| 9/1/2016 12:00:00 AM

Esta es la discordia por las tarifas del gas en Colombia

Debate por cambio en fórmula de tarifas del gas; distribuidores dicen que haría inviables sus negocios, la Creg asegura que defiende el interés público.

Los éxitos del pasado no siempre garantizan los buenos resultados del futuro. Así por lo menos lo creen algunos empresarios del sector de gas natural domiciliario que, después de participar en la operación de este exitoso negocio por más de dos décadas, están en alerta por nuevos riesgos sobre sus inversiones.

Una serie de decisiones adoptadas por el regulador que, según dicen, incluye una rebaja de tarifas ‘por resolución’, una nueva fórmula provisional y por lo menos dos años más para conocer la nueva metodología con la que se fijarán en adelante, tiene en estado de alerta a los empresarios.

Las alarmas se encendieron en julio, cuando la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), a través de dos resoluciones, revocó las reglas vigentes para fijar las tarifas de distribución de gas, adoptó una fórmula transitoria –que, según los empresarios, baja dramáticamente la compensación a sus inversiones– y abrió el espacio para crear una nueva metodología que tomará al menos dos años.

Estos anuncios cayeron como un balde de agua fría en el sector, pues en los últimos dos años los distribuidores habían entregado al regulador la información solicitada para definir la nueva tarifa –que se asigna a cada empresa de manera individual–, con base en dos criterios: cuánto vale la inversión que hacen las empresas para llegar a los usuarios y cuánto cuesta mantener, administrar y operar esta inversión.

Pero, después de que el regulador recopilara todos los datos, decidió hacer ‘borrón y cuenta nueva’. Jorge Pinto Nolla, director ejecutivo de la Creg, asegura que la decisión obedece a que “las empresas no separan adecuadamente en su contabilidad los costos y gastos propios de la actividad de distribución de gas combustible a los usuarios regulados de los costos y gastos de otras actividades” y, por lo tanto, al aplicar la metodología vigente “se producía una doble remuneración de dichos costos y el modelo de comparación establecido no lograba evitar ese efecto negativo, razón por la cual debía ser ajustado”.

Como la información no era creíble porque se incluían gastos por otros conceptos –inversiones para expandir el gas natural vehicular– y, como a la Creg le quedaba difícil determinar cuáles costos eran justificables y cuáles no, decidieron revocar “los aspectos que no estaban conformes con el interés público y social”, aseguró el director.

El primer paso fue anunciar que modificarían la metodología y, para el efecto, inició un proceso de socialización y consultas para expedir una nueva, que no estará lista antes de dos años. Para no dejar sin tarifa a los distribuidores de gas natural, optó por crear una fórmula provisional que, según los empresarios, no tiene en cuenta las millonarias inversiones realizadas en los últimos años para llegar a los nuevos usuarios y hace inviable el negocio para muchas empresas.

Pero, ¿por qué tardó tanto la Comisión para revocar una fórmula que estaba vigente desde 2008? Para el director de la Creg, “solo en el momento de la evaluación global de las solicitudes tarifarias fue posible alcanzar el nivel total de comprensión de los datos reportados por las empresas en su dimensión amplia. Sin embargo, ello no quiere decir que la Creg, conociendo la posible afectación al interés general o la vulneración de principios fundamentales del régimen de los servicios públicos, debiera pasar estas situaciones por alto”, aseguró Pinto Nolla.

El anuncio de descalificar la información aportada por los distribuidores fue una bofetada para el sector y ha generado un verdadero ‘cisma’ que ha puesto a varios empresarios ‘en pie de lucha’ para rechazar la desconfianza por parte de la Creg, y su decisión –según explican–, de ‘bajar las tarifas a la brava’.

De hecho, ya varios distribuidores elevaron sus quejas ante la Creg, y las han escalado hasta el ministro de Minas, Germán Arce, quien escuchó a varios representantes de la cadena y en estos momentos analiza el tema para buscar una solución salomónica. Aunque nadie lo ha dicho abiertamente, ya algunas empresas estudian incluso posibles demandas por cambios en las reglas de juego.

