| 4/28/2016 12:00:00 AM

Dian va tras bienes ocultos de colombianos en el exterior

La Dian busca ´normalizar´ la situación tributaria de los contribuyentes que tienen activos en el exterior sin declarar. Ya 21.000 colombianos informaron que poseen $140 billones fuera de las fronteras. 

El director de la Dian, Santiago Rojas, considera que 2016 debe ser el año de la normalización tributaria; esto es, que la mayor cantidad de colombianos sincere su declaración de impuestos, dando a conocer a la autoridad tributaria los activos que tiene en el exterior y los pasivos que ha inflado.

“Cualquier contribuyente sensato que tenga por fuera un apartamento, una cuenta bancaria, un yate o unas acciones de una compañía tiene que declararlos, porque lo vamos a detectar si no lo hace”, aseguró Rojas en entrevista con Dinero. Durante el diálogo se refirió a sus expectativas sobre el acuerdo con Panamá, a los logros en materia de fiscalización y a los objetivos generales del proyecto de cerrarles el cerco a los evasores de impuestos. 

D- ¿Qué implica la normalización?

En la reforma tributaria de 2014 se discutió en el Congreso de la República la posibilidad de que aquel contribuyente que, por algún motivo tuviera activos afuera, los declarara si no lo había hecho. ¿Cómo surgió ese tema? Se estaba hablando de la penalización de la evasión y cómo combatirla. Una de las fórmulas que se encontró fue: en el exterior, como en Colombia, hay gente que o no ha declarado activos (cuentas bancarias, vehículos, apartamentos, acciones en empresas) o ha inflado y dicho mentiras con sus pasivos. Entonces se pensó en darles una oportunidad a estos contribuyentes para que se normalicen y declaren ante la Dian lo que tienen, antes de penalizar la evasión. Así, se estableció que en 2015 se normalizan pagando un impuesto complementario de 10%; en 2016, pagando 11,5% o en 2017, 13%.

D - ¿Qué tan bien están respondiendo los colombianos a la normalización?

Este debería ser el año de la normalización tributaria. Porque era claro que el año pasado, cuando la figura apareció por primera vez, el contribuyente estaba esperando a ver si la Corte Constitucional declaraba exequible esa norma. Un escenario que nadie quería vivir era: normalizarse, declarando los activos ocultos tanto en Colombia como en el exterior, y que luego la Corte declarara inexequible esa norma de la reforma tributaria de 2014. 

D - Y a los que no lo hagan, ¿qué les pasa?

A partir de 2018 no va a ser posible normalizarse. La ley establece que a partir de ese año, quien no declare sus activos deberá pagar una sanción equivalente a 200% del valor del activo no declarado.

D - ¿Cuáles han sido los resultados?

Algunos se acogieron y declararon activos ocultos y pasivos inexistentes por $3 billones, lo que nos generó un recaudo de $300.000 millones, con todo y que la Corte no había, en ese momento, declarado constitucional la medida. Una vez declarado exequible el artículo por la Corte (en agosto de 2015), ya había pasado el tiempo de declaración de la riqueza. Entonces, el contribuyente que no se acogió a la normalización pensaba que, si se acogía, iba a tener que corregir la declaración de riqueza y eso le salía más costoso que esperar al próximo año (2016) y normalizarse pagando 11,5%. Esa declaración de riqueza es en mayo. Por eso esperamos que este año más personas se normalicen que el año pasado. 

 D - Pero muchos dirán que después el Congreso y el Gobierno les darán otra ventana para normalizar…

La Corte dijo algo muy importante y lo reiteró en la sentencia sobre la normalización y en otras sentencias: que es imposible dar amnistías en Colombia. Hay que ser muy enfáticos en que ya este impuesto a la normalización es la última vez que se puede cobrar. La Corte no va a permitir por ningún motivo que exista una amnistía general para activos ocultos, por ejemplo; porque a veces la gente apuesta a que en algún momento vuelven y les perdonan. La Corte dice que a todos los contribuyentes hay que tratarlos con igualdad. Por eso, una amnistía o una nueva normalización es una desigualdad que la Corte no va a aceptar. 

D - ¿Se les está cerrando el cerco a los evasores?

Sí. Este es ahora un problema mundial. Todas las administraciones tributarias del mundo vamos a colaborar y a intercambiar información. Los países no quieren que contribuyentes que generan renta en sus jurisdicciones no tributen y se vayan a otro país a ocultar sus activos. Colombia tiene hoy acuerdos con más de 93 jurisdicciones para intercambio de información. Y, además, tiene sus herramientas propias para cruzar datos. 

D - ¿Como cuáles?

Estamos haciendo un control de todos los giros que salen o vienen del exterior. Iniciamos un programa de fiscalización donde detectamos 200 empresas que giraron al exterior $9 billones, lo que nos da inquietud sobre a quién se los giraron, pues iban a sitios donde había baja imposición y los incluyeron como gastos acá en Colombia. La fiscalización interna es cada vez más sofisticada. 

D - ¿Y sobre esos $9 billones, ya encontraron algo?

Ya a algunos se les abrió requerimiento de información y a otros un requerimiento especial. Todavía no hay sanciones, porque los procesos están avanzando y se demoran de 6 a 8 meses. 

