| 7/8/2015 7:30:00 PM

Una agencia pone a la corrupción contra la pared en Colombia

Una nueva agencia estatal está tras nuevos casos de corrupción en tres entidades públicas. Sesenta y nueve personas han sido sancionadas, inclusive con la destitución. Estos son los hallazgos.

El Gobierno sigue empeñado en cerrar los espacios a la corrupción en las entidades del Estado. En noviembre de 2011, luego del gigantesco escándalo de corrupción por las devoluciones de IVA de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), en el que se estima fueron sustraídos $300.000 millones, fue creada la Agencia del Inspector de Tributos, Rentas y Contribuciones Parafiscales (ITRC). 

Esta entidad, que tiene un nombre que quizás no le dice mucho a la gente, combate la corrupción y maneja temas disciplinarios en tres entidades específicas: la Dian, la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (UGPP) y Coljuegos, que tienen en común el hecho de recaudar recursos del Estado. La Dian, a través del recaudo de impuestos, mientras que Coljuegos administra el monopolio de juegos de suerte y azar en el país y la UGPP se encarga de promover el pago oportuno y adecuado de los aportes de la seguridad social de Colombia.

Cuatro años después de su creación, los resultados se notan: a la fecha, la ITRC investiga 191.000 denuncias que se han iniciado de oficio o se han recibido por parte de particulares, empresas y funcionarios de las tres entidades que vigila. Del mismo modo, solo en 2014 fueron radicadas 343 quejas, de las cuales 85% provenían de la Dian, 7% de la UGPP y 7% de Coljuegos. Lea también: No existe un solo país en el mundo sin corrupción

El objetivo central de la entidad, según Carmen González, su directora, es “proteger el patrimonio público de los colombianos”. Según datos de esta entidad, como producto de las denuncias y quejas han sido sancionados 68 funcionarios de la Dian y uno de la UGPP; en 80% de los casos, la sanción determinó la destitución e inhabilidad general para ocupar cargos públicos, entre los 10 y 20 años.

Como resultado de este proceso de depuración, la ITRC publicó recientemente dos documentos donde explica cómo realizó las investigaciones en el caso de devoluciones del IVA y de incrementos injustificados del patrimonio.

¿Cómo se las ingenian los corruptos? Entre las prácticas identificadas en el caso del fraude a la Dian con las devoluciones del IVA, la ITRC encontró la utilización de empresas legales con proveedores ficticios y el uso de NIT de compañías y proveedores existentes, entre las modalidades utilizadas en dos casos.

Aunque la entidad avanzó en la indagación, los procesos fueron solicitados por la Procuraduría General en uso de su poder preferente y esta última institución deberá finalizarlos. Lea también: ¿Cómo les fue en corrupción a los países que invierten en Colombia?
Cabe resaltar que la totalidad de las investigaciones por este gran desfalco fueron adelantadas por la Procuraduría, en vista de que dichas defraudaciones se realizaron antes de la creación de la ITRC.

Incrementos inusuales

De forma similar, la ITRC ha cruzado bases de información que le han permitido a la fecha proferir 88 fallos y sancionar a 74 funcionarios. 

En algunos casos, las personas que fueron vinculadas a procesos disciplinarios también presentaron cambios patrimoniales significativos. Se han encontrado, por ejemplo, servidores públicos con sueldos que no superan los $4 millones y que adquirieron a nombre propio o de familiares cercanos bienes como vehículos, apartamentos, lotes o simplemente incrementaron el valor de sus saldos bancarios de manera significativa, en sumas que alcanzan hasta los $150 millones.

Claramente, estas cifras son irrisorias frente a grandes escándalos que sacuden al país. Sin embargo, muestra que la corrupción no es solo un asunto de grandes capos, sino también de funcionarios de rango medio que cobran coimas por trámites específicos y por eso detectarlos es más difícil.

Mucho por mejorar

La directora de la ITRC explica que todos estos resultados son producto del diseño de un sistema de prevención al fraude y la corrupción, construido sobre un esquema de gestión de riesgos. Este mecanismo ha permitido llegar a la raíz y causas de cada problema.

Dicho proceso ha permitido no solo hacer el monitoreo a los riesgos de las entidades que están en el radar de la ITRC, sino también alertar sobre las partes de cada proceso donde se podrían presentar casos de corrupción y proponer planes de mejoramiento.

En el caso específico de la Dian, fue identificado como un foco de corrupción el excesivo nivel de trámites necesarios para el pago de las obligaciones tributarias. En palabras de la directora de la ITRC, “a veces se encuentra que en diligencias pequeñas hay gente que se aprovecha de la necesidad de los contribuyentes y cobra por trámites que deberían ser sencillos”. Así pues, la clave consiste en hacerles más fácil la vida a los contribuyentes.

Otro camino de corrupción, indicado por González, es que pese al hecho de que la Dian está compuesta en su gran mayoría por funcionarios comprometidos con el servicio público, todavía se contratan supernumerarios que no tienen una debida calificación en el rol que van a desempeñar.

De la misma manera, los sistemas de información de la Dian “requieren a gritos un cambio”, enfatiza la directiva del ITRC, porque, según ella, “Muisca y SIGA son lentos, viejos y están llenos de remiendos”. 

La otra tarea pendiente de la Dian consiste en crear mecanismos que garanticen el aseguramiento debido de la documentación tributaria, en vista de que se han detectado focos en donde algunos funcionarios realizan cambios y extraen información de forma indebida.

En solo tres años de funcionamiento, la ITRC ha detectado miles de casos de fraude solo focalizándose en tres entidades, por eso hay quienes se preguntan ¿cuántos se podrían encontrar en el resto de instituciones del Estado? Es claro que superar la corrupción en Colombia es el reto más grande de los próximos años. La tarea es titánica.

Denunciar es fácil

La directora de la ITRC asegura que si algún ciudadano tiene indicios de un caso de corrupción en la Dian, Coljuegos o la UGPP, puede delatar estas conductas fácilmente. 

Las vías son la llamada a la línea 018000 123004, o contactar (puede ser anónimamente) a los funcionarios de la entidad mediante el espacio asignado en la página web www.ITRC.gov.co

Lo fundamental es contar con información mínima como el nombre del funcionario, la dependencia, el trámite por el cual está realizando algún cobro y –en lo posible– documentos o grabación de soporte.

Algunas cifras

34,1% de los fallos sancionatorios han sido por falsedad de documento público, seguido por concusión (25%) y prevaricato (18,2%).

89% de estas sanciones se distribuyeron entre Bogotá (50%), Cali (20,3%) y Barranquilla (16,9%).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?