La penetración del servicio de gas natural domiciliario en el país –que hoy tiene tasas superiores a 65%– es ejemplo en América Latina, y en buena medida esto ha sido el resultado de un sector privado que ha hecho importantes inversiones en el desarrollo del servicio, y un ente regulador que ha tomado las decisiones adecuadas para promover la masificación del gas domiciliario. Por eso hay quienes piensan que los excesos por parte del regulador podrían terminar con esta exitosa ecuación.

Un empresario del sector, que prefirió no ser citado, aseguró que esta decisión de cambiar toda la metodología y bajar ‘a la brava’ las tarifas de gas resulta una verdadera ‘chambonada’, que haría inviable el negocio para muchas compañías que hoy participan en el sector y que ya hicieron millonarias inversiones que ahora no podrán recuperar. “¿Por qué la metodología se aplicó hace siete años con la información suministrada y se fijó una tarifa y en ese momento si estaba bien diseñada, y hoy hay que cambiarla porque la fórmula no está bien?”, cuestionó un experto del sector.

Los empresarios consideran que después de siete años sin modificar las tarifas era inevitable que esta sufriera un alza para compensar las inversiones. Sin embargo, también son conscientes de que en estos momentos la inflación en el país alcanza niveles superiores a las metas fijadas por el Gobierno, y mayores tarifas que podrían echar ‘más leña a la hoguera’, por eso, han llamado la atención del Ministro de Minas para buscar una fórmula que deje satisfechos a todos.

Para el consultor experto en temas de gas, José Arcos, es fundamental que se logre una concertación que deje satisfechas a todas las partes y que, al mismo tiempo, permita que los distribuidores puedan remunerar sus inversiones sin poner en peligro su estabilidad ni tampoco genere mayores costos al consumidor final. “Este es un negocio de largo plazo en el que la incertidumbre puede ser muy mala consejera para la llegada de las nuevas inversiones que se necesitan para seguir ampliando el servicio de gas natural domiciliario”, sentencia Arcos.

Lograr un punto medio que permita solucionar el lío causado por el cambio en la metodología para fijar las tarifas del gas domiciliario se ha convertido en toda una ‘papa caliente’ para la Creg y el Gobierno. Pero, de su definición dependerá que las empresas sigan masificando el servicio de gas natural domiciliario, sin que los usuarios finales terminen recibiendo tarifas ‘explosivas’.

‘Defendemos el interés público‘

El director de la Creg, Jorge Pinto Nolla, defendió las decisiones.

Dinero - ¿Por qué la CREG decidió cambiar la metodología para fijar tarifas de distribución de la CREG?

Jorge Pinto Nolla - La CREG no ha cambiado la metodología de remuneración de la actividad de distribución de gas combustible por redes de tubería. La CREG sólo ha revocado reglas puntuales, que al ser aplicadas con la información contable reportada por las empresas arrojaban resultados que no eran congruentes con el objetivo de trasladar a los usuarios  los costos eficientes de la actividad, y por el contrario, atentaban contra el principio de eficiencia económica.

Dinero - Se ha argumentado por parte de la CREG que la información aportada por las empresas de distribución era imprecisa y no consultaba la realidad -especialmente en AOM- ¿qué los llevó a esta conclusión?

Jorge Pinto Nolla - Lo que ha evidenciado la CREG es que las empresas no separan adecuadamente en su contabilidad los costos y gastos propios de la actividad de distribución de gas combustible a los usuarios regulados de los costos y gastos de otras actividades, como lo ordena la Ley, por tanto, al aplicar las reglas revocadas se producía una doble remuneración de dichos costos, y el modelo de comparación establecido no lograba evitar ese efecto negativo, razón por la cual debía ser ajustado.

Lea la entrevista completa aquí

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?