viene la prueba de fondo: acceder efectivamente a ese mercado.

Gómez empezó su nueva tarea el pasado 24 de enero y ahora lidera un equipo que promoverá desde el Estado las acciones para facilitar a los empresarios el mayor aprovechamiento de los tratados comerciales y a su vez coordinará estrategias con el sector privado para convertir las oportunidades en ventas reales. “La idea es acortar esta curva de aprendizaje para usar adecuadamente el TLC”, explica el primer jefe negociador que tuvo el gobierno colombiano.

Si bien del TLC con Estados Unidos se deriva el 50% de las nuevas oportunidades, la meta es aprovechar también los otros acuerdos que ya ha firmado el país –con Canadá y Suiza– y los que vienen en camino con la Unión Europea y otros países.

Con Estados Unidos, desde el primer día de vigencia del tratado, los empresarios colombianos podrán vender sin aranceles 99% de los productos industriales y 82% de los agropecuarios. Una ventaja para los bienes industriales es que los empresarios colombianos solo tendrán que añadir 35% de valor agregado para vender libremente a ese mercado.

Sin embargo, en materia de aprovechamiento del libre comercio, la experiencia del país no ha sido muy afortunada. Desde 1991, el gobierno de Estados Unidos otorgó a Colombia preferencias arancelarias para exportar libre de gravámenes cerca de 5.600 productos, pero en la práctica, menos de 200 productos fueron aprovechados. Incluso, solo una decena tuvo un comportamiento destacado en ventas, entre ellos confecciones y flores.

Igual ocurrió con las preferencias arancelarias otorgadas por la Unión Europea bajo el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) cuyo aprovechamiento ha sido todavía más tímido. ¿Por qué los empresarios no han tomado las oportunidades servidas en la mesa?

El nuevo Zar del TLC reconoce que este será el principal desafío: hacer que las ventajas arancelarias se conviertan en ventas efectivas. “Uno puede ofrecerle agua al caballo, pero no lo puede obligar a beber, entonces, la idea es cómo motivar a ese caballo para que beba”, explica. Y en este tema de motivar al empresariado se centrará su trabajo, que ya desde noviembre cuenta con una hoja de ruta conocida como “50 retos urgentes para aprovechar el TLC con Estados Unidos”.

Un análisis realizado desde noviembre de 2011, con un equipo de expertos en temas de comercio exterior, le permitió a Gómez definir las 253 actividades que en el corto plazo deben quedar listas para que los beneficios del TLC se vuelvan concretos. Estas acciones corresponden a temas como desarrollo empresarial, transporte, sector agropecuario, institucional, ambiente, tecnologías de la información y las comunicaciones, minas y energía y desarrollo social.

Las actividades agrupadas dentro de cada reto tienen un cuadro de control en el que se especifica cuál es la entidad responsable y en qué etapa de avance está la tarea. Gómez señala, a manera de ejemplo, que en el reto que busca más y mejores productos para exportar, las tareas incluyen poner en marcha la unidad de desarrollo en Bancóldex; realizar cinco paquetes tecnológicos para el sector agropecuario; expedir resoluciones para productos con sello ambiental; así como diseñar un programa de apoyo (coaching) y una estrategia de comunicaciones para aprovechar las oportunidades de exportación.

El reto de transporte y logística con competitividad incluye tareas como lograr que haya procesos de inspección simultánea en puertos –coordinando el trabajo de la Dian, el ICA y el Invima–; la aplicación de horarios en los puertos las 24 horas del día, los 7 días a la semana y el desarrollo de una nueva política de transporte de carga.

El seguimiento de las actividades en cada uno de los retos es un tema clave pues, al incluir varias entidades del Estado, se corre el riesgo de que haya dispersión de responsabilidades. Para solucionar el tema, Gómez señala que ya el presidente Juan Manuel Santos ha dado la clara instrucción sobre el ámbito y el alcance del trabajo que tendrá la oficina del Zar del TLC, para lograr el compromiso de todas las entidades del Estado.

Para Gómez, su trabajo se asemeja al del director de una pequeña orquesta de cámara, que para cumplir a cabalidad su trabajo va a tener que tocar en filarmónica y todos los demás músicos de las otras entidades deben participar en forma coordinada.

Hasta el momento, de las 87 tareas que debían cumplirse a más tardar el 31 de enero, se han completado 70 y el equipo que lidera Gómez trabaja para resolver las dificultades que permitan acelerar la ejecución de las 17 restantes. En febrero deben completarse otras 26, pero de ellas ya se observan avances en 18.

“Cada reto y cada tarea tienen un seguimiento puntual y la idea es que sepamos qué está pasando en cada caso para lograr su cumplimiento”, asegura Gómez, quien considera que como este es un trabajo dinámico y una vez estén listos estos 50 retos urgentes, tendrán que formularse las nuevas metas para hacer que el sistema fluya y responda a las necesidades de los empresarios.

Aunque los músicos que tienen a cargo el aprovechamiento de los TLC ya comenzaron a afinar y la orquesta está lista para tocar, ahora se requiere que el público esté atento para que el concierto sea todo un éxito.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?