| 4/11/2012 6:00:00 PM

La revolución según Molano

El ministro de las TIC, Diego Molano, con su propuesta de llevarles servicios de telecomunicaciones a todos los colombianos, se está convirtiendo en una de las estrellas que más brilla en el gabinete Santos. Así lo está logrando.

Al comienzo de este gobierno, el país contaba con 2,2 millones de conexiones de banda ancha: apenas 17% de los hogares y solo 7% de las pequeñas y medianas empresas estaban dispuestos a pagar por este servicio, mientras la mayoría no encontraba sentido en usarlo, o creía que era muy costoso.

Pero esta percepción no solo existe en Colombia, sino en varios países de la región, y se ha convertido en una de las razones por las cuales el Foro Económico Mundial considera que la brecha en América Latina en materia de tecnologías de la información y la comunicación “es evidente”.

Por eso sonó irreal cuando Diego Molano Vega, recién posesionado como ministro las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), se trazó la meta de elevar las conexiones de internet hasta 8,8 millones para 2016, con un plan integral compuesto por 96 programas diferentes y que gira en torno a la creación de un ecosistema con cuatro grandes aristas: infraestructura, servicios, aplicaciones y consumidores.

En menos de dos años, estas iniciativas del ministro muestran resultados concretos: el país cuenta ya con más de 5 millones de conexiones de banda ancha, que llegan a 27% de los hogares y a 15% de las pequeñas y medianas empresas. Aunque el desafío continúa, todo indica que la política va por buen camino.

Celulares, por lo alto

La telefonía celular ha tenido un fuerte impulso por años. En este momento, la penetración supera el 103%, y el país registra las tarifas más bajas de América Latina. Sin embargo, se abren nuevos retos, como masificar los servicios de banda ancha y brindar la oportunidad de ingreso al mercado móvil a nuevos jugadores.

El Ministerio abrió un nuevo proceso de subasta del espectro que permitirá llegar a nuevos jugadores con servicios de cuarta generación (4G). En este caso, los ganadores de frecuencias podrán pagar la totalidad de lo propuesto o subsidiar planes de internet en instituciones educativas públicas, con lo cual se descontará una porción del pago.

A través de la Agencia Nacional del Espectro se está depurando el espectro –un recurso escaso– para adelantar los proyectos de televisión digital y definir nuevos servicios inalámbricos. En el caso de 4G serán los jugadores los que tendrán que asumir los costos de la ‘limpieza’ del espectro y de la reubicación de quienes están en esas frecuencias.

Adiós al satélite colombiano

Algo tiene claro este gobierno: no tiene sentido invertir dinero público en la compra de un satélite ante el alto riesgo que implica y las pocas ventajas que supondría frente a otras tecnologías como la fibra óptica. “El satélite lo vamos a necesitar para llegar a algunas poblaciones muy específicas, pero es mejor contratar ese servicio. Con el surgimiento de nuevos jugadores, hay más oferta y el mercado es más dinámico, lo que se traduce en mejores precios”, comenta Molano.

Para el Ministro, la construcción del satélite puede tomar dos años pero, aunque tenga la mejor tecnología, podrían perderse si falla su puesta en órbita porque cuatro de cada diez lanzamientos no son exitosos. A esto se suman los altos costos en la instalación de antenas y en la construcción de centros receptores en tierra, además de la complejidad que supone realizar reparaciones en caso de fallos.

Fibra para todos

En 2010, apenas 200 municipios tenían conexiones de fibra óptica, las cuales son importantes para ofrecer servicios de telefonía fija y celular, de internet de banda ancha y de televisión por cable, entre otros. Por eso era necesario incrementar su número.

“Nuestra meta inicial era llegar a 700 municipios, para lo cual calculamos que el Estado gastaría cerca de US$800 millones. Decidimos buscar una alianza público-privada con el dinero que teníamos para la construcción del satélite –cerca de US$200 millones– y proponer una licitación que ganaría la empresa que ofreciera fibra óptica para más municipios”, comenta.

El proceso terminó el año pasado con el triunfo de TV Azteca, que ofreció conectar 1.078 municipios con fibra óptica. La empresa recibirá el dinero como un recurso de fomento y ofrecerá el tránsito por esa red a todos los operadores que lo necesiten para sus negocios –con una tarifa regulada–. Este año se entregarán los primeros 250 municipios.

Aplicaciones, la barrera

El mayor obstáculo que tienen los usuarios para usar internet está en la falta de aplicaciones que respondan a sus necesidades. Según el ministro Molano, sin estos programas de cómputo los ciudadanos y las empresas simplemente no le encuentran sentido a pagar por internet.

Por esta razón, el Ministerio está impulsando el desarrollo de aplicaciones locales en convenio con empresas especializadas, como Google y RIM, al tiempo que apoya a cada Ministerio en la creación de proyectos propios. Por ejemplo, el Ministerio de Hacienda adelanta la integración de Bancamóvil y el de Defensa tiene un proyecto de ciberseguridad.

A esto se une la iniciativa de Gobierno en Línea que, a partir de julio, obligará a todos los organismos públicos a ofrecer sus servicios a través de internet. Así, los usuarios no realizarán desplazamientos innecesarios, olvidarán las largas colas y tendrán acceso directo a los funcionarios o servicios que requieren.

La televisión cuenta

Con la eliminación de la Comisión Nacional de Televisión (CNTV) el pasado 10 de abril, el Ministerio se prepara para afrontar varios retos: comenzar la nueva licitación del tercer canal de televisión, revisar las tarifas que los operadores de televisión pagan por cada usuario y determinar si existe subfacturación en el registro de usuarios de televisión por cable.

Las funciones de la CNTV serán redistribuidas entre distintos organismos estatales, por su especialización. De esta forma, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) asumirá las tareas relacionadas con redes, la Agencia Nacional del Espectro gestionará la red de televisión, y la Superintendencia de Industria y Comercio asumirá la protección de los usuarios y las medidas antimonopolios.

En el caso de los contenidos, el Ministerio tiene una nueva autoridad llamada Agencia Nacional de Televisión (ANTV), integrada por el Ministro, un delegado del Presidente, uno del Gobierno, otro de las universidades y un representante independiente. Para algunos analistas, este será uno de los grandes riesgos del Ministro, pues esta agencia podría terminar de forma similar a su antecesora.

De otra parte, Molano confirmó que, antes de terminar el año, el servicio postal estatal 4-72 (antiguo Adpostal) contará con un socio estratégico. Fonade ya está a punto de finalizar el proceso para la contratación de una banca de inversión para desarrollar la operación.

Es evidente que la estrategia adelantada por Molano durante estos 20 meses de Gobierno se ha convertido en la más prometedora revolución social; tal como él lo ha señalado: llevar fibra óptica, internet y telecomunicaciones a todos los rincones del país es la mejor forma de igualar las oportunidades para todos los colombianos. De esta forma, Molano es una de las estrellas del gabinete Santos que más está brillando.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?