| 4/3/2013 6:00:00 PM

La dama de hierro

Está listo el primer gran revolcón a la contratación pública que busca ahorrarle al país $12 billones al año. El gobierno Santos así lo piensa lograr.

María Margarita Zuleta, conocida como La Paca, tiene en sus manos una de las más ambiciosas reformas: lograr que todas las instituciones públicas sean eficientes a la hora de gastar sus presupuestos.

Según el Presidente de la República, si Zuleta tiene éxito, podría ahorrarle al país unos $12 billones al año. Los recursos involucrados son, ni más ni menos, $51,4 billones, correspondientes a los rubros de inversión, gastos indirectos, gastos generales y operaciones comerciales.

Lograr esos niveles de ahorro es la principal meta de la agencia Colombia Compra Eficiente, que empezó en forma su marcha y está a punto de expedir un decreto por medio del cual se reglamenta el sistema de compras y contratación pública. Zuleta señaló que el contenido del decreto ya fue puesto a consideración del público y será expedido pronto. “La política pública se materializa con contratos y compras. Por eso queremos agregar la demanda del Estado, para comprar bien y en mejores condiciones”, explicó en diálogo con Dinero.

¿Cómo lograrlo? Obviamente lo primero es transparencia, con la divulgación a tiempo de toda la información contractual. Para ello, la Agencia velará por que se cumpla con la obligación legal de divulgar todos los documentos relacionados con los procesos de contratación. Esa exigencia se aplica a todas las entidades del Estado. El recurso para este objetivo es el Sistema Electrónico de Compras Públicas (Secop), que será mejorado con la mayor información que provean todas las entidades. Pero esa no es la única tarea. La agencia está trabajando en la redacción de formatos estándar para cada uno de los procesos de contratación. “Por ejemplo, si alguien va a arrendar una oficina, no debe inventarse un contrato cada vez que vaya a hacer ese procedimiento. Para eso, la Agencia elabora formatos estándar que les sirvan a todas las instituciones”, explicó.

Al consolidar el sistema se podrán realizar compras totales para varias instituciones, por ejemplo, de gasolina, seguros obligatorios, vehículos en leasing o insumos de cafetería y papelería. A esto se le denomina acuerdos marco de precio, que son catálogos de productos y servicios a los que las entidades públicas pueden acceder para contratar de manera más rápida.

Zuleta destaca que el papel de Colombia Compra Eficiente no es detectar irregularidades en los procesos de contratación. Para eso están los organismos de control. “No se trata de atajar ‘goles’; se trata de enseñar a jugar y dar herramientas para jugar bien”, explicó. Todo el sector está pendiente de la medida. Según la presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Diana Espinosa, lo primero es definir con claridad los requisitos de experiencia y músculo financiero necesarios para contratar con el Estado. Espinosa señala como fundamental que exista proporcionalidad en estos requisitos, para no exigir grandes capacidades a las firmas cuando los contratos son de menor cuantía. Igualmente, criticó que se piense en reconocer apenas los últimos cinco años de experiencia para cualquier compañía que aspire a contratar con el Estado. Según ella, en el caso de las firmas de ingeniería se debería acreditar su experiencia, no importa hace cuánto tiempo hayan realizado las obras.

La dirigente gremial señaló que es importante la estandarización en contratos y términos de referencia para las licitaciones, pues no es justo que, en cada proceso, una entidad deba desgastarse en diseñar nuevos pliegos. El decreto por salir es el primer gran revolcón en la contratación pública. De su contenido depende que el país siga avanzando hacia la eficiencia en las compras estatales. El reto es billonario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?