| 1/23/2014 6:00:00 AM

¿Caída libre?

Las alarmas están encendidas por la destorcida de la acción de Ecopetrol, que en un año ha caído cerca de 40%. ¿Qué está pasando?

Las buenas noticias que anunció Ecopetrol, al final del año anterior, sobre los hallazgos y la potencialidad de dos pozos ubicados en los Llanos, no fueron suficientes para frenar el derrumbe en el precio de la acción de la petrolera.

Por el contrario, el escándalo por los sobornos de directivas de la multinacional PetroTiger a funcionarios de la estatal petrolera, por la operación de un campo que tiene la empresa en asociación con Mansarovar y que está siendo investigado por las autoridades en Colombia y Estados Unidos, minó la reputación de la compañía y ahondó la crisis de la acción. Del techo que logró alcanzar de $5.800 por acción, en mayo de 2012, ahora se sitúa en $3.440. Solo en el último año el valor de la acción ha caído 40%, situación que ha encendido las alarmas.

A esto se sumó el rumor –desmentido por el Gobierno– del eventual retiro de Javier Gutiérrez de la presidencia de la empresa. Además, la salida de la junta de Fabio Echeverry, uno de los bastiones del uribismo, generó una tensión política, al inicio de las campañas electorales.

Gonzalo Restrepo, expresidente de Almacenes Éxito; Luis Fernando Ramírez, exministro de Estado, –ambos en calidad de independientes nombrados por el Gobierno– y Horacio Ferreira, en representación de los departamentos petroleros, entrarán a la junta y tendrán –junto con los otros miembros y la administración– la tarea de recuperar la confianza del mercado.

El panorama
¿Qué es lo que está pasando con la acción? Razones económicas explican el comportamiento a la baja de la acción de Ecopetrol, que se suman a los rumores de cambio y a los problemas de reputación. Van desde hechos estructurales de la economía internacional y las implicaciones a nivel de financiamiento, hasta la incertidumbre que hay con sus reservas.

El panorama no está claro. A nivel externo, el momento de recuperación de Estados Unidos y Europa ha hecho que los inversionistas institucionales empiecen a salir de mercados emergentes, como Colombia, y busquen una mayor diversificación de su riesgo. Esta, que hace un par de años –en medio de la crisis internacional– fue una de las razones para disparar el valor de la acción de Ecopetrol e, incluso, llegar a ser valorada por encima de gigantes como Petrobras, hoy se está convirtiendo en una de las principales razones para arrastrar hacia abajo el precio.

En el último año, la participación de fondos internacionales ha venido disminuyendo: en enero de 2013, el número de ADR emitidos de Ecopetrol era cercano a 29 millones. Hoy la cifra se aproxima a los 18 millones y la señal es que van de salida.

Además, hay incertidumbre sobre la financiación de su plan de inversiones de este año, prevista en más de US$10.000 millones, y si será necesaria la emisión pendiente para buscar recursos En las circunstancias actuales, la empresa no requeriría más de US$1.000 millones que pueden ser buscados en el sector financiero o con bonos.

Sin embargo, esto no se puede escribir en piedra porque hay variables claves, especialmente el precio del petróleo, que van a determinar qué va a pasar. Lo ideal es que el precio del barril de petróleo de referencia Brent, que es la que negocia la petrolera, se mantenga por encima de US$100, pero no es un secreto que hay amenazas sobre una caída en los precios del petróleo y el impacto de cambios en la canasta energética mundial.


Producción y reservas

Otro tema estratégico está relacionado con las cifras de producción y reservas. Se pensó que los anuncios sobre los hallazgos en los pozos Caño Sur y CP209 iban a despertar interés, pero no fue así, pues los analistas miran las reservas probadas y la vida de las de Ecopetrol hoy es de apenas 8 años. En febrero, la compañía tendrá una prueba ácida: el informe de reservas oficial de 2013, en donde certificadores internacionales las validarán.

El de reservas es el único dato que entrega la compañía de manera anual. A 31 de diciembre de 2012, la más reciente crifra, las reservas fueron de 1.877 millones de barriles. En ese momento el mercado sabrá si Ecopetrol logró recuperar lo que consumió en 2013, cuyo indicador favorable debe estar por encima de 100%.

La tasa de reemplazo de reservas de Ecopetrol es de 108%. Pero está por debajo de gigantes como Exxon-Mobil y Conoco –que se ubican en 115%, cada una– y de Chevron –con 112%–; aunque por encima de Petrobras –que tiene 101%– y Shell que registra 42%.

Frente a la producción, a Ecopetrol le castigan que no crezca a los ritmos que tuvo a finales de la década pasada y principios de esta: 15% anual. Hoy lo hace a tasas de 5% y para la mayoría de los analistas frenó su ritmo de crecimiento. Difícilmente se ve la posibilidad de que vuelva a crecer la producción a doble dígito.

Las restricciones ambientales, sociales y de orden público podrían llevar a que la empresa no alcance la meta de producción del año pasado de 798.000 barriles equivalentes, aunque podría estar muy cerca de la cifra.

En ese sentido, el mercado estaba a la espera de un pronóstico más alto para la producción de 2014 que se situó en 819.000 barriles por día. Aunque esta cifra incorpora el nivel de riesgos producto de las contingencias y restricciones del año pasado, persiste la preocupación de que a este ritmo no alcance en 2015 la meta de producción individual del millón de barriles.

La búsqueda de nuevas reservas es prioridad y las miradas apuntan a diferentes lugares. Por ejemplo, un equipo de la empresa está analizando el tema de México y las posibilidades que se podrían abrir con la transformación de Pemex.

Otra de las grandes preguntas que hoy están sobre la mesa es el futuro del campo Rubiales. En números gruesos, ese contrato se divide en 60% Ecopetrol y 40% Pacific, de los cerca de 100.000 barriles que produce. El próximo 31 de enero vence el plazo de ampliación para las pruebas de la tecnología Star con la que Pacific piensa renovar el contrato que se vence a mediados de 2016. En las semanas siguientes los técnicos presentarán sus informes y la Junta tendrá que tomar una decisión. Sea cual sea, se debe definirww este año pues se estima que el proceso de una eventual transición –si se da la reversión– es de dos años.

Otro hecho controvertido ha sido el desarrollo de la ampliación de la Refinería de Cartagena, cuya inversión pasó de US$3.775 millones a más de US$6.500 millones, en un negocio –el de refinación– que le genera pérdidas a la empresa y ante la incertidumbre de las decisiones que se tomen con relación al precio de la gasolina.

Finalmente, la noticia más esperada por el mercado y los accionistas es el nivel de dividendos que va a distribuir Ecopetrol. La empresa hace una de las distribuciones más altas de utilidades: en 2013 fue de 80%. Ante la destorcida de la acción, muchos han vendido sus papeles, pero con la proximidad de la asamblea ordinaria en marzo, lo que están dejando de lado son los dividendos.

El precio objetivo que hacen los analistas nacionales e internacionales a 12 meses para la acción de Ecopetrol, con corte en la mayoría de los casos a diciembre, ubican la acción entre $3.700 y $5.140. Esto quiere decir que no está en los bajos niveles de hoy, ni en los gozosos de hace dos años. Todo indica, como señala un analista, que así como el mercado sobrevaloró el precio de la acción, cuando superó los $5.800, ahora parece que está sobrecastigando la coyuntura actual. ¿Es hora de que la montaña rusa se estabilice?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?