D - ¿Qué otro mecanismo hay?

La reforma tributaria de 2014 creó la figura de la declaración de activos en el exterior. Cada contribuyente tiene la obligación de llenar una declaración donde especifica “tengo este apartamento en Estados Unidos”, “tengo un yate en tal lado”. Ya los contribuyentes lo tuvieron que hacer el año pasado.

D - ¿Cuáles fueron los resultados?

21.000 colombianos declararon $140 billones en activos en el exterior. Así, la fiscalización para la Dian es más sencilla, porque tiene una declaración de activos en el exterior de 2015 que tiene que actualizarse este año. Por otra parte, vamos a recibir información de distintos países sobre lo que tienen los colombianos allá. Entonces, cruzamos y vamos a saber qué no nos están declarando. Si no lo han reportado, saldrá el requerimiento y deberá pagar 200% sobre el valor del activo. 

D - ¿Nadie se va a escapar?

Cualquier contribuyente sensato que tenga por fuera un apartamento, una cuenta bancaria, un yate o unas acciones de una compañía tiene que declararlos, porque lo vamos a detectar si no lo hace.

D - ¿Cuál es el mensaje para los contribuyentes que tienen pendiente normalizarse?

Primero, que está jurídicamente blindado, porque la Corte ya avaló la normalización; dos, que si no lo hace ahora, no lo va a poder hacer después; tres, que si no lo hace, la sanción es de 200%; cuatro, cada vez se cierra más el cerco para que se detecten activos en el exterior; quinto, hoy no es un delito la evasión y quien normalice sus activos no va a ser requerido por la Fiscalía por el hecho de haber ocultado el bien. Pero es muy probable que Colombia piense en penalizar la evasión, como lo están haciendo todos los países; el que no se normalizó podría llegar a tener problemas penales en un futuro, además, tener una cuenta oculta en el exterior genera muchas preguntas sobre el comportamiento de los contribuyentes; sexto, tiene la garantía de la reserva tributaria. La Dian no puede divulgar información tributaria de nadie, incluyendo la normalización. 

D - En ese contexto, el acuerdo con Panamá es fundamental…

Hemos tenido reuniones muy positivas y Panamá ha manifestado claramente su intención de fortalecer los mecanismos de transparencia en las operaciones entre nuestros países. Hemos coincidido en que, para lograrlo, es necesario el intercambio efectivo de información y ese es el objetivo de Colombia.

La Dian va por $7 billones de recaudo en gestión tributaria.

El director de la Dian, Santiago Rojas, explica cómo va el recaudo de impuestos y los retos que tiene en materia de gestión.

Sorprende que, a pesar de la desaceleración, el recaudo siga creciendo. ¿Qué está pasando?

El recaudo tiene que seguir creciendo este año. La meta es crecer de $123,7 billones a $130,1 billones. Hay unos componentes del recaudo que van a disminuir, por ejemplo, renta minero-petrolera, que cae $5,2 billones. Pero en general vamos a crecer en recaudo a pesar de esa caída.

¿Esa caída en minero-petrolera cómo se compensa?

Primero, con un buen comportamiento de otros sectores de la economía: por ejemplo, la industria y el comercio están creciendo. Hemos detectado un buen comportamiento en el Gravamen a los Movimientos Financiero (GMF o 4 x 1.000); la retefuente va muy bien. En aduanas, en la medida en que estamos creciendo, sobre todo los primeros meses del año por tasa de cambio, el recaudo también es mayor; sin embargo, ya hemos detectado una disminución importante en importaciones que comienza a sentirse. A eso hay que sumarle $7 billones en gestión de la Dian.

¿Cómo va la gestión?

Vamos bien, en enero, febrero y marzo ya logramos, tal vez, $1 billón.Estas cifras, con la nueva tributaria, ¿cuánto podrían crecer?El Gobierno todavía no tiene una posición sobre cuál va a ser el contenido de la reforma tributaria. Y por eso no se puede hacer un cálculo de ingresos basado en una reforma cuyo contenido todavía no se ha definido.

¿La factura electrónica, cómo afecta el recaudo?

Entró el piloto de la factura electrónica para garantizar que todo funciona bien. En el piloto hay empresas de todos los sectores: clínicas, grandes superficies, bienes, servicios, Pymes y grandes empresas. Tenemos que probar el sistema bien. Cuando hagamos ese test, comienza a operar voluntariamente; primero en una etapa de tres años, eso no se puede lograr antes. Para luego llegar a que toda la facturación en Colombia sea electrónica. Me parece que en ese momento la evasión en IVA debería bajar a la mitad, por lo menos.

¿Por qué el recaudo sigue creciendo?

El recaudo se ha mantenido en niveles de 15% del PIB. En este momento pasamos por unas dificultades grandes, por cuenta de la caída en la renta petrolera. Y va a haber una dificultad enorme en 2019, porque desaparece la sobretasa al Cree y empieza a disminuir el 4 X 1.000. Ahí se deberá afectar el recaudo. Lo que pasa es que la economía colombiana no ha decrecido en los últimos años; por el contrario, ha crecido bien. Y si crece la economía, crece el recaudo. Además, la gestión de la Dian cada vez se sofistica más. Y estamos logrando resultados importantes en gestión tributaria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?